El Congreso cerró el primer semestre del año con una modesta cantidad de tratamientos en los recintos de las Cámaras. En total, 10 sesiones en los primeros seis meses del año, 5 en cada uno de los cuerpos, el menor registro para la primera mitad de un año desde el regreso de la democracia.

Los años electorales siempre tienen un ritmo propio, más cuando son elecciones presidenciales, pero en los primeros meses de los años electorales es en donde se definen las alianzas políticas y las listas de candidatos con las que cada fuerza va a disputar distintos espacios de poder. Es una constante que la baja en la actividad legislativa se registre en ese particular periodo.

Desde la vuelta de las vacaciones de invierno, con las elecciones primarias en medio, el Congreso no ha tenido sesiones en ninguna de sus Cámaras. Si bien Diputados tenía previsto un borrador que incluía al 21 de agosto como fecha probable para una reunión en el recinto, el resultado electoral dinamitó los planes.

Mario Negri

El presidente del interbloque Cambiemos, Mario Negri, aseguró a NCN que en la reunión interna de bloque se «observó un orden de prioridades en torno a lo que viene de mucha ubicación». Sobre el funcionamiento del parlamento, afirmó que «el Congreso no puede estar exento de lo que pasa en el contexto» pero «si hay algún tema con consenso amplio» se podría solicitar su tratamiento.

«No hay temas ni orden de prioridades, estamos a 60 dias de la elección general, siempre en un proceso electoral se frena», sostuvo el cordobés y agregó: «En medio, hay elecciones provinciales importantes y eso también complica los tiempos». 

«No puedo arriesgar que haya sesiones o no, si hay algún tema importante que motive los consensos estamos dispuestos a sesionar», reiteró Negri.

El 15 de septiembre debería ingresar por Diputados el proyecto de Presupuest0 2020, el último de la gestión Cambiemos, eso podría sacar del letargo al aplacado Congreso. Sin embargo, suele suceder que los años de recambio de gestión, los presupuestos terminan votándose en sesiones extraordinarias de diciembre luego de consumado el traspaso de mando, más teniendo en cuenta la ausencia de mayorías automáticas en ambas Cámaras.

El Congreso comenzó lento el año y continua esa tendencia, con el impulso que traía por la crisis del 2018 cuando el oficialismo decidió no exponerse a sanción de leyes «inconvenientes», sin extraordinarias y con pocas sesiones, el primer semestre marca lo que puede llegar a ser el peor año desde 1983 en cantidad de leyes sancionadas.

Compartinos: