Luego de las elecciones legislativas, el Poder Legislativo comenzó su renovación y uno de los espacios que se suman a la Cámara baja es el Partido Obrero. Desde NCN entrevistamos Pablo López, el diputado que representará a la izquierda salteña a nivel nacional a partir del 10 diciembre.

Su propuesta principal partió del diagnóstico de que la crisis económica de Argentina la están pagando los trabajadores mediante la inflación y devaluación de la moneda. A su vez se plantó en la vereda de enfrente al Gobierno nacional e indicó que la intención del oficialismo es salir adelante basándose en el esfuerzo de esa clase. En ese sentido, López argumentó que las elecciones del 27 de octubre instalaron el mandato de “evitar que esta crisis la paguen los trabajadores”.

Lopez se consolido en el segundo puesto con casi el 20 por ciento de los votos (118.829 sufragios) consolidando su espacio como una de las fuerzas principales en su provincia y en concordancia con los resultados a nivel nacional del Frente de Izquierda y de los Trabajadores.

[divider]

NCN: La elección del domingo fue histórica y nos permite imaginar el comienzo de una construcción política diferente. ¿Cuál debe ser el rol de la izquierda en el Congreso?

Lopez: Está claro que hemos recibido un mandato, que era el que habíamos buscado también. La gente ha dado un mensaje de que no quiere pagar nuevamente una crisis con ajuste, con devaluaciones, con tarifazos. Que es lo que nosotros habíamos desarrollado y explicado a lo largo de la campaña. En el caso nuestro ha sido muy clara la votación para que nosotros vayamos al Congreso a evitar que sean los trabajadores los que paguen la crisis.

NCN: Un aspecto remarcado en el debate previo a las elecciones, y muy presente en el periodismo, es la concurrencia de los legisladores electos al Congreso. Se cuestiona que un legislador no tenga asistencia perfecta, sin embargo dar o no cuórum es una herramienta estratégica. ¿Cuál es su postura respecto a la concurrencia a las sesiones?

López: Eso va a depender de cada caso en particular y de las posibilidades en las que no dar cuórum permitiría frenar alguna ley que ataque los intereses del pueblo, de los trabajadores. Obviamente, sea como fuere, el bloque del Frente de Izquierda va a tomar posición respecto a esos problemas y, si lo amerita por la importancia que tiene, hasta se movilizará a favor o en contra de determinada iniciativa y el cuórum también puede ser un elemento más para combatir alguna ley como podría haber sido el Blanqueo de Capitales o alguna otra que perjudique los intereses particulares. No habría ningún impedimento en que el Frente de Izquierda utilice esta herramienta de no dar cuórum. Nosotros, en la Legislatura salteña, lo hemos hecho. En la medida de ver que nuestra ausencia en la sesión podría frenar alguna ley que implicaba un negociado como el presupuesto público no hemos dado cuórum.

NCN: Desconociendo que es una herramienta legítima de la discusión parlamentaria

López: De hecho, nosotros hemos criticado que Olmedo garantizó el cuórum para la ley de Blanqueo de Capitales y para el Presupuesto 2014. Él tenía la oportunidad de frenar la iniciativa con su ausencia. Después uno puede decidir que si, finalmente la sesión se lleva adelante, bajar y manifestar su posición.

NCN: Partiendo de la premisa de que la oposición es heterogénea y no se la puede aglutinar en un único bloque, que habrá discidencias y similitudes con otras fuerzas, ¿con qué otros espacios imagina que podrá coincidir el bloque de Izquierda para lograr el consenso necesario e impulsar sus propuestas?

López: En realidad creo que nuestras iniciativas no van a prosperar por el consenso con otros bloques sino por conquistar a la población. Por ejemplo, el proyecto para que se elimine el Impuesto a las ganancias sobre el salario, tenemos que ir a todos los lugares de trabajo y conquistar a esos trabajadores para que se movilicen y hacer una campaña para defender ese proyecto. Vamos a apoyarnos en la movilización popular.

NCN: Su campaña se basó en darle al trabajador una salida alternativa a la crisis, ¿cuál es su diagnóstico de la crisis? ¿Qué repercusiones puede traerle a la Argentina?

López: Ya hay evidencias de que se va a un procesos devaluatorio, en las provincias hay congelamiento salarial, salarios que no aumentan al compás de la inflación que tienen que ver con eso, con que se usan los recursos del Estado para seguir pagando la deuda externa. Los recursos del banco Central, de la Anses que implican que no se pague el 82 por ciento móvil, no se paguen las jubilaciones. Tenemos una nueva crisis de deuda a pesar de lo que dice el Gobierno. Tenemos un nuevo canje con los fondos buitres. Ellos quieren que todo eso sea pagado por los trabajadores. Nosotros vamos, justamente, al Congreso con el mandato para evitar de que esta crisis la paguen los trabajadores y colocar el ahorro de los argentinos al servicio de resolver los problemas de la población.

NCN: Más allá de la legitimidad de las estadísticas y de las concepciones de las interpretaciones de si se creció o no, desde 2003 hubo una mejoría, sin embargo a partir de 2008, cuando comenzó a sentirse el comienzo del pago de la deuda, los guarismos de crecimiento se vieron definitivamente acotados o neutralizados. ¿Cuál es la postura de su bloque respecto al pago de la deuda externa? ¿El pago de la deuda influyó en este estancamiento?

López: Indudablemente sí. El tema es que el pago de la deuda se hizo a costas de la Ansés. Ellos, por ejemplo, estatizaron las AFJP para garantizar esos recursos no por los beneficios sino para garantizarse el uso de la caja para seguir pagando la deuda externa. Llenaron la Ansés de títulos que cada vez están perdiendo más valor. Por eso nosotros decimos que incluso el Estado debería pagar la deuda que tiene con el Ansés y con el Banco Central.

NCN: Es que pagar la deuda externa no implica, bajo ningún punto de vista, resolver la deuda interna con los jubilados, los trabajadores y un montón de personas que están sufriendo este éxodo de capitales hacia el extranjero.

López: Al contrario, se está profundizando el ajuste a partir de eso. Después el crecimiento de la economía, entre comillas, se hizo sobre la base de una enorme precarización laboral. Después no hubo, a pesar de que pudo haber existido un crecimiento, un cambio: seguimos con un déficit habitacional enorme, déficit energético en función de que el petróleo sigue en manos de los grandes monopolios. No hubo un desarrollo en infraestructura importante.

NCN: Usted representará a una provincia que tiene en la minería es un recurso estratégico. ¿Cuál es el posicionamiento del Partido Obrero frente a este tema?

López: Nosotros, en primer punto, cuestionamos la orientación social de la minería. O sea si la explotación minera en Salta y en todo el país está en función de los intereses de los grandes monopolios. En Salta, por ejemplo, las empresas mineras apenas dejan el uno por ciento del total de exportaciones que producen anualmente.

NCN: En el mejor de los casos, como en el petróleo, apenas superan la barrera del 10 por ciento.

López: sí, el petróleo está más o menos en el mismo sentido. En Salta se acaban de prorrogar contratos por 10 años más. En el caso del petróleo tenemos una crisis. Las empresas han dejado de invertir, hubo 600 despidos en los últimos tres años. Se habla de que va a cerrar la refinería de Campo Durán. Las mismas empresas que están en Salta, están montando una refinería del otro lado de la frontera en Bolivia y nos van a vender el gas ya refinado a un valor internacional. Entonces uno de nuestros planteos es, justamente, la recuperación del recurso hidrocarburífero para impulsar un proceso de industrialización que saque al norte de Salta del atraso histórico que tiene.
El norte de Salta es noticia por la desocupación, la desnutrición, cuando en realidad cuenta con un recurso que permitiría un proceso de industrialización y de desarrollo muy importante.

NCN: Amparándose en que es un recurso provincial, tanto el Ejecutivo como el Legislativo nacional no intentan regularlo, y cuando intentaron legislarlo se encontraron con un veto presidencial. ¿Qué se puede hacer desde el Congreso Nacional al respecto?

López: Nosotros planteamos la nacionalización bajo el control de los trabajadores. Veremos después qué forma parlamentaria puede tomar este proyecto. Nosotros en Salta hemos denunciado todas estas prórrogas de contratos, que además se hacen sin consulta legislativa, es un decreto del Gobierno. Hemos objetado y votado en contra del fondo de reparación histórica que propuso el gobierno salteño sobre la base de endeudar a la provincia entregando como garantía de esta deuda las regalías hidrocarburíferas. Ya lo había hecho Romero en su momento, lo repitió Urtubey. Eso sí se discutió en la Legislatura y nosotros nos opusimos.
Nuestra bancada tiene que ser un instrumento de la lucha por la nacionalización y recuperación de estos recursos.

NCN: Su propuesta de controlar las estatizaciones por trabajadores es sustancialmente distinta a la que eligió el Gobierno nacional. Claro ejemplo es la gestión de Galluccio en YPF…

López: Porque no toda nacionalización implica que va a estar ese recurso al servicio de la población. De hecho no fue una nacionalización tampoco lo de YPF, pero quedó demostrado que era una re privatización hoy en manos de Chevron con el acuerdo completamente escandaloso…

NCN: Además de las cláusulas que se conocieron la semana pasada.

Lopez: Demuestra el nivel de entrega. Lo que señalás es el aspecto clave: Bajo control de los trabajadores. Este Estado cualquier nacionalización que hace es en función rescatar a los capitalistas. Y de hecho, hasta cierto punto es lo que está haciendo con todas las nacionalizaciones.

NCN: Uno de los puntos centrales de la política que viene es el acceso a la vivienda. ¿Qué iniciativas se pueden plantear para mejorar el acceso a las viviendas?

López: Lo que hemos planteado, en términos generales, es que debe haber una reserva en todas las ciudades y en todos los pueblos de por lo menos un 40 por ciento de la tierra urbana para viviendas populares.

NCN: Tiene la contra de que existe un gran nivel de especulación respecto al valor del terreno.

López: El problema es el siguiente, para garantizar el derecho a la vivienda hay que atacar la especulación inmobiliaria. Hoy es un fenómeno prácticamente común a todo el país. Hay una gran especulación inmobliaria en las ciudades. En Salta tenemos un desarrollo de edificios de altura que se están haciendo en principio con plata de la soja y eso encarece la tierra, quita lugares para un desarrollo urbano en función de los intereses de la población.
En primer lugar nuestra propuesta es atacar la especulación inmobiliaria y después sobre la base de impuestos extraordinarios al gran capital construir un fondo que permita el desarrollo de viviendas.

NCN: Usted fue el impulsor de la ley que impide la privatización de las hipotecas del Instituto Provincial de Viviendas de Salta…

López: Hicimos un proyecto que en el primer punto planteaba que el Estado provincial no puede entregar las hipotecas del Instituto Provincial de Viviendas, que quedan en manos del Estado hasta que la gente termina de pagar la totalidad de las cuotas. El proyecto contemplaba muchas cuestiones más.

Sobre la base de una movilización y asambleas en distintas localidades logramos que aceptaran aprobar solo ese primer punto. Romero vetó la ley con el argumento de que él debía tener las facultades de utilizar las hipotecas de las viviendas como un recurso financiero para obtener créditos: canjear las viviendas de la gente por un crédito al Banco Macro, principalmente que es el agente financiero de la provincia. Finalmente, sobre la base de la movilización derrotamos el veto de Romero y hoy es la ley provincial 7245.

NCN: Ahí se ve claramente el procedimiento que señalabas de lograr consenso popular desde la bancada de izquierda.

López: Estaba yo solo en ese momento, era uno contra 59 diputados y sobre la base de una gran movilización se juntaron miles de firmas, hicimos reuniones y asambleas en toda la provincial y nos tuvimos que movilizar primero para que lo aprueben y después para derrotar el veto de Romero.

NCN: ¿Cómo ve la situación que atraviesa Liliana Olivero, del FIT, en Córdoba al haberse cumplido 30 años de democracia?

López: Es un escándalo el fraude que están haciendo. Nos han informado compañeros de Córdoba que el fraude no se dio simplemente el mismo día de la votación como suele ocurrir, que te roban o rompen los votos o los telegramas no reflejan el verdadero resultado, sino que ya de entrada en muchos lugares llegaban con las urnas las boletas de las elecciones primarias. Se tuvo que logran que hubiera una resolución que reconozca estos votos, pero no todos los presidentes de mesa aceptaban, o los mismos fiscales indicaban que no se puede reconocer como válido un voto de las primarias. Es decir, ya había un fraude, en principio, preparado de antemano.

Hay todo un proceso de movilización para impedir ese fraude y que el Frente de Izquierda obtenga la banca que le corresponde en Córdoba.

NCN: ¿Usted cree que se podrá revertir el escrutinio provisorio?

López: Ya hay una resolución de la Justicia que considera válidos esos votos. El tema ahora es ver la discusión política y que se abran las urnas que están en conflicto para verificar cuál ha sido el verdadero resultado porque en muchos casos no coincide el telegrama del correo con los resultados que tienen los fiscales.
Además, hasta prácticamente escrutado el 95 por ciento de las mesas, el Frente de Izquierda obtenía la banca de diputados. En el cinco por ciento restante se invierte todo y ya no la tiene. Es llamativo: generalmente las tendencias no cambian en el cinco por ciento.

NCN: Por último, ¿qué opinión le merece el fallo de ayer de la CSJN en el que declaró constitucionalidad la totalidad de la Ley de Servicios Audiovisuales?

López: En primer lugar, esto no terminaría de resolver los conflictos del Gobierno con Clarín. Probablemente haya nuevas instancias, nuevas situaciones. Después, la Corte ha dicho entre otras cosas, que si la desinversión afecta los intereses económicos de las empresas para mantenerlos pueden despedir trabajadores, pueden aumentar las tarifas. Eso de ninguna manera contribuye a la democratización de la palabra como supuestamente impulsa el Gobierno nacional a través de esta ley. Nosotros hemos denunciado que en realidad lo que plantea la ley es cambiar un monopolio por otro, el de Clarín por el del Gobierno.

 

Compartinos: