Diputados: se aprobó el matrimonio gay

2010-05-04 15:30
  • Tamaño de texto AchicarAgrandar
  • ImprimirImprimir
  • EnviarEnviar
  • FavoritosAgregar a favoritos

Ante la euforia de una nutrida barra que acompaíƒÂ±íƒÂ³ las 12 horas que duríƒÂ³ el debate en general y que terminíƒÂ³ celebrando el resultado coreando la palabra "igualdad", pasadas las 2 la CíƒÂ¡mara Baja aprobíƒÂ³ en general y en particular el dictamen de mayoríƒÂ­a por 125 a 109 y 6 abstenciones.

La diputada de Nuevo Encuentro Vilma Ibarra destacó, en la apertura del debate, la necesidad de reconocer el derecho que tienen personas del mismo sexo a vivir como cualquier familia, tradicionalmente constituida y no ser discriminados. Otros despachos, pero en minoría, muestran coincidencias en apoyar la unión civil, pero hacen hincapié en la inconveniencia de considerarlo matrimonio, denominación reservada -según las ponencias- a las familias tradicionales, tal como son consideradas en la sociedad argentina.

Libertad para votar. Una vez conseguido el quórum de mano del oficialismo se comenzaron a delinear las posiciones de los distintos oradores, sucede que la “libertad de conciencia” les permite a los legisladores votar de forma independiente con respecto a la postura mayoritaria de sus bloques.

El caso más resonante de la tarde vino de la mano de Felipe Solá, quien admitió que, junto a otros seis diputados, votarán a favor del matrimonio homosexual, a diferencia del resto de su bancada que mantiene una postura contraria. De hecho, titubeó al explicar su posición: “No sé si llamarlo homofobia”, calificó.

“La palabra matrimonio -que en su origen significa “función de madre”- les devuelve el derecho pleno a esta minoría -declaró Solá-. Este es un tema que está maduro en la sociedad. Debemos equiparar las diferencias “naturales” con las leyes”. En tanto, criticó a los sectores creyentes, al considerar que “no entiendo cómo están en contra de la igualdad de derechos”. Y culminó: “El amor no es propiedad de los heterosexuales. A mí nadie me va a decir que si una pareja homosexual tiene amor un niño no tiene las condiciones para criarse”.

Con la presencia de agrupaciones de homosexuales en las gradas, el discurso de Solá fue ovacionado. En cambio, desde los palcos que ocupan los representantes de sectores eclesiásticos, reinó el silencio.

Para el Pro, “matrimonio es papá y mamá”. Gladys González, diputada del bloque macrista, defendió su proyecto de enlace civil que tiene dictamen de minoría y se mostró, como el presidente de su bloque, Federico Pinedo, en contra del matrimonio entre homosexuales.

“El matrimonio es la unión entre el hombre y la mujer, así concebido está en la Constitución, y su capacidad es la de transmitir vida”, postuló González. “Circunscribir el matrimonio al hombre y la mujer no es discriminar, no estamos diciendo que es distinto a las uniones homosexuales, estamos diciendo que las características natural y distintiva es reconocer nuestra característica humana de procrear”, manifestó la legisladora en el recinto.

“Se está utilizando la lucha del matrimonio con una lucha política. No me parece justo tener que modificarlo porque hoy se puede legislar para ambas realidades, sin modificar el matrimonio”, justificó en relación a la situación heterosexual y homosexual.

Asimismo, declaró que el Congreso se debe el debate sobre la adopción, “respecto lo que es bueno para los chicos”. “Hay una actitud de empecinamiento, que se tienen los votos pero no el consenso social”, criticó González.

De esta forma, consideró que si el proyecto de mayoría consigue la media sanción, se “obligara” a los jueces para decidir sobre el futuro de los chicos adoptados. “Estaríamos frente a una discriminación, si ese juez decidiese que el chico debe crecer en el seno de una familia con mamá y papá”, agregó.

Igualmente se manifestó Marcelo López Arias del peronismo: “Lo conveniente es crear una institución nueva para los homosexuales, no porque haya ningún tipo de discriminación, sino porque creemos que es el mejor modo de acompañar el reconocimiento de los derechos para los homosexuales”. Y concluyó: “Soy enemigo de todo tipo de discriminación en la adopción, pero se debe privilegiar el interés superior del niño”.

 
Hotton, otra voz de la unión civil. Una de las mayores detractoras del proyecto de matrimonio homosexual fue la diputada Cynthia Hotton, de Valores de mi País. Desde el principio de su discurso, denunció las “presiones” sobre los sectores que representa. Incluso, mencionó que recibió una “amenaza de muerte” –al igual que la presidenta de la comisión de Familia, Claudia Rucci- motivo por el cual debió pedir seguridad. “Los que nos oponemos hemos sentido un rechazo, se merecía un debate más largo, pero hubo presión de ciertos sectores”. 

 
“No podemos tener la responsabilidad de modificar el Código Civil sin un debate serio. El pueblo también quiere participar de este debate”, manifestaba la diputada, cuando desde el estrado de las agrupaciones homosexuales exclamaron “¡Me quiero casar!”.

 
En sintonía con su discurso, mencionó una gran cantidad de países – Cuba, Brasil, Chile- que aún no han legislado sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo. “El día de mañana van a pedir casarse de a tres o entre hermanos”, ironizó, tras arrojar sus dardos contra la diputada Gil Lozano. “No se si estamos preparados para votar”, concluyó Hotton.


Comentarios

  • Abal Medina destaca el crecimiento que "habla de un modelo de desarrollo en pleno NCN | 2012-05-30 16:47:27
    Aborto seguro: movimientos sociales realizaron una intervención en el ObeliscoNCN | 2012-05-29 10:33:37
    YPF: Diputados sesionan sobre su intervenciónNCN | 2012-05-24 12:01:13

Hotel Savoy