Columnas de Opinion

/Columnas de Opinion

Semblanza de Martín Miguel de Güemes en un nuevo aniversario de su muerte

Federico G. Addisi

Federico G. Addisi

Por Federico Gaston Addisi *


Martín Miguel Juan de Mata Guemes, nació en Salta el 8 de febrero de 1785. Hijo de Don Gabriel  de Guemes Montero, hidalgo español y de Doña María Magdalena de Goyechea y la Corte, joven jujeña descendiente directa del fundador de Jujuy. Fue el segundo de nueve hermanos. Pertenecía a una familia noble y adinerada desde la cuna. Sin embargo, a la comodidad de la riqueza renunció el gaucho guerrero incorporándose a los 14 años como cadete a una Compañía del Regimiento Fijo de Infantería de Buenos Aires.

Los piratas ingleses supieron de  su bravura durante las invasiones inglesas en las que cumplió un destacado papel, a punto tal que la leyenda lo sitúa tomando a carga de caballería el barco inglés “Justine”. Fervoroso patriota, abrazó desde el principio la causa de mayo y con su visión estratégica no tardó en comprender la necesidad de frenar el avance realista por el Norte (camino del Desaguadero) y confluir en un ataque de pinzas sobre el bastión español que era el Perú por tierra y mar. Ese y no otro era el plan sanmartiniano.

En 1814 el Gral. José de San Martín le encomendó el mando de la Avanzada del Río Pasaje, dando inicio a lo que magistralmente llamó Leopoldo Lugones como      “Guerra Gaucha”. Al año siguiente derrotó a los “godos” al mando de Joaquín de la Pezuela en Puesto del Marqués, por lo cual el pueblo lo aclamó Gobernador  de la Intendencia (integrada entonces por las ciudades de Salta, Jujuy, Tarija, Orán y distritos de campaña). En Junio de 1816 el Director Supremo Juan Martín de Pueyrredón le encomendó “la defensa de las Provincias Unidas y la seguridad del Ejército Auxiliar del Alto Perú” que se encontraba en Tucumán reorganizándose después del desastre militar de Sipe Sipe. A partir de ese momento las milicias gauchas al mando del heroico salteño pasaron a desempeñarse como ejército en operaciones, al servicio de la Patria. Por lo tanto,  considerar a Güemes – como pretende la historia oficial- como un prócer provincial ó defensor de la frontera Norte es una muestra más de la falsificación de  nuestra Historia.

Güemes resistió y recuperó Salta de siete invasiones, enfrentando poderosos ejércitos y destacados jefes como era el caso del mariscal José de la Serna, quién al mando de 5.500 veteranos de guerra partió de Lima asegurando que con ellos recuperaría Bs.As. O la del Gral. Pedro de Olañeta, enemigo acérrimo del salteño (ambas invasiones se produjeron en 1817). O la del Gral. Juan Ramírez Orozco quién en Junio de 1820 avanzó con 6.500 hombres. Todos ellos se estrellaron contra las Tacuaras de Acero y las Armaduras de Ponchos Colorados que conducía el General Guemes. Como sus adversarios no pudieron derrotarlo, pretendieron comprarlo, a lo que el Gaucho Guerrero contestó en carta a Olañeta: “Nada temo, porque he jurado sostener la independencia de América, y sellarla con mi sangre (…) Yo no tengo más que gauchos honrados y valientes. No son asesinos, sino de los tiranos que quieren esclavizarnos. Con éstos únicamente lo espero a Ud., a su ejército a cuantos mande la España. Convénzase Uds por la experiencia que ya tienen, que jamás lograrán seducir no a oficiales, pero ni al más infeliz gaucho: en el magnánimo corazón de éstos, no tiene acogida el interés, ni otro premio que si libertad”.

Por  tan meritorio accionar, San martín lo designó General en Jefe del Ejército de Observación y le encomendó la misión de auxiliarlo en la liberación del Perú. Las Provincias reconocieron la designación pero escaso apoyo le brindaron. Rodeado de enemigos lo encontró el año 1821. En mayo, acusándolo de tirano, el Cabildo de Salta lo depuso, en alianza con el Gral. Olañeta. Güemes recuperó el poder días después pero una partida realista guiada por enemigos internos del prócer lo hirió la noche del 7 de Junio. Murió diez días después, a la intemperie, no sin antes despachar a un enviado “del Rey” y hacer jurar sobre su sable a su segundo al mando, el Coronel Vidt: “¡Coronel, tome Ud el mando de las tropas y marche inmediatamente a poner sitio a la ciudad y no me descanse hasta no arrojar fuera de la Patria al enemigo!”

De esta forma pasó a la inmortalidad el Gaucho Guerrero, a la edad de 36 años, y desde entonces le rendimos homenaje en cada “Guardia de las Estrellas”.

FEDERICO GASTON ADDISI es dirigente justicialista (historiador y escritor), director de Cultura de la Fundación Rucci en CGT, miembro del Instituto de Revisionismo Historico J. M. de Rosas, miembro del Instituto de Filosofía INFIP, diplomado en Antropología Cristiana (FASTA) y diplomado en Relaciones Internaciones (UAI).


 

fedeaddisi@hotmail.com

TW @fedeaddisi

Compartinos:
junio 19th, 2015|Articulos, Columnas de Opinion|0 Comments

Opinión: El Mito de Alfonsín y Malvinas

Por Federico Gaston Addisi *


 

El 14 de junio se cumple un nuevo aniversario de nuestra derrota –transitoria- en Malvinas. Resultado que no empaña en nada la justicia del reclamo argentino por nuestra soberanía sobre las Islas, ni tampoco, vamos a decirlo aunque sea políticamente incorrecto, no le quita un ápice de gloria a la Gesta del 2 de abril y al heroísmo de nuestros combatientes.
Por vía diplomática, aunque para ello creemos necesario tener unas FFAA armadas capacitadas y equipadas capaces de ejercer un “efecto de disuasión”, nuestras Islas volverán a estar bajo nuestra soberanía. Pero para esto también es necesario malvinizar. Suelo decir y repetir que para ARGENTINIZAR hay que MALVINIZAR.
Y a esto apuntamos con este artículo. A no caer entre las voces derrotistas y lacrimógenas. Pero también a desenmascarar un mito que, por la importancia que la clase dirigente y la prensa nacional le otorgan, pasa a ser para nosotros un símbolo de lo que significa la falacia, el oportunismo y la desmalvinización.
Nos referimos al ex Presidente, el Doctor Raúl Alfonsín.
Se ha caído en el lugar común de exaltar al “padre de la democracia” como al único político que se opuso a la guerra de Malvinas. Como si eso fuera un mérito. No sólo no lo es sino que lo que se ha instalado como verdad revelada es falso. Hace poco tiempo algunos sectores de la UCR contribuyeron a la campaña con un afiche que rezaba “hubo uno que no fue”. Se aludía a la doble condición de no haber viajado a las islas cuando fueron recuperadas, y a no apoyar la Gesta contra el colonialismo británico que derivó en la guerra de Malvinas. Y por eso aquí hablamos de falacias. Si bien es cierto que Alfonsín no viajó a las islas, no es verdad que UNO DE LOS PRINCIPALES DESMALVINIZADORES, no haya apoyado la recuperación del 2 de abril. Esto quizás resulte sorprendente para algunos. Otros pueden creer que pretendemos reivindicar al ex presidente en este asunto. Nada de eso. Lo que pretendemos es exhibir la verdad y sacar de la ignorancia montada por el sistema a nuestros compatriotas. Lejos de querer reivindicar a Alfonsín, lo que vamos a demostrar es su oportunismo, su falsedad, en definitiva, mostrarlo como lo que fue, un Tartufo que cuando se alzó con el poder “olvidó” sus declaraciones vertidas en 1982 y encaró una campaña de descrédito y desmalvinización contra las FFAA como no se tiene memoria.
Pero no vamos a abundar en conceptos y vamos a reproducir sin anestesia lo que decía Raúl Alfonsín sobre la recuperación de las islas el 2 de abril:

(Bahía Blanca, 3 de abril de 1982): “La ocupación (sic) de las Malvinas es una vieja aspiración de los argentinos sin distinción de banderas políticas, que se efectúa a raíz de la permanente negativa de Gran Bretaña de reconocer nuestros derechos. El episodio pone de manifiesto que los argentinos sabemos unirnos para la defensa de las causas grandes y que estamos maduros para ser cada vez mas eficaces para colocar en el lugar que corresponde a la Argentina, en el concierto de las naciones del mundo. A esta medida debe seguir la defensa en todos los terrenos del patrimonio nacional”.

(Santa Fe, 8 de abril de 1982): “La recuperación de las Islas Malvinas efectuada por nuestras FFAA constituyen un hecho admirable por la extrema delicadeza del operativo realizado por nuestros soldados. Se debe destacar el hecho que los pobladores de la isla no sufrieron ni siquiera un rasguño constituyendo en un hecho sin precedentes en acciones militares de estas características. (En tanto que) la adhesión espontánea del pueblo no supone la renuncia a la crítica. Los hombres de la democracia argentina no podemos desertar de esa responsabilidad de reivindicar nuestra soberanía, por la que hemos luchado toda nuestra vida. La opinión democrática internacional no debe confundir el juicio crítico que merece la gestión (del gobierno de facto) de un reclamo que une al país”.

Hasta aquí las palabras de Alfonsín las que lo muestran al desnudo. Un falso patriota que cuando todo el pueblo argentino se unificó tras sus soldados en defensa de nuestro territorio, no dudó en treparse a la ola triunfalista. Con el resultado puesto, derrota –transitoria- mediante, exhibió su verdadera cara. La del odio hacia todo lo que huela a nacional y a las FFAA en particular. Y esta última etapa es la que admiran y reconocen los “mass media”. Pero para que el mito no sufra fisuras era necesario ocultar al otro Alfonsín. Al que seguramente sin sentirlo, apoyó la guerra de Malvinas.
Para los incrédulos reproducimos en esta nota los cables originales de la agencia Telam que contienen las declaraciones que hemos extractado. Y decimos finalmente: TERMINEN CON LA MENTIRA DESMALVINIZADORA. Hasta el propio Alfonsin, por interés o no, apoyó la guerra de Malvinas. Y por eso, porque a pesar de los afiches (que aquí también reproducimos), la causa de Malvinas es la causa de TODOS SIN EXCEPCION DE UNO O NINGUNO.
Finalmente, estimados lectores, los invitamos a terminar la nota con lo que creemos es el grito más oportuno para una fecha dolorosa como el 14 de junio: MALVINAS VOLVEREMOS! 649 RAZONES AUN ESPERAN!

 

afichejr

 

Alfonsin ( unidos en las causas grandes ) Alfonsìn- recuperaciòn admirable

FEDERICO GASTON ADDISI es dirigente justicialista (historiador y escritor), director de Cultura de la Fundación Rucci en CGT, miembro del Instituto de Revisionismo Historico J. M. de Rosas, miembro del Instituto de Filosofía INFIP, diplomado en Antropología Cristiana (FASTA) y diplomado en Relaciones Internaciones (UAI).


 

fedeaddisi@hotmail.com

TW @fedeaddisi

Compartinos:
junio 13th, 2015|Articulos, Columnas de Opinion|0 Comments

Escolios y falsificaciones sobre Scalabrini Ortiz.

Por Federico Gaston Addisi *

Federico G. Addisi

Federico G. Addisi


 

En la senda de Scalabrini.

 El 30 de mayo próximo pasado se cumplió un nuevo aniversario del  fallecimiento de ese insigne patriota y pensador nacional que fue Don  Scalabrini Ortiz. Esta pequeña nota pretende clarificar algunos puntos de  su vida y obra como forma de rendirle un justo homenaje.

Mucho se ha escrito, y con seguridad se seguirá escribiendo sobre la vida y obra de ese ilustre argentino que se llamó Raúl Scalabrini Ortiz.

Este patriota fue uno de los más lúcidos pensadores nacionales que tuvo nuestro país. Con su aguda inteligencia, su fino análisis de los distintos actos jurídicos de la administración pública, pero sobre todo, del estudio de la incidencia de la política británica en nuestra tierra, Scalabrini se convirtió en un verdadero defensor de los derechos nacionales, y a su vez, en el más implacable fiscal de toda maniobra destinada a menoscabar el patrimonio nacional.

Fue entonces Don Raúl Scalabrini Ortiz, un abogado y fiscal de la Nación, en lo que hace a defender sus intereses y denunciar todas las maniobras operadas por el imperialismo, en particular por Gran Bretaña, para tener una Argentina dentro del esquema de la división internacional del trabajo, según el cual a Inglaterra le convenía que nuestro país desempeñara el papel de exportador de materias primas, e importador de manufacturas.

De esa manera los ingleses se aseguraban la colocación de sus excedentes de producción en nuestro mercado,  a la vez que se abastecía de alimentos. Lógicamente, con este esquema de comercio, la balanza de pagos de Argentina era  deficitaria ya que los términos de intercambio eran siempre favorables a la manufactura debido a  su correspondiente  valor agregado, generación de empleos y tecnología para los países productores, y perjudicial para los países generadores de materia prima.

Pero no terminaba allí la cuestión. Dada la particular geografía de nuestro territorio y la extensión del mismo, era necesario la creación de un medio de transporte que facilitara el envío de los productos ingleses hacia todo el país –con el lógico quebranto de cualquier intento de industria nacional a la que le resultaba imposible competir con los precios y calidad de la mercadería británica- y la concentración de las materias primas en el puerto de Buenos Aires para de allí ser transportadas a Inglaterra. Así fue que la Corona  ideó y concretó con el esfuerzo, el trabajo y el capital de los argentinos, los ferrocarriles que sin embargo, eran de propiedad inglesa (por las supuestas inversiones que estos realizaron para la obra). El trazado radial de las vías férreas pone en evidencia la necesidad de sacar la producción de materias primas hacia el mercado internacional, proceso que se complementa con el movimiento inverso; introducir al mercado interno, manufacturas provenientes desde Europa, o dicho sin rodeos, de Inglaterra. Y para mayor escarnio,  estos ferrocarriles que no sirvieron para el desarrollo de la Nación sino para su estrangulamiento, contribuyeron a constituir una ciudad portuaria rica y un interior del país pobre. Pero para mayor vergüenza nacional decíamos, el tendido de las vías férreas se realizó con increíbles ventajas para Gran Bretaña: “Es reprochable que se cedieran las tierras más feraces de la República, las más densamente pobladas, después de las aledaños de Buenos Aires, trabajadas por una población de propietarios radicada de tiempo atrás. Es reprochable que se los desposeyera de sus estancias a precios irrisorios para contribuir a la superganancia de los contratistas ingleses, pues como se verá, la diferencia entre el precio de expropiación y el precio mínimo fijado para su reventa por el Ferrocarril Central Argentino hubiera podido costear holgadamente la construcción del ferrocarril mismo. En el contrato se establece que:<El Gobierno concede a la Compañía, en plena propiedad, una legua de terreno a cada lado del camino en toda su extensión, comenzando a distancia de cuatro leguas de las estaciones de Rosario y Córdoba y a una legua de cada una de las villas San Jerónimo y Villa Nueva, por donde pasa el camino. Estas tierras son a más de las estipuladas en el artículo tercero –las correspondientes a la zona de vía y estaciones-, y son donadas a la Compañía en plena propiedad a condición de poblarlas. Además el Gobierno se compromete a obtener cuatro leguas cuadradas en la provincia de Santa Fe y cuatro en la de Córdoba, de las tierras fiscales pertenecientes a cada una de estas provincias para cederlas a la Compañía.> (Artículo 12).

La Compañía del Central Argentino recibió, por tanto, al final de las gestiones que detallaremos más adelante, una lonja de tierra al costado de sus vías de 10 kilómetros 392 metros de ancho y 333 kilómetros de longitud, que en total integran una superficie de 346.727 hectáreas en la zona más fértil de la República”[1].

Esa era la claridad y la menudencia con que Scalabrini estudiaba y denunciaba los negociados que Inglaterra hacía a través de su diplomacia, con la inestimable colaboración de los cipayos de nuestro suelo.

Scalabrini Ortiz, en su libro de dos Tomos, “Bases para la reconstrucción nacional” sostenía: “Primero fue un socialista, el doctor Sánchez Viamonte, quien propuso abolir toda estructura legal y dejar al país en el estado de horda. Después opinó un antiguo abogado de empresas británicas, el doctor Clodomiro Zavalía, y propició un sistema menos drástico: bastaba reimplantar las normas dictadas en 1853 y eliminar las pocas reformas introducidas en 1949. Luego dictaminó un abogado nacionalista, el doctor Bonifacio del Carril. Aseguró que la operación era más sencilla aún, porque la Constitución era única y no había dejado de estar en vigencia en ningún momento la sancionada en 1853. La <tribuna de ideas> ubicaba estas opiniones en el rincón de su página editorial tradicionalmente consagrada a los pensamientos matrices de la comunidad argentina, como la coordinación de transportes y el Banco Central. Las voces menores del periodismo hacían y hacen un coro estridente a la vociferada e imperiosa necesidad de reformar la Constitución (…) Pero la alharaca que se alza en torno a la reelección es una coartada de disimulo. Allí no están los huevos del tero (…) Los huevos del tero están en el artículo 40 de la Constitución Argentina. Es el artículo 40 el que se quiere eliminar, no el que se refiere a la reelección del presidente (…) Pero el artículo 40 sí es un obstáculo, una verdadera  muralla que nos defiende de los avances extranjeros y está entorpeciendo y retardando el planeado avasallamiento y enfeudamiento de la economía argentina. Mientras esté vigente el artículo 40, no podrán constituirse las sociedades mixtas, porque todo lo que se urde estará incurablemente afectado de inconstitucionalidad. Ni los transportes, ni la electricidad, ni el petróleo podrán enajenarse ni subordinarse al interés privado, con que se enmascara el interés extranjero, mientras permanezca en pie el artículo 40 de la Constitución Nacional”[2].

¿Pero qué decía el por entonces molesto e infranqueable artículo 40 que ahora se pretende ocultar y al que Scalabrini llamaba “bastión de nuestra soberanía?”[3] (aunque para ser estrictamente justos ningún gobierno de los llamados “peronistas” hizo nada para reestablecer la Constitución de 1949). La norma citada rezaba: “La organización de la riqueza y su explotación tienen por fin el bienestar del pueblo, dentro de un orden económico conforme a los principios de la justicia social. El Estado mediante una ley, podrá intervenir en la economía y monopolizar determinada actividad, en salvaguardia de los intereses generales y dentro de los límites fijados por los derechos fundamentales asegurados en esta Constitución. Salvo la importación y exportación, que estarán a cargo del Estado de acuerdo con las limitaciones y el régimen que se determine por ley, toda actividad económica se organizará conforme a la libre iniciativa privada, siempre que no tenga por fin ostensible o encubierto, dominar los mercados nacionales, eliminar las competencias o aumentar usurariamente los beneficios.

Los minerales, las caídas de agua, los yacimientos de petróleo, de carbón y de gas, y las demás fuentes naturales de energía, con excepción de los vegetales, son propiedades imprescriptibles e inalienables de la Nación, con la correspondiente participación en su producto, que se convendrá con las provincias.

Los servicios públicos pertenecen originariamente al Estado, y bajo ningún concepto podrán ser enajenados o concedidos para su explotación. Los que se hallaren en poder de particulares serán transferidos al Estado, mediante compra o expropiación con indemnización previa, cuando una ley nacional lo determine.

El precio de la expropiación de empresas concesionarias de servicios públicos será el del costo de origen de los bienes afectados a la explotación, menos las sumas que se hubieren amortizado durante el lapso cumplido desde el otorgamiento de la concesión, y los excedentes sobre una ganancia razonable, que serán considerados también como reintegración del capital invertido”[4].

Así las cosas, resulta imposible separar a Scalabrini Ortiz de la defensa de la Constitución Justicialista de 1949, uno y otro aniversario se complementan, se fusionan, se funden en una sola imagen: la de la Patria Justa, libre y soberana.

Pero el pensamiento de Scalabrini no se limitó al tema de los ferrocarriles, a la denuncia de la injerencia británica, ni a la defensa de la Constitución de 1949. Su obra y acción estuvieron signadas por un profundo sentir y pensamiento nacional. Era un hombre de nuestra tierra, que pensaba las cosas de nuestra tierra, y ontológicamente hablando, se preocupaba por denunciar aquellos obstáculos que impedían el desarrollo de nuestro ser: “Que la tierra argentina tiene un destino, lo demuestra la presencia oportuna del hombre que es necesario en cada momento de su historia”[5], diría Scalabrini. O interpretando su pensamiento, y la independencia de criterio frente a ideas foráneas, de esta manera lo recordaba Vicente Trípoli: “La fe de Raúl Scalabrini Ortiz se fundamentó en las virtudes innatas del pueblo argentino. Estas virtudes lo hacen capaz de conquistar y mantener su libertad de gobierno y de juicio frente a los intereses mundiales. No se trata de crear una nacionalidad al margen de la historia del mundo, sino de una sociedad organizada con condiciones de tratar de igual a igual con las otras comunidades que pueblan la tierra”[6]. En la misma línea y denunciando cualquier equívoco o deformación que se pudiera hacer sobre la figura de Raúl Scalabrini Ortiz, así se expresaba su esposa: “He compartido toda la vida y la lucha de ese extraordinario patriota, conociendo profundamente la totalidad de sus obras, su pensamiento, sus momentos de lucha y sus ideales políticos, por lo que sé perfectamente que su pensamiento se nutrió de ese gran pensamiento nacional que brota de las multitudes argentinas. Por eso estuvo ligado al gran movimiento justicialista que plasmó en los hechos las ideas por las cuales había luchado denodadamente, y a las que defendió hasta su último día, conociendo que la doctrina justicialista, tan alejada de los dos imperialismos que se disputan el dominio del mundo, representa la posibilidad real de la emancipación nacional”[7].

 Desviaciones de la “senda  Scalabrini”.

 Pocos pensadores fueron tan manipulados y tergiversados, como lo fue –y aún lo es- Scalabrini Ortiz. Sólo Arturo Jauretche pasó por un proceso similar, tironeado por marxistas, nacionalistas, radicales y peronistas, cada uno veía lo que le convenía ver en función de su ideología, ofreciendo una visión sesgada y parcializada, en lugar de una totalizadora e imparcial.

Esto que ocurrió con Jauretche, pasó también con FORJA, y como decíamos anteriormente, sucede con el pensamiento de Scalabrini Ortiz.

Representa para nosotros un especial interés aclarar las desviaciones a las que “Don Raúl” fue y es sometido.

Buscaremos por lo tanto, enumerar los equívocos que suelen cometerse al hablar de Scalabrini y rectificarlos de la manera más clara y contundente posible.

 

a- Scalabrini radical: Raúl nunca fue radical. Más por el contrario, descreía del radicalismo, y por eso jamás militó en sus filas. El error puede darse, debido a que Scalabrini, luego del proceso político del irigoyenismo, al cual no adhirió, comenzó a defender a Don Hipólito como uno de los caudillos nacionales. Para decirlo más claramente, Scalabrini fue irigoyenista pero no radical. Y lo fue una vez derrocado Irigoyen y agotado su proyecto político. Recién en ese momento comenzó la reivindicación histórica del caudillo radical, como expresión del movimiento nacional.

Claramente lo decía Scalabrini Ortiz: “El radicalismo, el organismo que Irigoyen había creado en cuarenta años de paciente elaboración, ya no era una vía de expresión de los anhelos del pueblo: era un instrumento más de la oligarquía, es decir, un eco de la voluntad extranjera de sojuzgamiento y expoliación.

Ser un reivindicador de los derechos populares, ser respetuoso de la voluntad del pueblo, equivalía a revolucionar el orden del régimen. Quien aceptara para sí la representación legítima del pueblo no podía dejar de ser revolucionario en el más completo sentido de las palabras. E Irigoyen fue un revolucionario integral. Lo fue por sus ideas, por sus sentimientos, por su conducta y hasta por su técnica de gobernante.

Irigoyen fue leal a su línea histórica. Su obra gubernamental se inspira en el triple propósito de enaltecer al pueblo trabajador, desajustar los lazos del coloniaje económico y financiero e infundir en el espíritu de sus conciudadanos todos un casi mesiánico orgullo de redención humana”[8].

 

b- Scalabrini no fue afiliado a FORJA: Raúl Scalabrini Ortiz era “el norte ideológico de FORJA”, pero se negaba sistemáticamente a afiliarse a  la misma. ¿Y por qué? Simplemente porque FORJA, desde su fundación, hasta la ruptura de 1940 mantenía entre sus estatutos, la condición de ser afiliado radical para poder ser miembro de la misma. Y era lógico. Originalmente, FORJA fue pensada como la matriz ideológica del verdadero radicalismo, que retomaba el rumbo de su creador, Hipólito Irigoyen, para volver a  hacer de la UCR el partido nacional y revolucionario que fuera otrora. Pero Scalabrini, hombre que si bien se identificaba con Irigoyen descreía absolutamente de la fuerza revolucionaria del radicalismo, consideraba que esto era un error estratégico, ya que la constitución de una nueva fuerza nacional no debía “pasar” por el radicalismo, y condicionar la membresía a ser afiliado radical. Eso era perder caudal revolucionario, y hombres de valía.

Así estaban planteadas las cosas, mientras que a FORJA la conducían oficialmente Dellepiane – Del Mazo, en tanto que Jauretche y Scalabrini aportaban la vida intelectual y política de la agrupación.

Efectivamente, Scalabrini se negaba a afiliarse, y de aquí puede provenir algún equívoco, por los motivos ya explicados. Pero Scalabrini trabajaba sin cesar en FORJA y era “la mitad” de la misma según Jauretche. Sin embargo, las condiciones se mantuvieron como fueron descriptas hasta el estallido de la 2 Guerra Mundial. A raíz de esta, FORJA comenzó una fuertísima campaña por la neutralidad, y Raúl consiguió editar  un periódico llamado “Reconquista”. Lamentablemente, sólo pudo mantenerse en la calle poco más de un mes. A raíz de “Reconquista”, la Embajada alemana se contactó con Scalabrini para ofrecerle financiamiento a cambio de la dirección del diario, por lo que Scalabrini declinó la oferta. Sin embargo, este ofrecimiento; más ciertas notas de nacionalistas conservadores que publicaban en el periódico le valieron a Raúl el rótulo de “nazi”.

Pero más grave aún fue la crisis interna que desató en FORJA.

Dellepiane no aceptaba esta tarea de Scalabrini y veía preocupado cómo se asimilaba el nombre de “Recoquista” a FORJA, y como se los comenzaba a acusar de “nazis” a todos ellos. Pero en el fondo, la cuestión era personal entre Dellepiane y Scalabrini. Y estalló la crisis. Por lo que Delllepine  y Del Mazo presentaron su renuncia a FORJA, por los motivos expuestos y por la negativa de Jauretche de mantener el requisito de afiliación a la UCR. Dellepiane y Del Mazo seguían pensando a FORJA como una “especie de vanguardia” radical que retomaría las banderas históricas del irigoyenismo.

Frente a la renuncia del presidente Dellepiane; a Jauretche no le quedó otro remedio que aceptar la presidencia de FORJA, conducción que ejerció hasta su disolución. Esta mayoría de edad de FORJA respecto al radicalismo replanteó la cuestión de Raúl Scalabrini Ortiz, que al eliminarse la condición de afiliación radical ya no podía seguir negando su afiliación que se convirtió casi en un deber moral. Así fue cómo Scalabrini se afilió a FORJA el 26 de septiembre de 1940 en el documento que se cita textualmente:

“Buenos Aires, Sep. 26 de 1940.

Señor Presidente de FORJA:

Los que suscriben afiliados a la institución que Ud preside, presentan de adcuerdo al art 3 inciso A, al señor Raúl Scalabrini Ortiz, domiciliado en la calle Diagonal Norte N 1124, de nacionalidad argentino, de 42 años de edad, estado civil casado y de profesión escritor, afiliado a la UCR en la Circunscripciñon (tachado) para ser inscripto en los registros de FORJA de acuerdo al art 5 de los reglamentos”.

 

Presentaban a Raúl, los afiliados Arturo Jauretche y Oscar Becerra y la solicitud fue llenada de puño y letra por Jauretche; al pie de la misma podía leerse, “aprobado el 26 de septiembre de 1940”.

El historiador Miguel Angel Scenna, quien labró la más completa obra sobre FORJA, incluyó esta nota y además publicó copia de la misma en la Revista Todo Es Historia N 38 de junio de 1970.

Scalabrini efectivamente fue afiliado de FORJA, y además integró su comisión directiva el 26 de septiembre de 1942. La misma se componía de la siguiente manera: Presidente: Arturo Jauretche; Vocales Titulares: Oscar Meana, Atilio García Mellid, Raúl Scalabrini Ortiz, y Oscar Correa; Vocales Suplentes: José M Cané, Jorge Del Río y Miguel López Francés. Claro que el inquieto Scalabrini renunció a su cargo en la Comisión  rápidamente, el 27 de octubre de 1942.

 

c- Scalabrini nazi: Esta acusación es un común denominador que tenemos que soportar todos aquellos que somos nacionales, al romper los rígidos y perimidos moldes de la Revolución Francesa de izquierda y derecha. Al no poder ser tildado  ni de una cosa ni de la otra, el hombre que piensa y siente en clave nacional es titulado de “nazi” para algunos, de “marxista” para otros. Y a esta regla no escapó Scalabrini. Algunos fundaban esta acusación en cierta ayuda económica de la Embajada Alemana que hubo de recibir Raúl al publicar su periódico Reconquista en época de la II Guerra. Esto es falso. Lo cierto es que “Reconquista” sólo tuvo poco más de un mes de vida por no poder solventarse. Conociendo este hecho, el embajador alemán ofreció a Scalabrini el dinero necesario para que el diario continuase apareciendo. Claro, la condición era hacerse cargo de la dirección del mismo. Ese mismo día Don Raúl tituló “Reconquista muere hoy”. Esa la entereza moral de nuestro hombre.

Pero si su conducta no basta; esto decía Scalabrini en su libro Irigoyen y Perón: “Todas las publicaciones tradicionales nos vedaron el acceso. Todas las instituciones establecidas negaron el acogimiento a nuestras investigaciones. No hubo mote ni calumnia que no se nos endilgara para desprestigiar nuestras personas e impedir que nuestras ideas y nuestros conocimientos se infundieran en las masas argentinas. Fuimos nazis, anarquistas, comunistas, agentes del oro yanqui, del oro alemán, del oro ruso y hasta del oro inglés.

Después nos cubrieron con el silencio y creyeron que ésa era una mortaja suficiente y definitiva”[9].

Y para ser más contundentes, reproducimos las palabras de Scalabrini en el periódico en cuestión: “En el orden interno argentino somos decididos adversarios del nazismo  y del fascismo. Hemos demostrado y demostraremos que son formas gubernamentales perjudiciales para nuestro país”[10].

 

d- Scalabrini marxista: Un conocido biógrafo de Raúl es el principal sostenedor de esta idea, pues el mismo proviene de las filas de la “izquierda nacional”. Sin embargo, el destacado historiador pareciera ignorar lo que decían al respecto dos eminencias que pertenecían a su misma corriente historiográfica y a la misma ideología marxista. Al respecto decía entonces, Abelardo Ramos: “Si Hipólito Irigoyen simbolizó la incorporación de la pequeña burguesía a la lucha política y el General Perón la del proletariado industrial, la nueva oleada de masas de nuestro país deberá levantar las banderas del socialismo revolucionario para un nuevo 17 de Octubre, esta vez irrevocable. La revolución rendirá entonces su homenaje a todos aquellos que como Raúl no fueron marxistas, (destacado del autor) pero fueron patriotas y lucharon intrépidamente por ella, aún sin conocer cuál sería en definitiva su nombre”[11]. No deja de ser llamativo que dicha opinión se encuentre en el Prólogo a la biografía de Scalabrini donde se sostiene precisamente la tesis contraria. En fin, misterios de la dialéctica.

 

El célebre escritor, Hernández Arregui decía al respecto: “Este escritor argentino, que no cita a Marx en sus escritos, demostraba ser más revolucionario que los petardistas de la izquierda. Fueron estos hombres –que no eran marxistas – (destacado del autor) los primeros en analizar la historia nacional en su relación con la América latina con criterio metodológico e histórico muy próximo al marxismo”[12].

No obstante la honestidad de los citados historiadores, la viuda de Scalabrini, Doña Mercedes Coraleras expresaba en una carta: “En un extracto de un libro publicado sobre la vida de mi esposo (…) trata, equivocadamente de dar a entender que Scalabrini se nutrió en el plano ideológico con las ideas de Lenin, Marx o Trotsky. Nada más erróneo. He compartido toda la vida y la lucha de ese extraordinario patriota, conociendo profundamente la totalidad de sus obras, su pensamiento, sus momentos de lucha y sus ideales políticos, por lo que sé nutrió de ese gran pensamiento nacional que brota de las multitudes argentinas. Por eso estuvo ligado al gran movimiento justicialista que plasmó en los hechos las ideas por las cuales había luchado denodadamente, y a las que defendió hasta su último día, conociendo que la doctrina justicialista, tan alejada de los dos imperialismos que se disputan el dominio del mundo, representa la posibilidad real de la emancipación nacional.

No se apoyó Scalabrini en el conocimiento de doctrinas extrañas, como intenta confundir en ese trabajo, para interpretar la realidad nacional, sino que realizó esa tarea investigando la problemática argentina.

No intentó mi esposo formar un partido revolucionario de izquierda “comunista nacional o algo que se le parezca…” porque se sentía totalmente interpretado y consustanciado con la doctrina justicialista”[13].

 

e- Scalabrini no católico: Para presentar el “cuadro” de un pensador del “materialismo histórico” que usaba la dialéctica para desentrañar la realidad argentina, el biógrafo de Scalabrini al que se hace alusión en párrafos anteriores debía decir que para Raúl “la religión es el opio de los pueblos”. Así aparecen frases como “las ideas de los grandes pensadores (…) quienes baten rápidamente en retirada al catolicismo que procura inculcarle su madre”; o esta otra “se consideró siempre un discípulo de la Revolución Francesa, jamás fue clerical (…)”; o la más elocuente: “(…) adhiere a la república española, se define por el divorcio, rechaza al catolicismo (…)”

A pesar de esta falsa idea de un Scalabrini reacio al catolicismo y próximo al materialismo y al positivismo, es nuevamente Hernández Arregui quien desde la izquierda pone las cosas en su lugar: “Creía en Dios. Pero veía en el concepto una especie de substancia ordenadora”[14].

Más aún, Scalabrini era bautizado y por lo tanto parte de la Iglesia Católica Apostólica Romana; recibió la influencia espiritual de su Tío Juan Bautista Scalabrini quien al decir de Jauretche, “su Tío Monseñor Juan Bautista Scalabrini, cuya obra y ejemplo fueron los que proyectaron su influencia sobre el fértil espíritu de Raúl Scalabrini Ortiz”[15], y a la hora de verse cara a cara con la muerte fueron padres de la Orden Scalabrini –fundada por su Tío – quienes le suministraron a Raúl los auxilios religiosos de sus últimos días.

 

 

f- Scalabrini desarrollista: Aquellos que afirman esto confunden la táctica con la estrategia. Y no se trata de una cuestión militar. Claramente lo expresa el mismo Scalabrini en la revista Qué: “¿Permitiremos cruzados de brazos, que sea sustituída la Constitución del 49 por un texto fraudulento en que se renovarán acrecentados los privilegios del capital extranjero? Me resisto a mí mismo el derecho a permanecer indiferente en esta emergencia definitiva. No, yo no permaneceré cruzado de brazos. Si no puedo hacer otra cosa, votaré por aquel, cualesquiera sean sus opiniones, su simpatía o antipatía personal, sus propósitos confesados o las reservas con que formule sus promesas, por aquel que se comprometa a sostener la vigencia de la Constitución del 49. Será el mío un voto de emergencia que no debe engañar a nadie. No significará apoyo a ningún partido, adhesión a ninguna otra idea, ni solidaridad, ni simpatía ni disculpas por los actos censurables que hubiera cometido anteriormente. Votaré simplemente por el mantenimiento de la Constitución de 1949 o por el que ofrezca un pronunciamiento para llegar a ello”[16].

Apoyar a Frondizi era una cuestión táctica para tratar de mantener las banderas del movimiento nacional en alto, dado que su vanguardia, el peronismo, y su líder, el General Perón se encontraban proscriptos. Y Frondizi había acordado con el General una política nacional, además de levantar la proscripción del peronismo y permitir el regreso a la Patria de Perón. En pocas palabras esa era la base del acuerdo Perón-Frondizi, a través del cual el General Perón ordenaba a sus seguidores votar por el candidato a presidente de la UCRI.

De manera que la conducta de Scalabrini, estaba perfectamente ordenada con el acuerdo entre Perón y Frondizi.

Por lo demás, se ha reprochado a Raúl su participación en la revista Qué; donde más allá de las editoriales de Frigerio, Scalabrini siempre pudo expresarse con total libertad y defender el pensamiento nacional, las banderas peronistas, a la vez que atacaba sin piedad al gobierno de la “fusiladora”.

En la revista Qué Scalabrini expresaba sus dudas y advertía a Frondizi de la siguiente manera: “Doctor Frondizi: el peronismo se ha hecho a un lado para que usted tenga un lugarcito en la historia. Siéntese con cuidado porque el asiento es incómodo e inseguro, Si lo aprietan, solicite ayuda. El pueblo no se la va negar mientras mire hacia delante. “Señalo la gravedad del momento y la necesidad de que coincidan con suprema grandeza los esfuerzos de todos los argentinos para reparar los daños tremendos causados por la dictaudura”. Así reza la orden de Perón. Por ese camino vamos a ir lejos. No se aparte de él, doctor Frondizi, aunque vengan degollando”[17].

Una vez en el poder Frondizi, se le ofreció a Scalabrini  la dirección de la ahora oficialista, revista Qué. Este aceptó pensando que sería una tribuna donde luchar por las ideas nacionales. Tan sólo dos meses duró Scalabrini como director de la revista. Y su renuncia se debió a la política que Frondizi pretendió aplicar en materia petrolera, lo que Scalabrini consideró una claudicación.

 

g- Scalabrini anti-peronista: Quienes sostienen esta disparatada teoría se basan en dos puntos. El primero de ellos fue la renuncia que presentó Scalabrini a FORJA cuando tuvo lugar la revolución del 4 de junio de 1943 y a la que FORJA adhirió. Pero esta renuncia no fue por Perón, sino por no estar de acuerdo con un pronunciamiento militar incierto y que no se sabía para donde iba, por lo tanto no estaba de acuerdo en la aceptación que FORJA prestaba al movimiento de junio.

Contradiciendo la “teoría anti-peronista” debemos decir que Scalabrini fue uno de los intelectuales que más participó e influyó en Perón, nada menos que con la nacionalización de los ferrocarriles. Además los cuadernos de FORJA donde Raúl abordaba este y otros temas eran conocidos por el GOU y su lectura recomendada junto a libros de José Luis Torres. Cierto es que Scalabrini no ocupó cargo alguno durante los gobierno del General Perón, pero esto no obedeció a ninguna antipatía o diferencia ideológica, todo lo contrario.

El segundo punto en el que se apoyan ciertos historiadores para decir que Scalabrini no era peronista tuvo que ver con la “adhesión” del mismo al “desarrollismo”. Sobre este tema no volveremos, pues lo consideramos suficientemente aclarado en el apartado precedente.

Sin embargo, para despejar totalmente cualquier duda al respecto es conveniente reproducir lo que el propio Perón decía desde el exilio al historiador Pavón Pereyra, y este reproducía en uno de sus libros “Coloquios con Perón” tomados entre 1961-63, sobre Scalabrini: “Quiero detenerme ante un hombre símbolo, el de Raúl Scalabrini Ortiz, que personifica la mejor tradición civil de los argentinos (…) Ejerció en cierto modo, la primera magistratura moral de la República, y cuando le tocó partir de este mundo él me hizo depositario de su Testamento político”[18] .

[1]  SCALABRINI ORTIZ, Raúl, Historia de los Ferrocarriles Argentinos, Bs. As, Plus Ultra, 1985, pp. 128, 129.

[2]  SCALABRINI ORTIZ, Raúl, Bases para la reconstrucción nacional. Aquí se aprende a defender a la Patria, Bs. As, Plus Ultra, 1985, T. 1, pp. 30, 31.

[3] Citado por GONZALEZ ARZAC, Alberto, Estructura Social de la Constitución Argentina, Bs. As, Ediciones Tematica, 1985, p. 64.

[4] SAMPAY, Arturo, La Constitución Democrática, Bs. As, Ciudad Argentina, 1999, pp. 244, 245.

[5] SCALABRINI ORTIZ, Raúl, Irigoyen y Perón, Bs As, Plus Ultra, 1972, p. 142.

[6] TRIPOLI, Vicente; en  SCALABRINI ORTIZ, Raúl, Bases para la Reconstrucción Nacional, T I, Bs As, Plus Ultra,  1973, pp. 23,24.

[7] COMALERAS de SCALABRINI ORTIZ, Mercedes, Revista Mayoría, 5/12/1975.

[8] SCALABRINI ORTIZ, Raúl, Irigoyen y Perón, Bs As, Plus Ultra, 1972, pp. 11, 16, 19.

[9]  SCALABRINI ORTIZ, Raúl, Irigoyen y Perón, Bs As, Plus Ultra, 1972, p. 141.

[10]  SCALABRINI ORTIZ, Raúl, Reconquista, 15/11/1939.

[11]  RAMOS, Jorge Abelardo, en  GALASSO, Norberto, Bs As, Ediciones del Mar Dulce, 1970, p. 14.

[12]  HERNANDEZ ARREGUI, Juan José, La formación de la cultura nacional, Bs As, Plus Ultra, 1973, p. 334.

[13] COMALERAS DE SCALABRINI ORTIZ, Mercedes, Revista Mayoría, Bs As, 5/12/1975.

[14] Ibidem, pp. 337-38.

[15] JAURETCHE,  Arturo, Revista Santo y Seña, N. 1, Bs. As, 17/11/1959.

[16]  SCALABRINI ORTIZ, Raúl, Revista Qué, Bs. As, 23/7/1957.

[17]  SCALABRINO ORTIZ, Revista Qué, Bs As,  25/3/1958.

[18] PAVON PEREYRA, Enrique, Coloquios con Perón, Ediciones Internacionales, Madrid, 1973. p. 92.

FEDERICO GASTON ADDISI es dirigente justicialista (historiador y escritor), director de Cultura de la Fundación Rucci en CGT, miembro del Instituto de Revisionismo Historico J. M. de Rosas, miembro del Instituto de Filosofía INFIP, diplomado en Antropología Cristiana (FASTA) y diplomado en Relaciones Internaciones (UAI).


 

fedeaddisi@hotmail.com

TW @fedeaddisi

Compartinos:
junio 5th, 2015|Columnas de Opinion|Comentarios desactivados en Escolios y falsificaciones sobre Scalabrini Ortiz.

Rousseau Vs. Padre Suarez

Por Federico Gaston Addisi*


 

Complementando el artículo de la semana pasada, que analizaba la poca y nula influencia de la Revolución Francesa en nuestra Revolución de Mayo; en la columna de hoy abordaremos el trillado tema de la supuesta influencia de Juan Jacobo Rousseau como principal filósofo de los hitos de Mayo.

Nos proponemos demostrar, como ya lo han hecho nuestros maestros en el revisionismo, que la influencia del filósofo ginebrino fue poca o nula, mientras que si hubo un pensamiento filosófico que dio sustento a los argumentos jurídicos-políticos de mayo, no fueron otros que la escolástica en general y la obra del Padre Francisco Suárez en particular.

En efecto, aseveramos que fue el Padre Franciso Suárez y no Juan Jacobo Rousseau quien aportó el  substrátum ideológico, en concordancia con toda la doctrina de la época, y más aún, con el derecho castellano e indiano, a los hombres que llevaron adelante las jornadas de mayo de 1810.

Comenzaremos por demostrar la avasallante presencia del pensamiento y obra del  jesuita Francisco Suárez en la América Hispana. El Padre Suárez, nacido en Granada en 1548 y fallecido en 1617 fue el filósofo máximo de la semana de mayo y sus enseñanzas desde principios del siglo XVII hasta 1767 (fecha de la expulsión de los jesuitas) la más intensa influencia en el Nuevo Mundo.

En el año 1612 los jesuitas fundan el Colegio Máximo en Córdoba, que diez años después se transformó en Universidad. En aquella época escribía el Padre Torres, al General de los Jesuitas: “guardándose en la lectura el orden que V.P había enviado a la Provincia del Perú, de seguir autores de la Compañía, porque con singular providencia de Nuestro Señor parece que le habíamos adivinado, pues se había ordenado a los lectores, con parecer de los Padres, que se siguiesen  nuestros autores y leyesen por ellos, siguiendo principalmente al Padre Francisco Suárez y no dejando en algunas otras cosas al Padre Gabriel Vázquez, de que se han seguido muy buenos efectos, aprovechándose más los estudiantes en un año, por este camino, que hicieran en dos, por cartapacios…” Dos años más tarde, al partir para Roma el Padre Juan de Viana, elegido Procurador por la Provincia del Paraguay, llevaba “un papel de las razones y motivos que hubo para comenzar a asentar en esta Provincia la doctrina del Padre Suárez y tenerle por expositor de Santo Tomás, y para leer in voce al Padre Rubio”.

Así fueron los inicios de los estudios teológicos y filosóficos en Córdoba a principios del siglo XVII. El pensamiento de Suárez reinó en forma indiscutida hasta que en el siglo XVIII aparecieron corrientes contrarias. Las mismas fueron positivas para el estudio, pero motivaron la siguiente resolución del Claustro de la Universidad de Córdoba en la que se ordenó no admitir en esa Universidad “a los que hubiesen estudiado artes (filosofía) en algunas de las ciudades de estas Provincias, en escuelas opuestas a la Suarística”. Esta disposición demuestra el predominio hegemónico de la doctrina suareciana en las cátedras de la época y en las dos Universidades rioplatenses, la de Chuquisaca, y la de Córdoba, pero también dominaba en todos los colegios jesuíticos existentes en estas regiones de América, situación de privilegio que lo convirtió en el filósofo predilecto durante todo el siglo XVII, en la segunda mitad del XVIII y principios del XIX.

La expulsión de los jesuitas en 1767 fue un obstáculo para la mayor difusión de las ideas del Padre Suárez, pero de ningún modo logró acaban con la circulación de las mismas. Al producirse el triste episodio de la expulsión –sobre el que ya volveremos para conjeturar sobre sus causas- fueron inventariadas las bibliotecas jesuitas, y para que el lector se de una idea de lo conocido de la obra de Suárez, podemos señalar que había ejemplares del eximio Padre en las bibliotecas de Santa Fe, Córdoba, Buenos Aires, Asunción y Mendoza, además por supuesto de existir en la Librería Grande del Colegio Máximo y Universidad de Córdoba un vitrina de honor con todos los textos del Padre Suárez, además de otra con las de Santo Tomás de Aquino, y una tercera con el patrono de la Universidad, San Ignacio de Loyola.

Es nuestra opinión que la expulsión de los jesuitas se debió fundamentalmente a la “doctrina populista sobre el poder” de Francisco Suárez. Tal aserto parece ser confirmado por Eusenio Llano Zapata, quien informaba que las obras de Suárez, Mariana, Busembuam y de otros escritores de la escuela jesuítica, fue llevada a la hoguera pública en la capital de Francia por: “contener doctrinas que inmediatamente tocan en disminución de la Majestad”. Pero, obsérvese la paradoja, donde una vez más queda al desnudo la mentira de la historia oficial. El libro de Mariana sobre los derechos y deberes de los reyes había sido escrito por instrucción de los Austrias, quienes lo leyeron y memorizaron, esto hicieron los íconos de la España oscurantista y despótica. En tanto, los liberales Borbones, condenaron a las llamas esta obra y las del Padre Suárez sobre el origen democrático de la autoridad.

La doctrina de Suárez sobre el origen del poder  fue la que sustentó la Revolución de Mayo, y los hombres que la sostuvieron pusieron todo su énfasis en que se había disuelto o roto el contrato o pacto que había existido entre los reyes españoles y los reinos de indias, esta disolución o ruptura que había sido causada por la abdicación del rey Fernando VII, fue la que ponía al Virreinato del Río de la Plata en posición de reasumir su soberanía.

La doctrina suareciana, respecto al origen y posesión de la autoridad consta básicamente de cuatro pasos, a saber:

  • A ninguna persona le viene inmediatamente de Dios la potestad civil, por naturaleza o donación.
  • Es mediante el pueblo que el gobernante toma posesión de la autoridad.
  • El pueblo otorga la autoridad, por libre consentimiento, de dónde se derivan los legítimos títulos del gobierno.
  • Al hacer ese traspaso, hay limitaciones en el poder, así el gobernante esta limitado ya que no puede usar de él a su antojo, como para el pueblo que la otorga, quien ya no puede reasumirla a su capricho.

El Padre Suárez sostenía que era a través de actos humanos, de los que se derivaban vínculos jurídicos-sociales entre el pueblo y el gobernante, por los que este era encumbrado sobre la comunidad para regirla. Se reducía, este acto, a un pacto entre los ciudadanos y el Estado, a través del consentimiento explícito o tácito. Suárez puntualizó ciertos “deberes de las partes” en este pacto, limitando las potestades, así: “Después que el pueblo transfirió en el rey su potestad, no puede justamente, apoyado en la misma potestad, a su arbitrio, o cuando le diera la gana, proclamar su libertad; pero es obvio que puede hacerlo cuando hay razón suficiente para ello, y debe hacerlo si el rey desaparece sin dejar legítimo sucesor, ya sea un vástago o persona de la realeza, ya sea una persona moral”.

Tal era la doctrina suareciana enseñada en Córdoba y en Chuquisaca, desde principios del siglo XVII hasta los días de mayo. Y precisamente a esta doctrina y no a la de Rousseau es a la que se refirieron los hombres de 1810. Fundamentaremos nuestra aseveración.

El Contrato Social de Rousseau se publicó en París en el año 1762, y como es sabido la más antigua versión castellana fue la que se publicó en Londres durante 1799, y fue de esa versión que llegaron a España algunos ejemplares. Posiblemente de esta edición pudo haber llegado algún ejemplar al Río de la Plata en 1810 hasta que Mariano Moreno mandó reimprimir en Buenos Aires la cantidad de doscientos ejemplares que estuvieron listos para fines de año, y a recomendación de maestros y docentes el Cabildo se vio obligado a retirarlos de circulación. Así lo dispuso en sesión del 5 de febrero de 1811: “Reflexionaron dichos Cabildantes que la parte reimpresa del Contrato Social de Rousseau no era de utilidad a la juventud y antes bien pudiera ser perjudicial…y en vista de todo creyeron inútil, superflua y perjudicial la compra que se ha hecho de los doscientos ejemplares de dicha obra. Determinaron, en consecuencia, que se llame al impresor y se le proponga si quiere recibirse de ellos para expenderlos de su cuenta…”

Además de los años de publicación, traducción, y de su nula enseñanza en los claustros universitarios del Río de la Plata, no debe olvidarse la acción de la Inquisición, prohibiendo ciertos libros entre los que sin duda se encontraba el de Rousseau. Aunque convenimos en que el accionar inquisidor no era el de otrora, no dejaba de ser una traba mas para la difusión del libro. ¿Pero entonces cabe preguntarse quien leyó esta famosa obra a la que pretende adjudicársele la inspiración de la Revolución de Mayo? Pues no muchos. Se sabe que Mariano Moreno y Juan José Castelli, aunque tanto el primero pero sobre todo el segundo mantuvieron en el Cabildo Abierto de Mayo una postura ortodoxa, de filiación suareciana, más allá de sus acciones posteriores. También pudo haberlo leído Manuel Belgrano, cuando estaba en Europa, pero es bien sabida la postura monárquica y católica del creador de la bandera, en oposición a las ideas republicanas y anticlericales de la Revolución Francesa inspiradas en el Contrato Social. Y por último se sabe que el Deán Funes también tuvo algún conocimiento del libro. Y eso es todo. Cuatro personas en todo el Virreinato del Río de la Plata.

Pero además de lo citado, ¿pudo ser la doctrina de Rousseau la que sostuvieron los hombres de mayo? Sostenemos que no, porque conociendo la exégesis del discurso, por ejemplo de Castelli, en el Cabildo del 22 de mayo, éste se refirió a un contrato entre los ciudadanos y el gobernante, y nunca un contrato entre los ciudadanos entre sí como sostenía Rousseau. El Contrato Social de Rousseau es entonces el contrato por el que un pueblo es pueblo (asociación entre sí), y es pueblo por una deliberación pública y por una convención. Por ende, parece claro que los hombres de mayo se fundaron en el pacto existente entre los Reyes de España y los pueblos de América, pacto o contrato bilateral, cuyos cargos los Reyes dejaron de cumplir a raíz de la invasión napoleónica. Esta que señalamos es la diferencia fundamental entre la doctrina de Suárez y Rousseau.

Para más claridad pueden establecerse cinco diferencias entre ambos contratos: 1- La soberanía del pueblo según Suárez puede y debe ser transferible y puede ser ejercida por otro; mientras que para Rousseau es intransferible y no puede ser representada más que por sí misma. 2- Según Suárez la soberanía es atributo de toda la comunidad pero no de cada individuo; según Rousseau, la soberanía es de todos y cada uno. 3- Suárez sostiene que el hombre es culto y social, y de aquí surge la necesidad de reunirse con un fin político, e ipso facto nace la autoridad suprema en comunidad; en tanto que Rousseau sostenía que el hombre era salvaje y la autoridad sólo efecto de un pacto artificial. 4-  Según Suárez Dios da el poder a la comunidad, en cambio el ginebrino sostiene que la autoridad es la simple suma de las voluntades. 5- Suárez sostiene que la comunidad no se despoja siempre de toda su autoridad, sino que ordinariamente la comunica limitadamente al príncipe; Rousseau considera que los individuos pierden toda su libertad natural y la suma de voluntades sería la fuente y origen de todos los derechos, sin limitación.

A la luz de todo lo expuesto podemos agregar la exégesis del discurso de Castelli, el 22 de mayo de 1810, como prueba final y contundente de la supremacía de la doctrina del Padre Suárez.

Del alegato de Castelli la versión más completa que se tiene es la que proviene de los miembros de la Real Audiencia: “(Castelli) puso empeño en demostrar que desde que el  señor Infante Don Antonio había salido de Madrid, había caducado el Gobierno Soberano de España; que ahora con mayor razón debía considerarse haber expirado, con la disolución de la Junta Central, porque además de haber sido acusada de infidencia por el pueblo de Sevilla, no tenía facultades para el establecimiento del Supremo Gobierno de Regencia; ya porque los poderes de sus vocales eran personalísimos para el Gobierno y no podían delegarse, y ya por la falta de concurrencia de aquel Gobierno, deduciendo de aquí su ilegitimidad y la reversión de los derechos de la Soberanía al Pueblo de Buenos Aires y su libre ejercicio en la instalación de un nuevo Gobierno, principalmente no existiendo ya como se suponía no existir la España en la dominación del Señor Don Fernando Séptimo”. A la luz de este y otros documentos, el doctor Levene resumió la doctrina sustentada por Castelli en:

  • Hay una “crisis del derecho político hispano”, iniciada en 1808, conforme a la cual los pueblos de la Península constituyen Juntas de Gobierno propias, y luego la Junta Central.
  • Esta Junta Central ha sido disuelta y no tiene facultades para organizar el Consejo de Regencia, entre otras razones, porque no han concurrido a su elección los diputados de América.
  • Por lo tanto, el Gobierno soberano de España ha caducado, produciéndose en consecuencia “la reversión de los derechos de la soberanía al Pueblo”, y su libre ejercicio del nuevo gobierno.

Hasta aquí hemos demostrado el eje sobre el cual giró la fundamentación filosófica-jurídica de la Revolución de Mayo y es evidente que la doctrina sostenida era la supremacía popular en sentido suareciano cuya argumentación es expresamente contraria a la de Rousseau y la escuela liberal.

FEDERICO GASTON ADDISI es dirigente justicialista (historiador y escritor), director de Cultura de la Fundación Rucci en CGT, miembro del Instituto de Revisionismo Historico J. M. de Rosas, miembro del Instituto de Filosofía INFIP, diplomado en Antropología Cristiana (FASTA) y diplomado en Relaciones Internaciones (UAI).


 

fedeaddisi@hotmail.com

TW @fedeaddisi

Compartinos:
mayo 30th, 2015|Columnas de Opinion|0 Comments

Revolucion de Mayo vs. Revolucion Francesa

En esta nueva conmemoración de la llamada “Revolución de Mayo”, dentro del marco de los festejos del  Bicentenario; en la República Argentina irá en aumento la campaña para identificar nuestra Revolución de Mayo, con la Revolución Francesa.

Algunos dirán que la Revolución Francesa y el Iluminismo fueron causas externas de nuestra revolución. Otros dirán que ambas revoluciones fueron similares, o más aún, que la Revolución de Mayo es hija de la francesa.

Se hablará de Rousseau, del “Contrato Social”, del absolutismo monárquico, de la España oscurantista en oposición a las “luces” de Francia.

Pero, como buenos revisionistas que somos, insistiremos en contradecir y oponernos a la historia oficial burdamente falsificada cuyo fin es el de reemplazar nuestra verdadera conciencia nacional por una extraña a nuestra idiosincrasia y tradición.

Por lo tanto cometeremos la herejía de desmitificar el relato oficial, por una misión más trascendental y acorde con nuestros principios, como lo es la incesante búsqueda de la verdad.

Y a ella llegaremos partiendo de la premisa mayor de que nuestra Revolución de Mayo nada tiene que ver con la Revolución Francesa. Ni como causa, ni influencia, ni como modelo. Más bien, que si hubo una visión, fue la del rechazo. Y aquí lo probaremos.

¿Es que acaso alguien en su sano juicio puede comparar la Revolución Francesa, que comenzó en 1789, efectuada mayormente por burgueses, de carácter republicana y por ende antimonárquica, contra los privilegios de la nobleza, que llevó a la guillotina a su rey, persiguió a la Iglesia y expropió todos sus bienes, implantó el régimen del Terror del cual el genocidio de La Vendee fue sólo una muestra, y finalmente hizo perder a los franceses todos sus derechos a manos del Emperador Bonaparte en 1804; en total 15 años de convulsiones, con nuestra Semana de Mayo?

La Revolución Francesa se hizo contra el absolutismo de los reyes  y los privilegios de los nobles y también en contra de la Iglesia. En el Río de la Plata,  no había ni nobles ni reyes. Gobernaba el país un Virrey que no tenía nada de absoluto  y un Cabildo que era una genuina y antiquísima autoridad de  origen popular (que por supuesto también era herencia de España) que la parte principal elegía  libremente.

La Semana de Mayo, o Revolución de Mayo fue esencialmente realizada por una parte del pueblo (la parte sana e ilustrada), los militares (allí estaban los Patricios con Don Cornelio Saavedra al mando, respaldando la revolución), y sobre todo católica. Es decir que fue una revolución hecha por verdaderos señores, angustiosos de gobernarse a sí mismos por los sucesos ocurridos en la Península, pero dispuestos a mantener su tradición y cultura, a punto tal, que nuestra revolución fue en sus inicios abiertamente monárquica.

Y como bien expresara Hugo Wast: “¿A esta revolución sin crímenes que fuera nuestra se pretende encontrar un retoño de la francesa que se prostituyo sólo en la diosa razón y fusiló, guillotino a  millares de ciudadanos,  hombres y mujeres y hasta niños?”.

La Revolución Francesa fue republicana, mientras que la nuestra fue en sus comienzos abiertamente monárquica.

La Revolución de Mayo  fue católica al punto tal que el 30 de mayo de 1810, a 5 días de la revolución; concurrió la Junta Gubernativa en pleno a   una misa de acción de gracias celebrando el cumpleaños del Rey y la instalación del nuevo gobierno.

Cuando estalló la Revolución de Mayo  habían pasado veinte años de la Revolución Francesa y en 1810 estaba harto desacreditada en el mundo y especialmente en la América española, tanto por sus crímenes como por sus resultados. Por lo tanto esta revolución no tenía nada de admirada, más bien producía horror.

En ningún documento de la época,  en ningún manifiesto de las autoridades, ni en ningún periódico de los días de la revolución argentina hay la más leve mención de la Revolución Francesa como inspiradora de la nuestra.

Más bien todo lo contrario.

En el periódico “La Abeja Argentina” se señalaba que “la Revolución Francesa defraudó a sus seguidores, por lo cual ellos debían evitar seguir los pasos de esa Revolución”.

En sesión del Cabildo de Buenos Aires, del 5 de febrero de 1811, se tomó la resolución de prohibir la circulación entre los escolares de 200 ejemplares del “Contrato Social” de Rousseau, que Moreno había recomendado. El acta del Cabildo decía: “Reflexionaron dichos Cabildantes que la parte reimpresa del Contrato Social de Rousseau no era de utilidad a la juventud y antes bien pudiera ser perjudicial…y en vista de todo creyeron inútil, superflua y perjudicial la compra que se ha hecho de los doscientos ejemplares de dicha obra. Determinaron, en consecuencia, que se llame al impresor y se le proponga si quiere recibirse de ellos para expenderlos de su cuenta…”

La Gazeta de  Buenos Aires en su número 49 del 16 de mayo de 1811 reproducía en sus páginas: “Se ha dicho que la revolución dará la vuelta al mundo; y por desgracia podrá esto ser verdad; pero la Revolución Francesa es un saludable ejemplo para precaver las revoluciones ulteriores. Los crímenes y atrocidades de los revolucionarios de Francia, sus absurdos despropósitos, teorías, etc, son el mejor antídoto para los demás pueblos, que seducidos por intrigantes infames, o por ambiciosos viles, o por extraviados ilusos, tengan la desgracia de sufrir consecuencias políticas: las que Buenos Aires, Santa Fe, Quito, Caracas y Querétaro han experimentado, no son de aquella naturaleza”.

Asimismo, La Gazeta del  28 de octubre de 1810 publicó la “Canción Patriótica” que en sus estrofas rezaba:

 

“No es la libertad

que en Francia tuvieron

crueles Regicidas

Vasallos perversos.

 

Allí la anarquía

Extendió su imperio

Lo que es nosotros

Natural derecho

 

El mismo derecho

Que tiene la España

De elegir gobierno:

Si aquella se pierde

Por algún evento,

No hemos de seguir la suerte de aquellos.

 

Nuestro Rey Fernando

Tendrá en nuestros pechos

Su solio sagrado

Con amor eterno:

Por Rey lo juramos

Lo que cumpliremos

Con demostraciones

De vasallos tiernos

 

Amor, paz y unión

Sea nuestro objeto,

Y la religión

Del Dios verdadero”.

 

Pero como si todo lo dicho y documentado fuera poco, recurriremos a la doctrina que el eminente historiador, Enrique Díaz Araujo, hizo en su documentado “Mayo revisado”. Allí Araujo efectuó una recopilación de distintos historiadores y sus respectivos juicios en lo que hace a la supuesta relación causal entre la Revolución Francesa y la Revolución de Mayo. Así, sostenía André Marius: “Toda la América Española sentía horror por las ideas revolucionarias francesas, permaneciendo fiel a su rey”; el peruano Francisco Javier de Luna Pizarro mencionaba: “el ejemplo horrible de Francia, en el cual el tribunal de sangre establecido por la Convención había resultado superior a ella”; Ricardo Caillet-Bois admitía que: “la muerte de Luis XVI y la persecución sufrida por el clero francés provocaron un vuelco de la opinión pública; a partir de ese instante el movimiento francés fue mirado con cierto horror”; los historiadores argentinos –nada revisionistas ni hispanistas, por cierto- Carlos Alberto Floria  y César García Belsunce reconocían: “…en la retina de las generaciones posteriores al 89 o situadas en parajes distantes y con distintas costumbres y mentalidad, como las rioplatenses, la imagen revolucionaria era difusa e indeseable. No sería extraño, pues, que Francia –al menos la Francia de la revolución- fuera anatema para los representantes del antiguo régimen o para los creyentes en los valores tradicionales…”; Sergio Villalobos en tanto, acepta que la Revolución Francesa: “provocó reacciones en contra. La prisión y muerte de la familia real, perteneciente a la misma casa reinante en España, la violencia y los desbordes populares, el aplastamiento de la nobleza y los rasgos de impiedad del movimiento, causaron horror en todos los círculos. La orgía de sangre y el trastorno del orden, en contraste con la estabilidad del régimen monárquico, suscitaba comparaciones muy desfavorables”; el profesor y catedrático de la Universidad de Londres decía: “A medida que la Revolución Francesa se volvía más radical y se conocía mejor, atraía menos a la aristocracia criolla. La vieron como un monstruo de democracia extrema y anarquía”; el autor francés Raymond Ronze reconocía: “Los franceses son execrados  en España y sus amigos españoles, los afrancesados, caen bajo la misma maldición. A Buenos Aires no le agradan ni los unos ni los otros”; y finalmente, Eduardo Aunós expresaba: “…Porque si la América española se sublevó, no lo hizo en manera alguna a favor de la Revolución (Francesa), sino resueltamente en contra de ella. Fue, al principio, un estallido de patriotismo y de fidelidad. Siguiendo el ejemplo metropolitano, la América española se alzó para rechazar la dinastía extranjera e impuesta…el repudio del invasor era tan enérgico en América como en la Península”.

Ya sin seguir la justísima recopilación de Díaz Araujo nosotros mencionamos también al Dr. Ricardo Levene quien sostenía: “La Revolución de 1810 está enraizada en su propio pasado y se nutre en fuentes ideológicas hispanas e indianas. Se ha formado durante la dominación española y bajo su influencia, aunque va contra ella, y sólo periféricamente tienen resonancia los hechos y las ideas del mundo exterior a España e Hispano-América, que constituía un orbe propio. Sería absurdo filosóficamente concebir la Revolución de Mayo como un acto de imitación simiesca, como un epifenómeno de la Revolución francesa o de la Revolución norteamericana. El solo hecho de su extensión y perduración en veinte Estados libres es prueba de las causas lejanas y vernáculas que movieron a los pueblos de América a abrazar con fe la emancipación…”

Y rematamos con un insospechado de hispanófilo, el liberal Juan Bautista Alberdi quien admitía: “Antes de la proclamación de la República, la soberanía del pueblo existía en Sud-América como hecho y como principio en el sistema municipal, que nos había dado España (…) Los cabildos o municipalidades, representación elegida por el pueblo, eran la autoridad que administraba en su nombre, sin ingerencia del poder. Este sistema, que es hoy la base de la libertad y del progreso de los Estados Unidos de Norte América, existía en gran parte en América del Sur antes de la revolución republicana, la cual, extraviada por el ejemplo del despotismo moderno de la Francia que le servía de modelo, cometió el error de suprimirlo”.

Creemos que es suficiente como para aclarar lo que aquellos interesados en falsear la historia  pretenden instalar como verdad revelada. Y damos como suficientemente probado la nula influencia y/o relación entre nuestra revolución con la regicida Revolución Francesa.

POR FEDERICO GASTON ADDISI es dirigente justicialista (historiador y escritor), director de Cultura de la Fundación Rucci en CGT, miembro del Instituto de Revisionismo Historico J. M. de Rosas, miembro del Instituto de Filosofía INFIP, diplomado en Antropología Cristiana (FASTA) y diplomado en Relaciones Internaciones (UAI).


 

fedeaddisi@hotmail.com

TW @fedeaddisi

 

 

Compartinos:
mayo 22nd, 2015|Columnas de Opinion|Comentarios desactivados en Revolucion de Mayo vs. Revolucion Francesa

La leyenda negra

Puede decirse, sin temor a exagerar, que la leyenda negra consiste en un juicio negativo e “inexorable”, aceptado sin indagar su origen ni veracidad, según el cual España habría conquistado y gobernado América durante más de tres siglos, haciendo alarde de una sangrienta crueldad y una opresión sin medida, que no encontraría comparación en la historia occidental moderna. (más…)

Compartinos:
mayo 15th, 2015|Columnas de Opinion|Comentarios desactivados en La leyenda negra

Carta abierta de Bullrich para manifestar su apoyo a Fayt

Carta abierta de la Diputada Nacional Patricia Bullrich donde manifiesta su absoluto apoyo y solidaridad con el Ministro de la Corte Suprema de Justicia Carlos Fayt por el maltrato y la discriminación pública que ha estado sufriendo durante los últimos días.
Dr. Carlos Fayt,

Me dirijo a usted con el fin de manifestarle mi más absoluto apoyo y solidaridad por el maltrato y la discriminación pública que ha estado sufriendo durante los últimos días.

Considero que la embestida que está recibiendo por parte del oficialismo no significa otra que cosa que un nuevo atropello hacia la República, la Justicia independiente y la democracia. Una maniobra propia de un gobierno autoritario, que tiene como único fin conservar su impunidad más allá del 2015.

Quienes anteriormente se jactaban de tener una Corte Suprema de primer nivel, con el paso del tiempo, y tras el aumento de causas judiciales, decidieron arremeter contra cada uno de sus miembros, incluido usted. Es así como hoy lo quieren remover mediante investigaciones y decisiones absurdas.

Pero no dejaré que eso suceda, se lo aseguro. Quienes nos oponemos a los atropellos del kirchnerismo y respetamos la división de poderes, le daremos nuestro respaldo a un hombre probo, idóneo y representativo para todo el sistema judicial, a un maestro del derecho, como lo es usted.

No vamos a tolerar ni permitir ningún tipo de abuso ni ofensa hacia un referente de vida. Estamos con usted, Dr. Fayt. Lo acompañaremos y defenderemos en esta lucha, porque nos genera admiración, porque nos enorgullece su trayectoria y porque creemos en su responsabilidad en la construcción de un país más justo y democrático.

Muchas gracias,

Dra. Patricia Bullrich

Diputada Nacional. Presidenta de la Comisión de Legislación Penal
Bloque Unión Pro

Compartinos:
mayo 14th, 2015|Columnas de Opinion|Comentarios desactivados en Carta abierta de Bullrich para manifestar su apoyo a Fayt

Una nueva versión de la lucha de clases

Por Federico Gastón Addisi *


 

Ideología de género. Reingeniería social.

La ideología de género recoge la interpretación de Friedrich Engels, expresada en su libro “El origen de la familia”, donde relata la historia de la mujer en relación con la técnica según la cual, la propiedad privada convierte al hombre en propietario de la mujer. En la familia patriarcal fundada sobre la propiedad privada, la mujer es explotada y oprimida por el hombre. Por ende, el proletariado y las mujeres se convierten en dos clases oprimidas.

La liberación de la mujer –sostiene Engels- pasa por la destrucción de la familia y su ingreso al mercado del trabajo. Así, ocupará su lugar en la sociedad de producción, ya sin el yugo marital ni la carga de la maternidad.

El feminismo radicalizado reinterpreta la historia bajo una perspectiva dialéctica neo-marxista, identificando a la mujer con la clase oprimida y al hombre con la opresora. El matrimonio monógamo es la síntesis y expresión del dominio patriarcal y toda diferencia es entendida como sinónimo de desigualdad, por lo que es preciso acabar con ella.

“El primer antagonismo de clases de la historia coincide con el desarrollo del antagonismo entre el hombre y la mujer unidos en matrimonio monógamo, y la primera opresión de una clase por otra, con la del sexo femenino por el masculino” (Friedrich Engels, “The origin of the Family, Property and the State”)

Para las feministas radicales, los marxistas fracasaron por concentrarse en soluciones económicas sin atacar directamente a la institución familiar, verdadera causante de las clases. En ese sentido, Shulamith Firestone afirma la necesidad de destruir la diferencia de sexos: “… Asegurar la eliminación de las clases sexuales requiere que la clase subyugada (las mujeres) se rebele y tome el control de la reproducción; se restaure a la mujer la propiedad sobre sus propios cuerpos, como también el control femenino de la fertilidad humana (piénsese en las políticas de “salud reproductiva”). La meta definitiva de la revolución feminista debe ser acabar con el privilegio masculino y con la distinción de sexos”.

Asimismo, inspirándose en el estructuralismo, la ideología de género considera que cada cultura produce sus propias normas de conducta y modela un tipo de mujer distinto. Según las sociedades, ciertas tareas serán tradicionalmente consideradas como “tareas femeninas” y otras como masculinas. De este modo; en esta nueva cultura, los papeles o funciones del hombre y la mujer serían perfectamente intercambiables. La familia heterosexual y monógama aparece como un caso más de práctica sexual junto a la homosexualidad, el lesbianismo, la bisexualidad, el travestismo, familias monoparentales masculinas o femeninas, y hasta uniones pedofílicas o incestuosas.

Para lograr la igualdad definitiva entre hombre y mujer es necesario: cambiar todos los roles masculinos y femeninos existentes; considerar la familia actual como perimida; negar la identidad biológica-psíquica-espiritual de ambos sexos; cambiar los términos que incluyen tácitamente o excluyen a la mujer dentro del hombre (ej: “alumnos y alumnas”).

Conceptos

Según el profesor Schooyans, el concepto de género es utilizado por las feministas radicales como “ideología según la cual, los roles del hombre y la mujer no están dentro de la naturaleza, sino que son el resultado de la historia y de la cultura”.

Las entidades propulsoras de esta filosofía como el CLADEM (Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer) sostienen que “género” refiere a una ideología que niega el fundamento natural de los roles tradicionales del hombre y la mujer y alega que son puras invenciones sociales sujetas al cambio. En este contexto, la sexualidad es reinterpretada en su totalidad.

La guerra semántica (conceptos utilizados por los difusores de la ideología de género)

  1. Perversidad polimorfa, sexualmente polimorfo: el ser humano nace sexualmente indefinido. Por tanto, la atracción por personas del otro sexo no es natural, sino socialmente impuesta.
  2. Preferencia u orientación sexual:distinguen cinco sexos, heterosexual, homosexual, lesbiana, bisexual y transexual, con iguales derechos legales y sociales.
  3. Homofobia: temor a las relaciones homosexuales por la heterosexualidad obligatoria.
  4. Deconstrucción: denunciar las ideas y el “lenguaje hegemónico” para persuadir a la gente de que su percepción de la realidad es mera construcción social.

Primer blanco: la familia

Según Alison Jagger: “…La destrucción de la familia biológica que Freud jamás visualizó permitirá la emergencia de mujeres y hombres nuevos”.

Así lo explica Christine Riddiough, colaboradora de la revista “Catholics for a Free Choice” (“Católicas por el derecho a decidir” –lobby “pro género-):

“La familia nos da las primeras lecciones de ideología de clase dominante y también provee de legitimidad a otras instituciones de la sociedad civil. Nuestras familias son las que nos enseñan primero la religión, a ser buenos ciudadanos… tan completa es la hegemonía de la clase dominante en la familia, que se nos enseña que ésta encarna el orden natural de las cosas”.

El peligro de esta doctrina

El riesgo para la Nación de esta perniciosa doctrina son sus tácticas de infiltración a través de la legislación, educación y sobre todo, de los medios masivos de comunicación.

El propósito será “deconstruir” aquello que se considera culturalmente como natural poniendo de manifiesto que no lo es, sino que se trata de imposiciones culturales. A partir de allí aceptar la cuestión del “género” e insertar su concepción en todos los organismos y/o entidades (Ej: planes de estudio –ley 114 de la ciudad de Bs As; ley 418, ley de educación sexual de la ciudad de Bs As, etc.; la reciente ley mordaza contra la discriminación en CABA; apertura de departamentos o secretarías de “género”, por ej: en los partidos políticos, en la CGT, etc.).

Otro ámbito por el que se difunde afanosamente esta ideología –buscando perversamente modificar el “sentido común” de la población- es, como quedo dicho, a través de los medios de comunicación. Basta observar en el ámbito de la televisión por ejemplo, la inclusión cada vez mayor de conductores o panelistas “afeminados”, travestis, etc., presentándolos como algo normal ante la sociedad.

Volviendo al tema legislativo; además de las ya citadas, debemos apuntar “la avanzada” que se efectúa a través de las leyes y conferencias internacionales. Mediante este mecanismo se busca imponer la doctrina de género a nivel global, universal, para desde allí incluirse en las legislaciones y políticas públicas de los países. Por supuesto, consideramos que esta forma de difusión y aplicación de la perspectiva de género en la política interna de los Estados es esencialmente violatoria de la soberanía de cada país y de la identidad cultural de nuestros pueblos. Las conferencias internacionales sobre el tema arrancan en 1975 “I Conferencia de la Mujer”; 1979 “Convención Internacional”; 1980, Copenhague, “II Conferencia sobre la Mujer”; 1985, Nairobi, “III Conferencia de la Mujer”; 1995, Beijing, “IV Conferencia de la Mujer”; 2000, Nueva York, “Beijing + 5”; 2001 “Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación, la Xenofobia y formas conexas de intolerancia”; etc.

Finalmente, señalamos que estos programas están financiados y promovidos por lo más concentrado de la plutocracia internacional y sus colaterales; desde la ONU, el FMI, el Banco Mundial, hasta diversas fundaciones (Ford, Hullet Packard, y otras), ONGs “mundialistas”. Lo cierto es que lo que se oculta con esta estrategia es la promoción de la “salud reproductiva” como forma de reducir la tasa de fecundidad de los pobres, países en vías de desarrollo, etc. Para ello se forman objetivos mundiales sobre población (ej: basta ver el MEMO 200, más conocido como “Informe Kissinger”) y medios coercitivos sobre los gobiernos locales para que implementen estos programas, y es justamente en este punto: el control demográfico donde confluyen los programas de “salud reproductiva” y la “perspectiva de género” como peligro potencial a la seguridad nacional ya que se impulsan planes contrarios a los intereses del país que debería trabajar intensamente en una geopolítica y política demográfica en sentido inverso a estas doctrinas; esto es, promoviendo la vida, las familias numerosas, la ocupación del territorio (que en ciertas zonas como la patagónica llega a tener 0,5 habitantes por km2, considerándose según los cánones internacionales, como zona desértica), complementada con una adecuada y firme política de desarrollo y población.

Mientras en Argentina se sigue profundizando esta nefasta doctrina plasmada en la legislación, como la recientemente sancionada en la ciudad de Buenos Aires; en países que fueron pioneros de la “doctrina de género”, se cierran las instituciones vinculadas a ella: Golpe devastador a la teoría del género: El Concilio Nórdico de Ministros (organización de cooperación inter-gubernamental integrada por Noruega, Suecia, Finlandia, Dinamarca e Islandia), decidió clausurar el Instituto Nórdico del Género (NIKK por sus siglas en noruego). El NIKK ha sido por años el principal instituto que promueve la llamada teoría del género, proveyendo la base “científica” para las ideas sociales y políticas que desde la década de los 70 transformaron a los países nórdicos en una de las sociedades más receptivas a la llamada ideología del género”; y el propio progresismo debe escuchar de la boca de uno de sus referentes, el Presidente de Ecuador las siguientes palabras: “Lo que propone esta ideología, señaló Correa, es que “básicamente no existe hombre y mujer natural, el que el sexo biológico no determina al hombre y a la mujer, sino las ‘condiciones sociales’. Y que uno tiene ‘derecho’ a la libertad de elegir incluso si uno es hombre o mujer. ¡Vamos, por favor! ¡Eso no resiste el menor análisis! ¡Es una barbaridad que atenta contra todo! Leyes naturales, contra todo” (…) “Y les insisto, esa ideología, para mí, es peligrosísima”, remarcó, y advirtió que “no son teoría, es pura y dura ideología, muchas veces para justificar el modo de vida de aquellos que generan esas ideologías. Que los respetamos como personas, pero no compartimos en absoluto esas barbaridades que académicamente sí lo puedo decir, son barbaridades que no soportan el menor análisis y que destruyen la base de la sociedad, que sigue siendo la familia convencional” (…)“Me van a decir conservador por creer en la familia, bueno, creo en la familia, y creo que esta ideología de género, estas novelerías, destruyen la familia convencional que sigue siendo, y creo que seguirá siendo, felizmente, la base de nuestra sociedad”. Es que como se sabe, nuestros “progresistas” gustan copiar aquello que viene de Europa o EEUU…¿Será por una peligrosa miopía imitativa o porque sirven intereses que atentan contra la Nación?

 


 

* FEDERICO GASTON ADDISI es dirigente justicialista (historiador y escritor), director de Cultura de la Fundación Rucci en CGT, miembro del Instituto de Revisionismo Historico J. M. de Rosas, miembro del Instituto de Filosofía INFIP, diplomado en Antropología Cristiana (FASTA) y diplomado en Relaciones Internaciones (UAI).


 

fedeaddisi@hotmail.com

TW @fedeaddisi

 

Compartinos:
mayo 8th, 2015|Columnas de Opinion|0 Comments

Traición a la Patria

*Por Cornelia Schmidt-Liermann (diputada nacional PRO)

La titular de Madres de Plaza de Mayo encabezará un escrache contra el magistrado de la Corte Suprema Carlos Fayt y Claudio Bonadio. No salgo de mi asombro.

Las Madres de Plaza de Mayo realizarán un acto donde divulgarán una investigación contra los magistrados Carlos Fayt y Claudio Bonadio; así como contra los fiscales Germán Moldes, Ricardo Sáenz, Carlos Stornelli y Guillermo Marijuan, y el titular del gremio de judiciales, Julio Piumato. Cuestionan la idoneidad de Fayt para ejercer su cargo debido a que tiene 97 años y en oportunidades no asiste a las reuniones de la Corte.

Muchos argentinos nos convertimos los últimos meses en defensores de Fayt y Bonadio, que implica nada más ni nada menos que defender nuestra Constitución Nacional y el sistema republicano de gobierno. El escrache planificado por Bonafini en su espíritu, debe ser considerado como un acto de alta traición a la patria que merece su máximo repudio.

No es casual que atenten contra el juez Claudio Bonadio, uno de los magistrados mencionados en la investigación de las Madres que tiene en sus manos la causa Hotesur, en la que se investiga a Cristina. ¿O acaso es que no debería asombrarme nada?

Compartinos:
mayo 8th, 2015|Columnas de Opinion|Comentarios desactivados en Traición a la Patria

Para lograr votos, patriotismo y propuestas estratégicas

Por Alberto Asseff *

Campaña electoral y obtener votos es una ecuación indivisible. La cuestión es el cómo ¿Con consignas como impunidad vs ajuste o similares? ¿Agitando miedos como que se caerán los planes sociales o volverá el helicóptero a recoger al presidente que se va? ¿Planteando seguir como estamos o regresar a la década de los noventa?

Es notorio que la ciudadanía no se conmueve porque la creatividad de la precampaña es opaca, por no decir la palabra precisa, mediocre.

Da la sensación de que todo está tan precarizado – desde la macroeconomía que depende de las transferencias del Banco de China o de los bonos garantizados por Vaca Muerta hasta el empleo en ‘negro’, un 35% del trabajo argentino, pasando por el sistema político, endeble por donde se lo mire –, que los consejeros de campaña sugieren discursos suaves y propuestas ligeras, del tipo frases hechas y efectistas. No vaya a ser que si hay definiciones se enajenen voluntades.

En este contexto insípido y desmotivante, los ‘entendidos’ sostienen que hay que abordar sólo la llamada ‘agenda de la gente’. Supuestamente la ciudadanía sólo quiere oír que rebajen el impuesto a las ganancias, que no se toquen ANSES ni Aerolíneas, que la idea del estatismo creciente no se discuta, que los planes sociales prosigan intactos – apenas se admite alguna idea sobre ‘la cultura del trabajo’ porque cae bien en el auditorio-, que el futuro será mejor y que tendremos seguridad porque dispondremos de más cámaras, más cárceles y desaparecerán los jueces ‘sacapresos’.

En ese marco superficial, no hay sitio para despertar los sueños argentinos de un país grande que se yergue con una dosis vitamínica de patriotismo – este amor es eso, un tónico ineludible, recomendado en todos los lares y a través de toda la historia, sobre todo para momentos de encrucijada y de crisis – y de un bosquejo claro del plan nacional de desarrollo – en rigor, debimos escribirlo con D mayúscula.

Si anhelamos seguridad el único remedio es ponerle fin al sistema de impunidad comenzando por la reforma estatal, política y penal que controle al poder, fortifique a las instituciones por encima de los individuos que las tienen a su cargo y establezca definitivamente que quien la hace la paga. Y, obviamente, organice un gobierno moderno, con menos burocracia y más servicio y resultados.

Nos ahorraríamos mucha plata si pusiéremos fin a la impunidad. Hace añares que se la viene prometiendo al pueblo e inalterablemente se lo engañó, ya que el descontrol y la ausencia de castigo – y resarcimiento para las arcas fiscales, recuperando lo saqueado – continúan imperando.

Se habla de continuidad o cambio. Hemos tenido una larguísima continuidad, pero muy gravosa y perjudicial. Lo que ha continuado desde hace décadas y se ha perfeccionado es la impunidad. El cambio debería ser, por caso, comprometernos para instaurar el fideicomiso ciego de los bienes del presidente y altos funcionarios de forma que no puedan beneficiarse por ejemplo comprando dólares antes de una devaluación que sólo ellos conocen que acaecerá o vendiendo o adquiriendo acciones que bajarán o subirán su cotización a raíz de decisiones que ellos adoptarán. Esta medida sería de una notable y conmocionante repercusión social. Algo así como que sonaría la hora de una mutación trascendental. Emergería la ejemplaridad que ponderaba Ortega y Gasset. De este modo reaparecería la señora Confianza, la gran articuladora de la inversión de riesgo generadora de trabajo y movilizadora de la actividad.

Un esbozo del Desarrollo introduciría en la campaña a los tres millones de km2 de mar argentino que nos esperan, pletóricos de recursos para aparejarnos prosperidad. Esto, para mencionar uno de los recursos casi yermos que están ahí en medio de nuestra desidia.

Ese dibujo del Desarrollo nos entusiasmaría con una promesa clave: en la Argentina el trabajo, el esfuerzo y el mérito tendrán premio. No ‘se lo mismo’ como decía Minguito o ser un ladrón que un gran profesor, según Cambalache. Este trueque entre la igualación hacia abajo y el estímulo para mejorar como personas y como pueblo nacional es la posibilidad de tener horizonte y futuro lleno de oscuridades o de luces.

La estrategia debe ingresar rápidamente a la agenda de campaña, entre otros motivos porque atrae muchos más votos de los que una mirada corta cree.

Desde nuestro lugar vamos a persistir en darle densidad a las propuestas. Es una apuesta al criterio y madurez de la Argentina.

 

* Alberto Asseff (diputado nacional FRP – Buenos Aires)

Compartinos:
mayo 4th, 2015|Columnas de Opinion|Comentarios desactivados en Para lograr votos, patriotismo y propuestas estratégicas

Respuesta a los argentinos desmalvinizadores

Por Federico Gastón Addisi *

 

Hace unos años un grupo de “intelectuales” (Jorge Lanata, Juan José Sebreli, Emilio de Ípola, Pepe Eliaschev, Rafael Filippelli, Roberto Gargarella, Fernando Iglesias, Santiago Kovadloff, Gustavo Noriega, Marcos Novaro, José Miguel Onaindia, Vicente Palermo, Eduardo Antin (Quintín), Luis Alberto Romero, Hilda Sabato, Daniel Sabsay y Beatriz Sarlo), miembros de la intelligentsia vernácula y conocidos desmalvinizadores, nos sorprendían con un documento de neto corte anglófilo: “Malvinas una visión alternativa”. Ante el repudio general que el mismo generó los afamados pensadores se batieron en retirada pero quedó cubriendo la misma el reciente Premio a la “Cultura” por el Diario Clarín, el historiador Luis Alberto Romero que insistió en el presente año con los mismos argumentos.

Creemos entonces oportuno dar nuestra respuesta.

En el documento dado a conocer el 23/2/12; precisamente a poco de conmemorarse los 30 años de la recuperación de las Islas Malvinas por nuestro país, este grupo de compatriotas no dudan en calificar de “aventura militar” a la Gesta de Malvinas. A nuestro entender, esta categorización es faltarle el respeto a todos quienes  murieron en la contienda, y sobre todo, olvidar que la Guerra del Atlántico Sur  no es otra cosa que la continuación de la guerra inconclusa con Gran Bretaña que comenzó en 1806-1807, tuvo su continuación con la usurpación de Malvinas en 1833 y en 1845 en la Guerra del Paraná donde tuvo lugar la Batalla de la Vuelta de Obligado. En 1982, Argentina hizo uso de la fuerza en defensa de sus derechos y de sus ciudadanos agredidos en las Georgias. Ninguna revisión puede excluir del análisis estos datos incontrastables de la realidad histórico-política de la Argentina sin caer en una simplificación que roza la ignorancia, o peor aún, la connivencia con  nuestro enemigo histórico que no es otro que el Reino Unido de Gran Bretaña. Lo expuesto justifica el uso de la fuerza por parte de la Argentina el 2 de abril de 1982. Por otra parte los hechos indican que  no se ocasionó víctimas fatales ni a los isleños ni tampoco a los ingleses. Pero sí a los argentinos. Paradojas “del uso de la fuerza”.

Pero si lo expuesto no alcanza, visto lo propenso de estos intelectuales a las posiciones inglesas citaremos qué decían los altos mandos británicos sobre el conflicto de Malvinas: dijo John Nott (Ministro de Defensa de Gran Bretaña, ante la partida de la Fuerza de Tareas): “No estoy seguro de ganar ninguna batalla, pero tenemos que detenerlos [a los argentinos] antes de que cunda el ejemplo entre otros gobiernos” (Armando Alonso Piñeiro: Historia de la Guerra de Malvinas, Ed. Planeta, Buenos Aires, 1992, p. 51). Sobre las capacidades militares de los beligerantes el Brigadier Julian Thompson expresó (Comandante de los Royal Marines): “Si hubieran esperado un poco es probable que no hubiéramos sido capaces de responder del modo en que lo hicimos”. “Diario Times de Inglaterra, 10/6/82: “Fuertes bajas pueden retrasar el ataque a Puerto Stanley (…) tal es la magnitud del desastre, de acuerdo a algunas fuentes”. (OLIVA, Enrique, Malvinas desde Londres, Ciudad Argentina, Buenos Aires-Madrid, 2002, p. 721) Más contundente, decía el Almirante Sandy Woodward (Comandante de la Task Force): “Estallaron menos bombas de las esperadas, casi la mitad, si hubieran explotado nos hubieran derrotado. Si las espoletas de las bombas hubiesen sido correctamente armadas, no me cabe ninguna duda de que hubiésemos perdido. Hubiésemos perdido el doble de buques de guerra, anfibios y mercantes. Considere seriamente la posibilidad de llamar a casa para decir que habíamos perdido. La situación parecía indicar que estábamos fuera de juego, en algún momento hay que pensar en terminar con todo”. Y dos testimonios más que grafican que Malvinas no fue “una aventura militar” (ya lo demostraba el libro inglés “No picnic”, que nuestros desmalvinizadores parecen desconocer): El Almirante Sandy Woodward (Comandante de la Task Force): “El 14 de junio escribí estas palabras en mi diario: <Si los argentinos soplaran sobre nosotros, nos derrumbaríamos>”. Y el Diario Daily Mirror de Inglaterra, 18/6/82: “Sólo a un paso de una pesadilla naval (…) Expertos de defensa van camino a Malvinas para investigar los secretos más guardados de la campaña, porque ahora que la batalla ha terminado se puede revelar que Gran Bretaña estuvo cerca de un desastre militar”. (OLIVA, Enrique, Malvinas desde Londres, Ciudad Argentina, Buenos Aires-Madrid, 2002, p. 812-13). Pruebas de lo difícil que fue para Inglaterra la guerra con Argentina. Y prueba de que las “quinta columnas” siempre son peor que un enemigo que pelea de frente.

Otra vez caemos en los burdos argumentos perimidos de la desmalvinización al calificar “como víctimas directas a los conscriptos combatientes”, versión cercana a la humillante y precursora visión de “los chicos de la guerra”. Quienes combatieron en Malvinas no fueron chicos, ni sólo conscriptos, ni pobres víctimas. Fueron hombres, soldados conscriptos, oficiales y suboficiales de  carrera que fueron a defender el suelo patrio. Con este tipo de afirmaciones están violando la ley 24.810 que establece: “Artículo 1º.- Incorpórase como inciso f) del artículo 17 de la Ley 17.671 el siguiente inciso: f) Registrar a solicitud del ciudadano que acredite la calidad de excombatiente de la guerra de Malvinas la Leyenda: “Excombatiente, héroe de la guerra de las Islas Malvinas”.

Creer que la cuestión Malvinas tiene “escasa relación con los grandes problemas políticos, sociales y económicos que nos aquejan”, es desconocer principios esenciales de geopolítica y economía,  entre otras materias. ¿Se desconoce la implicancia de la posesión de Malvinas en manos británicas sobre la proyección antártica? ¿Se ignora que la Antártida es reserva natural de agua, minerales y otros recursos que Inglaterra puede reclamar como propios? ¿No se tiene dimensión de las pérdidas y la depredación que sufre Argentina en su mar territorial por las concesiones pesqueras que hace el Reino Unido en Malvinas? ¿No se tiene idea que las adyacencias de Malvinas están siendo exploradas por sus reservas de hidrocarburos? Finalmente: ¿No se han percatado del paso estratégico bioceánico que dominan las Islas? ¿No es una amenaza para la seguridad continental Argentina la base militar de Inglaterra emplazada en Malvinas?

En lo que parece ser el nudo gordiano de “estos visionarios”, llegamos al núcleo de su pensamiento: la idea de autodeterminación. Y es justamente aquí donde cometen la mayor parte de anacronismos, errores históricos y jurídicos. Lamentamos que un compilado repleto de errores elementales, que bien podría refutar un estudiante de abogacía de primer año, reciba un tratamiento que le mereció la publicación en los principales matutinos del país. Sostienen que “La República Argentina ha sido fundada sobre el principio de autodeterminación de los pueblos y para todos los hombres del mundo. Como país cuyos antecedentes incluyen la conquista española, nuestra propia construcción como nación es tan imposible de desligar de episodios de ocupación colonial como la de Malvinas”. Si bien este disparate no merecería contestación (y menos mal que se encuentra entre los firmantes del documento el Sr. Romero, benemérito erudito en materia historiográfica) no resistimos la tentación de refutar.

No existe la autodeterminación de los kelpers, porque la misma rige para aquellos pueblos nativos que son ocupados o dominados por una potencia extranjera. Y primeramente -anoticiamos a “nuestros” intelectuales-: los kelpers son ciudadanos británicos desde 1983, año en el que Margaret Tatcher les otorgó plena ciudadanía. Por eso debe negociarse con Inglaterra porque la población de las islas no son un estado, al contrario, son parte del Reino Unido. Pero más aún. Si los kelpers no fueran británicos y pretendieran ser reconocidos como pueblo, esta pretensión sería imposible por representar ellos una población implantada por la fuerza en 1833, por una potencia colonial, en detrimento de la soberanía argentina y su población que habitaba legalmente las islas. Por último, equiparar la situación de Argentina (en aquellos tiempos Virreinato del Río de la Plata) cuando provincia –no colonia- española, con la  de los kelpers es grotesco. Nos explicaremos. El concepto de “autodeterminación de los pueblos” aparece en el Derecho Internacional a partir de la creación de las Naciones Unidas (ONU) el 26 de junio de 1945. Por eso constituye un disparate jurídico y un anacronismo histórico decir que Argentina fue fundada sobre este principio. El proceso político que dio origen a nuestro país fue el siguiente. Habiendo caducado el Gobierno Soberano de España al ser tomado Fernando VII prisionero de Napoleón, habiéndose disuelto la Junta de Sevilla y sin haber sido designado un Regente, el poder quedaba vacante y se revertía sobre el pueblo de Buenos Aires que podía en estas especiales condiciones darse un gobierno. Se trataba de la conocida “doctrina suareciana de reversión del poder”. Dicho proceso, que llamaremos con precisión, de emancipación, tuvo lugar durante la semana de mayo, consagrándose el día 25. A esa emancipación hubo que trabajarla para que recién 6 años después, en 1816, se diera un paso más en la formación política de nuestra Patria, con la declaración de independencia. Nada de esto tiene que ver con la autodeterminación.

Es necesario, para afianzar el ser nacional, combatir la literatura lacrimógena de la desmalvinización que tenía su punta de lanza ya en 1983 en el ideólogo Alain Rouquié que señalaba: “Quienes no quieren que las Fuerzas Armadas vuelvan al poder, tienen que dedicarse a desmalvinizar (…) Porque para los militares Malvinas serán siempre la oportunidad de recordar su existencia (…) y harán saber que ellos tuvieron una función evidente y manifiesta que es la defensa de la soberanía nacional”. Contra esta versión, decían los veteranos de guerra en el Encuentro organizado el día 6 y 7 de diciembre de 2005 por la Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas y la Comisión de Veteranos de Guerra del Banco Nación, entre otras entidades: “Se pretendió; siguiendo los consejos del politólogo francés Alain Rouquié, reducir la recuperación de Malvinas a una aventura de la dictadura militar, olvidando, que el conflicto viene del fondo de la historia argentina, omitiendo el protagonismo popular y negando nuestra razón y la justicia de nuestro reclamo. Se ocultó a los combatientes y se los redujo a “chicos de la guerra”, una minoría sociológica sólo digna de lástima”.

Insistiremos también en el remanido y erróneo (pero no inocentemente) concepto de “invasión”, para calificar la recuperación de las islas por Argentina del 2 de abril de 1982. Se trata de un grueso error jurídico, en lo atinente al Derecho Civil, puntualmente en lo que hace al derecho de propiedad. ¿En qué libro de derecho civil o derecho internacional se contempla el concepto de “invasión” de algo que es propio? Pues siendo las Malvinas parte del territorio nacional, usurpado por la fuerza de un país imperialista y colonialista en 1833; lo que aconteció el 2 de abril de 1982 fue una recuperación, o mejor aún, una restauración de la posesión de las islas de la que Argentina fue privada por Inglaterra.

Para el final, el “broche de oro del cipayismo”. Cambiar la conmemoración del 2 de abril para el 14 de Junio (día de la rendición Argentina) en lo que sería el “dia del arrepentimiento”…Mal puede arrepentirse nuestra Nación de una acción justa, llevada a cabo sin producir daños al enemigo, después de más de 100 años de reclamos desoídos, y que constituye para la justicia Argentina una acto de legítima defensa. Por todo ello rogamos que redoblemos nuestro corazón malvinero que nos nutre de conciencia nacional al recordar a nuestros héroes, y nos señala claramente que Argentina jamás podrá realizarse como Nación mientras una potencia Imperial usurpe parte de su territorio.

* FEDERICO GASTON ADDISI es dirigente justicialista (historiador y escritor), director de Cultura de la Fundación Rucci en CGT, miembro del Instituto de Revisionismo Historico J. M. de Rosas, miembro del Instituto de Filosofía INFIP, diplomado en Antropología Cristiana (FASTA) y diplomado en Relaciones Internaciones (UAI).

fedeaddisi@hotmail.com

@fedeaddisi

 

Compartinos:
mayo 2nd, 2015|Columnas de Opinion|Comentarios desactivados en Respuesta a los argentinos desmalvinizadores

Las primarias son antidemocráticas

Por Federico Gastón Addisi *

La decadencia de los partidos políticos

Addisi, Federico Gastón 1Que el régimen de los partidos políticos está en crisis no hay ninguna duda. Que la representatividad que dicen ostentar –y que la Constitución les otorga- es cada vez más cuestionada es otro dato fáctico de la realidad. Por eso, antes de plantear soluciones transparentes y de fondo, verbigracia: la constitución del Chaco de 1951 en lo que hace a compartir la representación del pueblo para la Cámara de Diputados entre los partidos políticos y las corporaciones y organizaciones libres del pueblo, han preferido importar el sistema de primarias. (más…)

Compartinos:
abril 24th, 2015|Columnas de Opinion|Comentarios desactivados en Las primarias son antidemocráticas

“Transparencia para todos y todas”

Por Cynthia Hotton – Diputada (MC)

Pre-candidata a Diputada Nacional por “Valores para mi país” en el Frente Renovador


 

Hace ya tres años, hemos organizado junto a los Doctores Alejandro Fargosi, Jorge Albertsen, Eduardo Di Marco y Daniel Arroyo un foro para proponer iniciativas concretas contra la corrupción, generando un debate multidimensional que abarque tanto al tema de la impunidad como la ausencia de transparencia en la gestión de gobierno.

La corrupción pública afecta a todas las naciones del mundo, pero con desmesurada intensidad a la Argentina y a su gente.

Una de las causas de la corrupción es la falta de transparencia, que por un lado no permite conocer lo que ocurre dentro del Estado y por el otro facilita y promueve la misma corrupción.

La transparencia se debe mejorar por tres vías, por la participación reformatelamdel ciudadano en las decisiones del gobierno,  por la exigencia de una real motivación de los actos administrativos y  por el fácil acceso a la información o documentación que usa el Estado para tomar sus decisiones de gasto e inversión.

Si la Argentina mantiene la impunidad actual y no actúa eficazmente para bajar su nivel de corrupción, no tendremos ninguna posibilidad de ser un país mejor ni de avanzar en seguridad, en salud pública, en administración de justicia ni en atracción de inversiones. Todos los países, desde Italia a Estados Unidos y desde Finlandia a Uruguay, asumen que la corrupción es un flagelo que debe combatirse con firmeza.

 

La historia reciente de la Argentina es mala en ese aspecto, si pensamos en los numerosos ejemplos de corrupción escandalosamente notoria y conocida por todos menos por las sentencias judiciales, que por la impunidad reinante, tarde, mal o nunca han llegado a castigar a los delincuentes de robar el dinero de todos, dinero que deja de dedicarse a las funciones básicas del Estado y termina en los bolsillos de ciertas bandas de funcionarios y empresarios que actúan asociados.

Pero esa misma historia es aleccionadora si, sufridos los males, aprovechamos nuestro conocimiento del problema para encontrarle soluciones, dejando de lado paradigmas que aunque han sido atractivos, han demostrado que entre nosotros solo sirvieron para permitir, fomentar o proteger la corrupción.

Entendemos que la búsqueda de Transparencia requiere de un enfoque pluridimensional que abarca nuevos conceptos legislativos, reforma judicial, cambios culturales e instalación de nuevos patrones éticos, fortalecimiento de la educación en valores, entre otros.

En51786b9d1b1b2_800x520 relación a la propuesta legislativa, en el año 2011 he presentado siendo Diputada Nacional un proyecto de Ley sobre el Derecho de Acceso a la Información Pública, elaborado por el Dr. Jorge Albertsen, Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Austral. Se presentaron varios proyectos de leyes anti-corrupción en el Congreso, con y sin estado parlamentario. Todos tienen aspectos positivos y es hora de consensuar un texto único en el que además de las sanciones concretas a los culpables y al reconocimiento de igualdad absoluta entre quien entrega y quien recibe una coima, se incluyan otros aspectos que deben ser corregidos para terminar con las razones estructurales que generan corrupción

 

En cuanto a la mirada sobre la reforma judicial, proponemos:

  • Modificar el sistema de derecho público para que el silencio y la inacción de la Administración deje de considerarse denegatoria del pedido del particular y se convierta en aprobatoria. De esa manera se terminará con la corruptela de crear peajes donde, con el fácil artilugio del no-hacer, se cobran coimas multimillonarias.
  • Extender la figura del arrepentido a todo el sistema penal, permitiendo que el fiscal negocie sanciones contra confesiones que permitan apresar a delincuentes mayores. Sin fomentar confesiones a través de arrepentidos, es utópico creer que avanzarán las investigaciones de la mayoría de los delitos y sobre todo, de los más complejos.
  • Reconocer recompensas a quienes permitan recuperar dinero público, aunque hubiesen participado en la maniobra delictiva. Aunque parezca un premio al delincuente, es una alternativa mejor fomentar el arrepentimiento si con él se captura a los mayores responsables y se recupera al menos parte de lo robado.
  • Eliminar trabas burocráticas y simplificar procedimientos administrativos kafkianos, porque bajo su sombra es que se cometen los latrocinios más usuales.
  • Perfeccionar la legislación de acceso a la información, haciendo penalmente responsable a los funcionarios que por acción u omisión, retaceen los datos que deben ser públicos.
  • Reorganizar el cuerpo de investigadores judiciales, enriqueciéndolo en calidad, cantidad y remuneración de sus miembros e incluso permitiendo su complementación con auditores privados, para acelerar y profundizar las investigaciones de delitos que en general, son confusos y complejos: si los particulares pueden acceder a los mejores asesores, el Estado también debe poder hacerlo.
  • Eliminar del tratamiento penal de los delitos de corrupción las restricciones del principio de la tipicidad, para que los vericuetos de la interpretación formalista dejen de ser la salvación de los corruptos.
  • Terminar con el sistema de plazos procesales elásticos, que terminan provocando prescripciones y liberaciones que esconden corrupción o ineficacia investigativa.
  • Aumentar las penas para los culpables del delito de corrupción, eliminando además la alternativa de cumplimiento condicional.
    Incluir en la escuela primaria una enseñanza concreta sobre los efectos negativos que tiene el violar las leyes y el ser corrupto.

Todo puede hacerse y hay muchos ejemplos en el mundo y en Latinoamérica que pueden servirnos de guía.


 

Lo único que no podemos hacer es seguir como hasta ahora.

Compartinos:
abril 17th, 2015|Articulos, Columnas de Opinion, Noticias|0 Comments

La Tradición Sindical Peronista como último ladrillo del verdadero peronismo

Por Federico Gastón Addisi *

El Trasvasamiento Generacional y la Tradición Sindical Peronista

Addisi, Federico GastónVivimos tiempos complicados, dónde los intentos por instaurar un Nuevo Orden Mundial hacen sentir sus consecuencias en forma recurrente sobre la ya debilitada soberanía del Estado-nación. No es de extrañar entonces, que la Argentina tienda a “reproducir” fenómenos extraños a su idiosincrasia, provenientes de los centros de poder mundial y proclives a afianzar el grado de indefensión que sufre nuestro país. (más…)

Compartinos:
abril 17th, 2015|Columnas de Opinion|Comentarios desactivados en La Tradición Sindical Peronista como último ladrillo del verdadero peronismo

Lo que no se dice de los sindicatos: La otra cara de la moneda

Por Federico Gastón Addisi *

Addisi, Federico GastónEs ya una fija de los “mass media” vernáculos y su aparatología comunicacional el hecho de caer encima de los sindicatos. Ya sea para criticarlos, pedir “su democratización” o en busca de la tan vociferada “libertad sindical”. (más…)

Compartinos:
abril 10th, 2015|Columnas de Opinion|Comentarios desactivados en Lo que no se dice de los sindicatos: La otra cara de la moneda

Mónica López: “Mi compañero de fórmula va a ser hombre, ya lo tengo en mente y hablado”

Con vistas a las PASO, la diputada por el Frente Renovador, Mónica López manifestó que ya eligió a la persona que la secundará en las boletas, aunque se reservó la identidad. La precandidata a gobernadora de Buenos Aires reafirmó su desconformidad con la postulación de Francisco De Narváez y lamentó la baja de Darío Giustozzi.

Luego de presentar un proyecto de declaración para beneficiar a los clubes de barrio y sociedades de fomento en Buenos Aires, la diputada por el Frente Renovador, Mónica López, explicó que el objetivo es promover la difusión cultural de forma gratuita para cada entidad social y deportiva.

“Las sociedades de fomento y clubes no son salones de fiesta de gran nivel”, sostuvo en diálogo con La Mañana del País (lunes a viernes de 9 a 12 en Radio El Sol AM 1450), al tiempo que explicó que su propuesta es eximirlos del pago de aranceles por el uso de música durante la realización de eventos en sus sedes.

“Así como hay muchísimos cantantes y actores que están con el Gobierno, deberían tender una mano a los clubes y sociedades de fomento”, afirmó la precandidata a gobernadora de la Provincia.

En otro orden de cosas, la diputada opinó sobre los subsidios otorgados por el Gobierno Nacional para la compra de garrafas: “En vez de subsidiar, deberían haber hecho una inversión en materia energética. Hubo un momento muy importante para realizar esa inversión”. “Un país que quiere crecer invierte en inversión y empleo”, aseveró.

Consultada acerca de las internas en el espacio que conduce Sergio Massa, López reafirmó su disconformidad con la precandidatura de Francisco De Narváez, mientras que lamentó la baja de Darío Giustozzi: “Sería justo una competencia y yo quisiera que Darío no se vaya”.

“Mi compañero de fórmula va a ser hombre, ya lo tengo en mente y hablado”, cerró la diputada del Frente Renovador.

Compartinos:
abril 9th, 2015|CABA, Columnas de Opinion|Comentarios desactivados en Mónica López: “Mi compañero de fórmula va a ser hombre, ya lo tengo en mente y hablado”

HSBC: La Bicameral dió a conocer empresas de las 4000 cuentas y citó a las primeras de la lista

La comisión Bicameral que investiga las 4.040 cuentas que el gobierno de Francia alertó a la AFIP y por la que ya se despachó una causa judicial. En este tercer encuentro, los legisladores recibieron de manos del presidente del cuerpo, Roberto Feletti (FpV-CABA), información que consta en la causa y que Francia envió a la AFIP.

En pos de esta información, se dió a conocer una lista con nombres de empresas que figuran entre las cuentas investigadas y se citó a las primeras: Cablevisión, Central Termica Guemes, Telecom Arg, Herbick, Inst. Massone, Plavenar, Exolgan, Neprosil, Powerco y Taltech Internacional.

Para ampliar este sentido, fue citado el presidente del Banco Central Alejandro Vanoli. La oposición presiona para que tambien se sume informaciónm de otras empresas, y que esta información sea suministradas por UIF.

El resto del listado lo componen empresas como Mastellone Hnos, Multicanal, Loma Negra, Edesur, Havanna y Pampa Holding, entre otros. Por el caso de Loma Negra, el oficialismo convocó al ex diputado Alfonso Prat Gay.

Compartinos:
abril 8th, 2015|CABA, Columnas de Opinion|Comentarios desactivados en HSBC: La Bicameral dió a conocer empresas de las 4000 cuentas y citó a las primeras de la lista

Repudio a la quema de muñecos de Hebe de Bonafini

Por Juliana Di Tullio*

En mi carácter de presidenta del Bloque del Frente para la Victoria de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación, quisiera expresar mi más enérgico repudio, a la quema de una imagen de Hebe de Bonafini, presidente de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, el pasado 24 de marzo, en la ciudad de La Plata.

Las Madres de Plaza de Mayo marcaron el camino de la resistencia, durante la época infame de nuestra historia, y continúan con el legado de sus hijos. Hebe de Bonafini representa la lucha de millones de argentinos, que a la luz de estos hechos “radicalizados”, que invocan metodologías de odio dignas de la cruenta dictadura militar, que creíamos caducas, se sienten pisoteados y traicionados en su lucha por los derechos políticos, sociales y humanos, por los cuales dieron su vida innumerables compañeros/as, hijos/as de nuestra patria.

Estoy convencida que nosotros como argentinos no podemos mirar de costado este hecho de inusitada violencia. ¿Qué les molesta? ¿La política de derechos humanos de nuestro gobierno, en que las madres se ven reflejadas?

Como bien dijo Hebe el 24 de marzo en la Plaza: “…quien puede frenar a la figura de una madre, solamente el sol. A veces ni el sol, tan fuerte de esta plaza en la que hemos marchado durante años nos puede quemar…”

Los pañuelos no se manchan!!

*Diputada nacional (Buenos Aires) – Pte. del bloque de diputados del Frente para la Victoria

Compartinos:
marzo 27th, 2015|CABA, Columnas de Opinion|Comentarios desactivados en Repudio a la quema de muñecos de Hebe de Bonafini

La UCR condena el arresto del Alcalde de Caracas

Por Ernesto Sanz y Lilia Puig de Stubrin*

El arresto del Alcade de Caracas Antonio Ledezma es un nuevo movimiento del gobierno venezolano con la finalidad de fortalecer un régimen que se sustenta en el autoritarismo, el miedo y el cese de libertades esenciales en la vida democrática.

Los populismos latinoamericanos crearon poder político en base a sus relativos éxitos económicos. Con la economía en declive, sólo pueden sostener el autoritarismo con más violencia e intolerancia que por estos días ha entrado en una base extremadamente delicada para la integridad de las instituciones democráticas en Venezuela.

Lo que hoy sufre la democracia de Venezuela debe ser observado con detenimiento y analizado con agudeza. Sostenemos con énfasis que el futuro de nuestra región está ligado, indefectiblemente, al fortalecimiento de sistemas democráticos que hagan de la libertad y la igualdad de oportunidades su norte político.

Ante esta situación, que enciende las alarmas de los partidos políticos y ciudadanos demócratas del mundo, la Unión Cívica Radical condena enérgicamente la represión pública del gobierno de la hermana República Bolivariana de Venezuela.

Los representantes de la Unión Cívica Radical en órganos deliberativos y legislativos de nuestro país impulsarán exhortos al gobierno argentino, para que lleve adelante acciones destinadas a exigir la vigencia de las libertades en Venezuela.

Exigiremos en el Congreso de la Nación que el Poder Ejecutivo Nacional a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, impulse acciones, tanto en Mercosur como Unasur, con el objetivo de lograr la liberación de todos los presos políticos privados del ejercicio de sus derechos en Venezuela.

Al mismo tiempo, reclamamos que se solicite la inmediata intervención del Grupo de Trabajo Sobre Detenciones Arbitrarias de las Naciones Unidas, a fin de denunciar este hecho ilegítimo e inmoral. Recordando las disposiciones de la Declaración Universal de Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos que señalan que “Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado” y que “Todo individuo tiene derecho a la libertad y a la seguridad personal. Nadie podrá ser sometido a detención o prisión arbitrarias. Nadie podrá ser privado de su libertad, salvo por las causas fijadas por ley y con arreglo al procedimiento establecido”.

*Pte del Comite Nacional UCR y Pte de la Convención Nacional UCR, respectivamente.

Compartinos:
febrero 20th, 2015|Columnas de Opinion|0 Comments

Un 8M y un 24M contra el Estado de espías y represores

*Por Jorge Altamira, Partido Obrero

La superposición de múltiples contradicciones (económicas, judiciales, internacionales) le otorga a la crisis desencadenada por la denuncia y la posterior muerte del fiscal Nisman un carácter potencialmente explosivo. Es un campo minado para la campaña electoral. La convocatoria a una movilización callejera por parte de fiscale y jueces es una manifestación de quiebra en el aparato estatal. Anuncia un reforzamiento de la ofensiva que tiene en la mira el enriquecimiento ilícito de la familia presidencial, incluido el lavado de dinero. Los periodistas interpelan a los entrevistados acerca de un acortamiento del mandato de CFK.

Crisis de Estado
La marcha del #18F es singular: los encargados de proveer justicia salen a la calle a exigir la provisión de justicia al Estado al que representan. Entre los pliegues de fiscales y jueces se movilizan políticos que formaron parte hasta hace poco del gobierno, como Massa o Alberto Fernández, o conspiradores profesionales como Mauricio Macri, que inscribió como jefe de la Metropolitana a un encubridor del atentado a la Amia y organizó un servicio de espionaje paralelo. Unos y otros son responsables del proceso político que culminó con una guerra entre servicios y la muerte de un fiscal a cargo del tema más explosivo del país.

Para estos disidentes, o sea ex oficialistas, los K han montado un trabajo de recolonización de todos los servicios de espionaje del país bajo la batuta del jefe del ejército, César Milani. O sea que estamos en presencia de una crisis militar. Argentina se encuentra ante enfrentamientos que superan la capacidad de contención de un proceso electoral.

La cuestión de la ley de inteligencia está ligada a esta crisis. El trámite exprés para su aprobación es inevitable, casi fatal, pues apunta a consagrar la primacía de Milani sobre todos los servicios del Estado. Horacio Verbitsky sugiere que el debate del proyecto tome su tiempo y hasta que pueda servir de puente con la oposición. Es una cortina de humo. El CELS no demoró en aplaudir la designación del militar del Operativo Independencia, para rectificarse con circunspección cuando se revelaron las fechorías del beneficiado.

El trámite exprés es funcional a la creación de un hecho consumado que no resistiría un debate con especialistas. Se ha señalado, con razón, que el principal perjudicado por todo este asunto es el departamento de investigaciones del Ministerio de Seguridad, lo que implica que la ‘hipótesis’ de la lucha contra el narcotráfico pasará al Ejército. Este enroque significa, ni más ni menos, la militarización de las barriadas, como ocurre ya en México y Brasil, que es la línea fundamental del Pentágono norteamericano. El ex presidente Clinton se acaba de ‘disculpar’ ante el mexicano Peña Nieto por haber provocado la crisis descomunal por la que atraviesa ese país, a partir de la estrategia bastarda que im! puso a fines de los ’90. La Gendarmería y el Ejército ya han comenzado su labor en los barrios con el cuento de la acción humanitaria.

“Vamos por más”

La “marcha del silencio” no opera en el vacío. Está acompañada de la clara intención de dinamizar las causas contra la corrupción oficial. Bonadío ha largado nuevas iniciativas. El denunció haber sido amenazado, tiene en sus manos la causa de Hotesur y se transformó en uno de los principales convocantes la marcha. Las apelaciones lograron sacar al subrogante K de la Justicia electoral bonaerense y hasta Clarín logró un fallo que manda la ley de medios al diablo -aunque ha servido para un generoso reparto en beneficio de operadores K. La fronda judicial logró voltear también a los subrogantes que digitó la procuradora general. Ahora tiene que nombrar al reemplazante de Nisman bajo la mirada conspirativa de jueces, fiscales y la Daia.

Macri, Massa, los radicales, Binner, Cobos se han sumado al #18F; no tienen capacidad para convocar por ellos mismos. Pero la dirección electoral de la movilización es hacia los candidatos que se ponen a la derecha del gobierno.

El aparato pejotista de gobernadores e intendentes se ha quedado del lado del gobierno. Es muy tarde para abandonar el barco, salvo que salten todos los diques. Muchos K, sin embargo, sugirieron que el oficialismo se sume a la marcha “destituyente” (como Pampuro, Verbitsky y Brienza). Desde afuera, nadie quiere mover el piso: ocurre que no solamente progresan las negociaciones entre Estados Unidos con Irán en materia nuclear, sino también sobre el conjunto del Medio Oriente y Palestina. Se acaba de informar en forma oficial que los yanquis comparten información militar con Bashar al-Assad. Un eje Irán-espacio bolivariano ha quedado sepultado por la crisis venezolana y por las negociaciones de Obama con Raúl Castro. Los yanquis quieren que CFK se vaya por la puerta de ade! lante; los ajustes de cuentas quedarían para después. Ya tienen bastante con la perspectiva de una salida de Grecia del euro y con el retroceso militar y político que enfrentan en Ucrania. La salida ‘más barata’ para el imperialismo es que se vote en octubre.

Iniciativa

La crítica de izquierda a la movilización derechista, como factor de clarificación, debe servir para arrebatarle la iniciativa. El próximo 8 de marzo, día internacional de la Mujer trabajadora, debe servir para ocupar las calles con reivindicaciones políticas; lo mismo más tarde, el 24 de Marzo, aniversario del golpe genocida. Esas reivindicaciones son la apertura de los archivos (no sólo sobre Amia, sino sobre ladesaparición de Jorge Julio López, los asesinatos del 19 y 20 de diciembre de 2001, de Kosteki y Santillán; la desaparición de personas y otros numerosos delitos contra el pueblo) y la destitución de Milani. El desmantelamiento de los aparatos de espionaje y represión no debe ser confundido con una posibilidad reformista del Estado actual, sino como una reivindicación por el gobierno de los trabajadores.

Compartinos:
febrero 12th, 2015|CABA, Columnas de Opinion|0 Comments

Crisis Institucional Argentina: Necesidad de alcanzar Acuerdos de gobernabilidad

Por Julio Cobos

Argentina vive momentos complejos. La muerte del fiscal Nisman ha sido el detonante de una situación de larga data, marcada por la intolerancia y la incapacidad de autocrítica del oficialismo. Todos somos en mayor o menor medida responsable de esto y todos debemos asumir la responsabilidad de resolverlo.

Esta crisis institucional es difícil de mensurar tanto en sus alcances como en sus consecuencias. Quizá el aspecto más relevante sea el marcado deterioro institucional que atravesamos, producto de una forma de gestionar el poder, incapaz de distender tensiones y necesitado de conflicto permanente. Todo esto, en un contexto de finalización de mandato de un gobierno con un alto desgaste, con la presidenta de la Nación absolutamente desorientada que equivoca una y otra vez, tanto desde lo simbólico como desde lo práctico.

El modo de hacer política del kirchnerismo –con la confrontación como única herramienta disponible- ha llevado a una degradación institucional inusitada y que extiende sus brazos a distintos ámbitos: destrucción del sistema de estadística en general y el INDEC en particular, vaciamiento y destrucción de los organismos de control, intromisión en organismos de la Justicia, división en el sindicalismo, fractura en el mismo partido de gobierno, incapacidad absoluta para llegar a acuerdos parlamentarios, entre otros ejemplos.

En octubre de este año esto debemos revertirlo sí o sí. Vamos a recuperar la normalidad y salir del contexto en el que nos ha metido la presidenta. Para esto otra institución de carácter constitucional, debe reasumir su rol e importancia: los partidos políticos, encargados de llevar a cabo políticas que den previsibilidad y tranquilidad a la sociedad.

El reclamo generalizado a toda la dirigencia política es “únanse”, porque con criterio, la sociedad percibe que este desafío necesita del aporte de todos, sin mezquindades. Esto es así, más allá de las diferentes posturas de cada uno de los actores políticos. Ahora, juntarse para qué, cómo, con qué fin. Unirse para ganar no es unirse para gobernar y es aquí dónde no debemos poner el carro delante de los caballos. La ciudadanía necesita saber qué leyes derogaremos, cuáles no, cómo vamos a recuperar las instituciones, la seguridad, cómo vamos a ir a una inflación de un dígito, cómo reconvertiremos la matriz energética y el fortalecimiento de los organismos de control, entre otros.

El verdadero desafío no es solo ganar una elección sino fundamentalmente llevar adelante un gobierno que reencauce el rumbo. Por eso insisto en la necesidad de establecer políticas de estado consensuadas con todos los sectores políticos y sociales, para que se cumplan más allá de quién sea el que reciba el mandato popular para ser gobierno.

Los acuerdos de gobernabilidad deben ser condición indispensable y previa a la discusión de una conformación de acuerdos electorales, porque de lo que se trata es de acordar con las líneas generales de un futuro gobierno y no de la sumatoria de votos que una coalición genera. Entiendo la gravedad de la situación y la necesidad de encontrar soluciones en forma conjunta. Espero estemos a la altura del desafío.

Compartinos:
febrero 9th, 2015|Columnas de Opinion|0 Comments

Crisis de Estado, crisis electoral

Por Jorge Altarmira, PO

La decisión de Elisa Carrió de abandonar la tienda de Unen y juntarse con Macri, sería en sí misma intrascendente si no fuera porque aparece como una acción encubridora o de distracción frente a la crisis política desatada por las denuncias de Nisman y, luego, su muerte. Viniendo de una ‘denunciadora’ serial, la falta de protagonismo judicial de Carrió, seguida del anuncio electoral, es sospechosa. Nadie salió a criticarla desde el gobierno, precisamente porque es funcional al operativo oficial de sepultar las investigaciones. Los jueces ‘incompetentes’ le han hecho el ‘aguante’ a la maniobra. Como buena ‘republicana’, Carrió archivó sus denuncias de corrupción contra Macri, ni qué decir de los lazos de Macri con la CIA y el Mossad, por intermedio de “Fino” Palacios.
Carrió no aporta votos a Macri y hasta incomoda a su pupilo Lousteau, que aparece ahora como un duplicado del PRO en las elecciones porteñas. Indica, sí, la disposición del macrismo a romper a Unen por todos los medios y lo mismo con la UCR. Macri se anotó la candidatura a vicegobernador con el radical “Pechi” Quiroga, nada menos que en Neuquén, a renglón seguido del apoyo condicionado que recibió del presidente de la UCR, Ernesto Sanz. Carente de proyección nacional, el macrismo no tiene otra vía que cooptar, con los métodos que le son propios, a aspirantes de otros partidos; es también lo que hace Massa. Sanz, sin embargo, dejó flotando el planteo de una interna única Massa-Macri, esto para polarizar la elección con el oficialismo; lo mismo hizo Gustavo Posse -el ‘itinerante’ de San Isid! ro. Es una intención que algunos observadores atribuyen al grupo Clarín. Para el K Verbitsky, si la ‘opo’ no se une, ganaría el Frente para la Victoria en primera vuelta, aunque no menciona que el beneficiado sería Scioli, un visitante frecuente de la ‘corpo’.

La fórmula de la “unidad nacional” viene siendo mentada desde hace mucho, a veces bajo la rúbrica de “políticas de Estado”, pero solamente para después de las elecciones. Una interna única de Macri, Massa más De la Sota o Rodríguez Saá sería improbable. Lo nuevo, sin embargo, es que podría ser precipitada por la crisis abierta por la muerte de Nisman, que todos pretenden diluir por una vía judicial sin salida. La consigna del encubrimiento es defendida hoy más que nunca, esto porque lo contrario tendría efectos explosivos. Para contener una crisis, el gobierno recurre al apoyo financiero de China y a un subsidio financiero gigantesco a los capitales locales, que compran deuda pública a cambio de tasas de interés usurarias con un dólar ‘planchado’. Se va gestando una cris! is de deuda pública fenomenal. Asimismo, el gobierno busca financiamiento internacional, a través de YPF, para lo cual garantiza un precio del petróleo un 40 por ciento superior al internacional.

Un desmembramiento electoral de la UCR afectaría a la candidatura de Julio Cobos y, por elevación, al PS-Unen. Las alquimias electorales no resisten el impacto demoledor de la crisis.

Los entreveros en la ‘opo’ han sido recibidos con discreta satisfacción en el oficialismo, el cual se encuentra en el centro de la crisis de los servicios y del crimen de Estado contra el fiscal. Los fundamentalistas K se agarran de la candidatura de Scioli como un único salvavidas. El gobernador bonaerense atravesó todas las combinaciones políticas desde los ’90; ahora es un candidato de los norteamericanos, a quienes prometió impulsar sus inversiones por 220.000 millones de dólares.

En este cuadro, nuestro partido impulsa el inicio de la campaña nacional del Frente de Izquierda y la asimilación, sobre la base de acuerdos programáticos claros, de numerosas fuerzas que se han acercado a nuestras filas frentistas -como ha sido el caso del “Perro” Santillán. La multiplicidad de elecciones locales, en las cuales estamos interviniendo con gran energía, no debe retrasar la movilización de conjunto, a riesgo de relegar a la izquierda a una posición subalterna en la crisis política y su desenlace, y caer en un electoralismo sin principios.

El Partido Obrero desarrolla una campaña de alcance nacional, para profundizar la iniciativa estratégica de la izquierda y los trabajadores, en franca oposición a cualquier forma de inmovilismo. Venimos de la enorme experiencia movilizadora que significó el Congreso del movimiento obrero y la izquierda, que se clausuró con un acto multitudinario de diez mil compañeros.

Compartinos:
febrero 6th, 2015|CABA, Columnas de Opinion|0 Comments

Sobre la degradación institucional

Por Carlos Brown*.

El nivel de degradación institucional en que ha caído la Argentina puede ser observado, a partir de la muerte del fiscal de la Nación Alberto Nisman, en su más cruda dimensión.

Sin entrar en consideraciones sobre la investigación judicial en proceso, ni tampoco en las derivaciones de la denuncia que efectuara pocos días antes en el marco de su investigación sobre el atentado de la AMIA, este hecho de gravedad inusitada desnuda la pauperización de las instituciones de la vida republicana, entre ellas la de la propia investidura presidencial.

La generalizada sospecha en la opinión pública de que será difícil –si no imposible- encontrar la verdad sobre la muerte del fiscal reabre el debate sobre el sistema de toma de decisiones del actual gobierno, en cuya responsabilidad recae la seguridad e integridad de la ciudadanía.

Tampoco ayuda que las más altas autoridades echen a rodar livianamente sus teorías de complots para victimizarse, como ha sucedido durante toda la última década cada vez que se han organizado manifestaciones sectoriales para expresar disidencias; cuando algún dirigente que acompañaba durante una etapa tomaba distancia; en fechas cercanas a elecciones; o cuando la sociedad le reclama explicaciones a su errada o inexistente toma de decisiones económicas, políticas o sociales. A esta altura, constituye una estrategia previsible por lo reiterativa, pero no menos dañina.

De acuerdo con la opinión de algunos politólogos, existe una relación directa entre ver conspiraciones en todos lados y el grado de retroceso de la calidad democrática: es el recurso más fácil de chantaje político al opositor; y como las palabras “complot” y “desestabilización” tienen para cualquier argentino connotaciones vinculadas con actos de fuerza contra el orden institucional y el sistema democrático, su uso discursivo provoca conmoción, inestabilidad e incertidumbre en la población.

Estamos siendo observados con perplejidad por el mundo entero. Y nuevamente por hechos que nos provocan un enorme dolor y desamparo. Semejante desasosiego sobre nuestro presente y nuestro futuro sólo puede ser remedado con más y mejor democracia; y no menos, como hemos visto estos últimos días.

*Diputado nacional – Presidente del Movimiento Productivo Argentino.

Compartinos:
febrero 6th, 2015|Columnas de Opinion|0 Comments

El documento del CELS acerca del proyecto para reformar la ley de Intelgincia

El Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) participó en el plenario de las comisiones del Senado que aborda el proyecto para modificar la ley de Inteligencia. Desde el organismo de Derechos Humanos solicitaron que el debate se tome con mayor “prudencia” y exhortaron a la oposición a que “no deserte” a la reunión conjunta.

El Centro que preside Horacio Verbitsky manifestó ante las comisiones de Asuntos Constitucionales y Justicia de la cámara alta sus propuestas para nutrir el debate de una ley clave para la institucionalidad argentina. Solicitaron mayor transparencia en el manejo de fondos y de la información. Además, pidieron diferenciar explícitamente en el articulado la inteligencia nacional de la inteligencia criminal.

Descargue el documento: CELS Observaciones al proyecto de reforma AFI

Compartinos:
febrero 4th, 2015|CABA, Columnas de Opinion, Noticias|0 Comments

Utilidades del cañamo

Por Santiago Budeguer

Que la planta de cáñamo, Cannabis sativa, pueda ser usada como un superalimento sorprende a algunas personas. El gobierno y los medios ampliamente restringieron el conocimiento del cáñamo a las únicas variedades de marihuana. Debido a su contenido de delta-9-tetrahydrocannabinol (THC) una la substancia pscicoactiva presente en las hojas y flores, la marihuana fue prohibida y se convirtió en ilegal en la mayoría de los países occidentales donde es catalogada como “droga”.
El cáñamo industrial es cultivado para explotar la fibra, las semillas, y/o aceite, mientras que las variedades de marihuana buscan aprovechar su contenido de THC. El cáñamo tiene un nivel típico de THC de entre 0,5 y 1% en sus flores. La marihuana tiene un nivel de THC de entre 3 y 20% en sus flores. Debido al bajo contenido de THC en el cáñamo se necesitarían una docena de porros fumados en 15 minutos para sentir un efecto suave. No hay garganta ni pulmones que aguanten.

Semilla de Cáñamo y sus Hojas

El aceite de las semillas de cáñamo tiene el mas alto porcentaje de ácidos grasos esenciales (AGE), mas que cualquier otra semilla en el planeta. Las semillas de cáñamo contienen rastros de más de 20 minerales. Naturalmente brotan en la planta de cáñamo en la estación de crecimiento (durante el otoño, en el hemisferio norte) disminuyendo el acido fítico y aumentando las enzimas, que hace que la semilla sea aun mas digerible. El perfil del acido graso esencial y la proteína de la semilla de cáñamo nos brinda una alternativa saludable para reemplazar el pescado, que gradualmente se esta tornando cada vez mas riesgoso de comer debido a la contaminación con mercurio y PBC.
Las hojas de cáñamo también son comestibles. Contienen un alto porcentaje de sílice, que es útil en la construcción de huesos fuertes y una hermosa piel, pelo y uñas. La hoja de cáñamo es rica en fibras. Un lado de la hoja es suave y el otro áspero. Esto hace que al comer la hoja los lados se alternen mientras pasan por el tracto digestivo depurando y limpiando suavemente los intestinos.
El te de hojas secas de cáñamo tiene un sabor fenomenal y también propiedades antimicrobianas.
Higiene Personal y Cuidados del Cuerpo con Cáñamo

Gracias a su nutritivo aceite, el cáñamo esta en auge en la industria de la higiene personal encontrándose en jabones, shampoos, lociones, bálsamos para labios, aceites para baño, lubricantes personales y mas.

Textiles de Cáñamo (Ropas y Telas)

La planta de cáñamo esta hecha de las fibras naturales mas fuertes del planeta. El cáñamo fue la primera planta cultivada para producción textil.Una hectárea de cáñamo produce más textiles que dos hectáreas de algodón. Y aun el cáñamo es cuatro veces más abrigado que el algodón, cuatro veces más absorbente y tres veces más resistente a la tracción que el algodón.
El cáñamo también es un cultivo mucho mas seguro para crecer que el algodón. El algodón normalmente es rociado con pesticidas químicos siete veces en cada estación, causando todo tipo de problemas medioambientales desastrosos incluyendo contaminación de las napas de agua subterráneas y enfermedades en humanos, plantas vecinas, animales e insectos.En los Estados Unidos el algodón ocupa el 1% de la superficie cultivable pero utiliza el 50% de todos los pesticidas. Hasta el 38% de los pesticidas encontrados en la ropa de algodón pueden ser absorbidos en el cuerpo cuando uno transpira en ellos.
La fibra textil de cáñamo es mas fuerte, mas durable, mas aislante, mas resistente al moho y a los hongos y mas fácil de producir que las fibras textiles hechas a partir del algodón. La ropa hecha con al menos la mitad de fibra de cáñamo provee protección a la sobre exposición de los rayos solares UV.

Papel de Cáñamo

Hasta 1883 más del 75% del papel mundial era hecho con fibra de cáñamo. El cáñamo puede producir de tres a ocho toneladas de fibra seca por acre (menos de media hectárea), cuatro veces mas de lo que puede producir un bosque promedio. El cáñamo puede reemplazar la fibra de madera, salvando nuestros bosques de la destrucción.

La mayoría de los árboles tarda casi veinte años para crecer ─ el cáñamo cuatro meses. El papel hecho de cáñamo dura por siglos comparado con los veinticinco a ochenta años que dura el papel hecho de pulpa de madera. Plantar cáñamo no sólo reduce la deforestación sino que también mejora el suelo en el que es plantado. Cultivando cáñamo podemos salvar los bosques que nos proveen de: agua fresca, hábitatsde vida salvaje, oportunidades recreativas, oxígeno, absorben carbono (reduciendo la contaminación atmosférica), y belleza natural.
El bajo contenido de lignina del cáñamo reduce la necesidad de ácidos en la fabricación de pulpa y su color cremoso se presta para el uso del ecológico peróxido de hidrógeno como blanqueador, en vez de los blanqueadores de cloro peligrosos para el medio ambiente. El papel de cáñamo resiste la descomposición mejor que cualquier otro material natural. El papel de cáñamo puede reciclarse diez veces mientras que el papel de madera sólo dos. Se ha encontrado papel de cáñamo de mas de 1500 años de antigüedad.

Plásticos de Cáñamo

El cáñamo, medioambientalmente amigable, puede reemplazar casi todos los productos hechos con petroquímicos tóxicos. La semilla de cáñamo puede usarse para fabricar productos plásticos biodegradables, celofán, plástico reciclado con cáñamo para productos de molde, resinas, pinturas, barnices, tintas, solventes, lubricantes, masillas y revestimientos sólo para nombrar unos pocos ejemplos. Más de dos millones de autos actualmente en uso en Estados Unidos tienen partes compuestas de cáñamo para puertas, tableros, techos y otras partes producidas de cáñamo cultivado fuera de los Estados Unidos.

Materiales para la Construcción de Cáñamo

La base del tallo del cáñamo se utiliza para construir paneles de fibra, aislamientos, tapices, substitutos de la fibra de vidrio, bloques de cemento, concreto, estuco y morteros. Los tableros compuestos FMD (fibra de mediana densidad), materiales para la construcción de cáñamo, testeados por el Laboratorio de Ingeniería y Materiales de Madera de la Universidad Estatal de Washington probaron ser dos veces y media más fuerte que los de madera FMD. También los tableros de cáñamo son tres veces más elásticos que los de madera. Otra ventaja es que el agua no penetra en los tableros de cáñamo FMD.

Combustible de Cáñamo

El motor de diesel original estaba diseñado para funcionar con acietes de plantas como el de semillas de cáñamo. Cualquier motor diesel aun puede funcionar con aceite de cáñamo o biodiesel refinado hecho a base de aceite de cáñamo.
El cáñamo es también la fuente perfecta para la nafta de etanol. Produce más biomasa que cualquier otra planta ── veinte toneladas por hectárea en aproximadamente cuatro meses. De acuerdo con elDepartamento de Energía de los Estados Unidos, el cáñamo, como productor de biomasa para combustible, es el producto de cáñamo que menos especialización requiere en su crecimiento y procesamiento. El desarrollo de biocombustibles puede en realidad eliminar nuestro consumo de combustibles fósiles y energía nuclear.
Cuando se quema el biocombustible de cáñamo, el dióxido de carbono liberado coincide con el dióxido de carbono que la planta utiliza durante su vida, creando un circuito cerrado que atenúa los efectos de la polución atmosférica.

Salvando al Planeta con Cáñamo

Debido a la multiplicidad de usos, el cáñamo es legendario entre los individuos protectores del medio ambiente y los emprendimientos y negocios que respetan la ecología del planeta. La Unión de Científicos Concientes estableció que el 80% de los problemas ecológicos actuales son causados por cuatro actividades humanas:
1. Conducir autos y camiones livianos.
2. Producción de carnes y aves de corral.
3. Agricultura no orgánica.
4. Construcción de hogares y su mantenimiento.

Incorporando el cáñamo en el proceso de fabricación y diseño, se reduce o elimina el daño ecológico en cualquiera de estas categorías. Todos los productos hechos únicamente de cáñamo son biodegradables, compostables y reciclables.

Incorporando el cáñamo en el proceso de fabricación y diseño, se reduce o elimina el daño ecológico en cualquiera de estas categorías. Todos los productos hechos únicamente de cáñamo son biodegradables, compostables y reciclables

Cañamo en el mundo

La mayoría de los países industrializados tienen al cáñamo como un cultivo estratégico dentro de su producción primaria.
El cáñamo se cultiva actualmente en los siguientes países: Australia, Austria, Canadá, Chile, China, Finlandia, Francia, Alemania, Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, Hungría, India, Japón, Holanda, Nueva Zelandia, Polonia, Rumania, Rusia, Eslovenia, Suiza. También producen cáñamo industrial hemp: Egipto, Corea, Portugal, Tailandia, Nepal y Ucrania.

Cañamo en Argentina

Se cultivaron unas 300 mil hectáreas en la provincia de Buenos Aires en rotación con la fibra de lino.
Hoy se encuentra totalmente prohibido.

¿Por qué es importante retomar la producción?

1. Le daría sustentabilidad a la producción primaria argentina ya que por su devolución de nutrientes resulta esencial incluirlo en cualquier esquema de rotación de cultivos.
2. Países como Chile y Uruguay lo permiten. Las extensiones de tierra de Argentina hacen pensar en la posibilidad de hacer productos de valor agregado y exportar al mundo.
3. Le daría un nuevo impulso a la agro industria. Habria que rediseñar maquinaria agrícola, procesadores de fibra, extractores de aceite.
4. Después de sembrar cáñamo los rendimientos de cultivos como trigo y papa aumentan un 10% por la mejora de la estructura física del suelo por su gran desarrollo radicular.
5. No requiere de insumos químicos por lo que podría ser un cultivo para desarrollar cerca de las areas urbanas.

 

 

 

 

Compartinos:
febrero 3rd, 2015|Columnas de Opinion|0 Comments
Load More Posts