La Justicia jujeña absolvió a Milagro Sala en la causa conocida como «La balacera de Azopardo», en la que estaba acusada de contratar sicarios para matar a un hombre en 2007 en Jujuy. La líder de la Tupac Amaru sigue en prisión preventiva, con domiciliaria, por otras dos causas.

Los jueces aplicaron el principio de «in dubio pro reo», es decir por benficio de la duda, y dispusieron la liberación de Sala en lo que se refiere a la causa, aunque continuará detenida por otras investigaciones judiciales.

«Es una pequeña luz de esperanza de que se está haciendo justicia ante la persecución política que están sufriendo muchos compañeros nuestros. No lo esperaba, me sorprende muchísimo», dijo la dirigente al término de la audiencia.

En tanto, sigue su curso la megacausa que trata de develar el supuesto desvío de $1.200 millones destinados a la construcción de viviendas sociales, por una denuncia del actual Gobierno provincial realizada en febrero de 2016, la cual también mantiene imputados a funcionarios nacionales y provinciales y a Sala, entre otros.

Compartinos: