En la tarde de hoy, viernes 17 de mayo, en un acto conmemorativo por el Día de la Armada que tuvo lugar en la Legislatura Porteña, el ministro de Defensa Oscar Aguad generó polémica entre los familiares de los submarinistas del ARA San Juan y los legisladores que forman parte de la Bicameral encargada de la investigación del hundimiento del submarino.

Durante su alocución, Aguad no sólo no profundizó sobre las instancias en las que se encuentra la documentación que detalla aspectos fundamentales para determinar las causas del hundimiento sino que, además, arrojó responsabilidades sobre los 44 muertos que aún permanecen en el fondo del mar. Para el ministro, el mismo «tuvo menos que ver con un deterioro del submarino y más con una falta de transmisión intergeneracional de la experiencia adquirida».

A esto agregó que, según él, más que una falla técnica (que fue la teoría que sostuvieron durante todo este tiempo desde el gobierno nacional), se debió a la «falta de adiestramiento y renovación de capacidades», ya que «la flota de submarinos estuvo cinco años sin navegar y esto no es gratis. Todas estas desgracias que hemos tenido, de la cuales seremos todos responsables, forma parte de los accidentes y de las cuestiones que tienen que ver por ejemplo con el ARA San Juan». Además, agregó que «las Fuerzas Armadas han tenido largos períodos sin adiestramiento, sin capacitación».

Estas declaraciones no sólo cayeron mal a los familiares de los tripulantes que estaban allí presentes y que llevan adelante, algunos de ellos, una investigación en paralelo desde el comienzo de la búsqueda del submarino y con apoyo de distintas fuentes nacionales e internacionales que colaboraron con datos para determinar las causas del hundimiento, sino también a los miembros de la Comisión Bicameral, que desde un comienzo declaró que los 44 submarinistas «eran los mejores» y los más preparados para las tareas que llevaban a cabo, lo que se contradice fuertemente con los dichos del ministro de la jornada de hoy.

Según la voz del oficialismo, la tragedia ahora habría sido responsabilidad de los fallecidos en pleno ejercicio de sus funciones, aunque todas las pruebas que hasta ahora se han recolectado indican que hubo agentes externos pero que, a pesar de abundar en detalles, no están siendo tenidas en cuenta ya que la investigación no ha avanzado más allá de los dichos y desdichos del propio gobierno en las palabras de su vocero.

Compartinos: