Como prometió su titular -Juan Manuel Olmos- en mayo, el Consejo de la Magistratura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires elevó a la Legislatura porteña el proyecto de ley de juicio por jurados, como establece la Constitución local.
El 12 de mayo, luego del simulacro de juicio por jurados en el Teatro San Martín auspiciado por el Consejo, Olmos adelantó que trabajaba para presentar en la Legislatura una norma para la inclusión de los porteños en los juicios.
En Capital Federal se aplicarían para delitos que tengan una “pena mínima en abstracto de ocho o más años de pena privativa de libertad”, según explica el expediente.
“El jurado deliberará sobre la prueba, se pronuncia en relación al hecho o hechos sometidos a su deliberación y delito o delitos que debe responder el acusado”, menciona el proyecto.
Los miembros del jurado, para que hagan su función, serán instruidos sobre el derecho sustantivo aplicable por juez del juicio acerca de la calificación jurídica principal y delitos menores incluidos en ella.
Para ser jurado es necesario ser argentino, con dos años de ejercicio de ciudadanía para quienes sean “naturalizados”, y tener entre 18 y 75 años. También, es indispensable tener domicilio conocido y residencia inmediata no inferior a cuatro años en la Ciudad.
Acerca de la voluntad o no del porteño para formar parte de este tribunal, la iniciativa es contundente: “Ningún ciudadano puede negarse a desempeñarla salvo algún impedimento o motivo legítimo de excusación”.
“La función del miembro del jurado es una carga pública y ningún ciudadano puede negarse a desempeñarla”, se fundamenta.
El jurado estará integrado por doce miembros titulares y dos suplentes elegidos por sorteo.
Este sistema ya rige en la provincia de Buenos Aires, donde ya se realizó el primer sorteo, desde el 12 de septiembre de 2013, cuando el Senado bonaerense sancionó a esta iniciativa del gobierno de Daniel Scioli.

Compartinos: