La diputada del bloque que responde a Martín Lousteau, Natalia Fidel, expuso las observaciones del espacio respecto a la votación del presupuesto porteño.

«Nos abstuvimos porque no compartimos las prioridades del gasto, pero somos conscientes de que el presupuesto es una herramienta clave para la gobernabilidad», expresó la diputada Fidel.

Natalia Fidel (SUMA+) fue la encargada de expresar las objeciones del espacio respecto del Presupuesto General de Gastos y Cálculo de Recursos de la Administración del Gobierno de la Ciudad para 2018. «Se trata de un Presupuesto que, sigue sin asignar correctamente las prioridades en materia de políticas públicas y que contempla proyecciones de resultado fiscal poco realistas», indicó.

«En los últimos años tanto Educación como Salud no fueron prioritarias a la hora de elaborar los presupuestos. Concretamente, Educación y Salud crecieron en términos reales a un ritmo que es de apenas 1/3 del registrado por el Gasto Total entre 2007 y 2017 (34% más para en educación y 39% más salud contra 105% más de crecimiento del gasto total), a la vez que también disminuyeron su participación en el total», explicó la legisladora ante el recinto.

«Para peor, observamos que para 2018 habrá una caída del 2,5% en términos reales por finalidad para esas áreas, aún cuando la Ministra Acuña dijo en esta Casa que el presupuesto de su cartera iba a aumentar un 23% en términos reales desde 2017», continuó Fidel. «Siendo claros en el manejo de los datos presupuestarios, vemos que el Presupuesto 2018 proyecta un gasto de $ 41.000 millones para la función Educación, lo que implica un crecimiento nominal del 13% respecto de los $ 36.300 millones en 2017. Y dado que el Presupuesto 2018 contempla una inflación promedio del 16%, esto significa que el gasto de la función Educación registrará una caída del 2,6% en términos reales.»

En esa misma línea, indicó que: «Otra cuestión que debemos destacar es que 9 años de crecimiento exponencial del endeudamiento no son gratuitos. El Presupuesto 2018 prevé un aumento del 56% en el pago de Intereses, rubro que pasará a representar el 4,5% del total del Presupuesto, cuando en 2008 representaba apenas el 1%».

«Desde nuestro punto de vista, el presupuesto es la más clara radiografía de las prioridades de un gobierno y por eso no podemos dejar de marcar que las prioridades que consideramos que se deben perseguir para construir una ciudad moderna y de iguales deberían estar reflejadas en la Ley de Leyes.» concluyó.

Compartinos: