Alerta de Alexander Dugin: riesgo de una Tercera Guerra Mundial

Por Alexander Dugin

En los últimos días se ha producido un cambio significativo en el equilibrio de poder en Ucrania. Esto debe entenderse en su totalidad.

Los contraataques de Kiev fueron, en general, infructuosos en la región de Jersón, pero, por desgracia, eficaces en la región de Járkov. La situación en Járkov y la retirada forzada de las fuerzas aliadas es el punto de inflexión. Dejando a un lado los efectos psicológicos y los legítimos sentimientos de los patriotas, hay que dejar constancia de que en toda la historia de la OMS [Operación Militar Especial] hemos llegado a un punto de no retorno.

Todo el mundo recomienda ahora medidas extraordinarias para revertir la situación, y algunas de estas sugerencias son bastante racionales. No pretendemos ser originales, sino simplemente intentar resumir los puntos y recomendaciones más importantes y situarlos en el contexto geopolítico mundial.

Tercera Guerra Mundial

Estamos al borde de la Tercera Guerra Mundial, que Occidente está impulsando compulsivamente. Y esto ya no es un temor o una expectativa, es un hecho. Rusia está en guerra con el Occidente colectivo, con la OTAN y sus aliados (aunque no con todos: Turquía y Grecia tienen su propia posición y algunos países europeos, principalmente pero no sólo Francia e Italia, no quieren participar activamente en una guerra con Rusia). Sin embargo, la amenaza de una tercera guerra mundial está cada vez más cerca.

Que se llegue al uso de armas nucleares es una cuestión abierta. Pero la probabilidad de un Armagedón nuclear crece día a día. Está bastante claro, y muchos comandantes militares estadounidenses (como el ex comandante estadounidense en Europa Ben Hodges) lo declaran abiertamente, que Occidente ni siquiera se conformará con nuestra retirada completa del territorio de la antigua Ucrania, acabaremos en nuestro propio suelo, insistiendo en la “rendición incondicional” (Jens Stoltenberg), la “desimperialización” (Ben Hodges), el desmembramiento de Rusia.

En 1991, Occidente se contentó con el colapso de la URSS y nuestra rendición ideológica, principalmente aceptando la ideología liberal occidental, el sistema político y la economía bajo el liderazgo occidental. Hoy, la línea roja para Occidente es la existencia de una Rusia soberana, incluso dentro de las fronteras de la Federación Rusa.

El contraataque de las FAU [Fuerzas Armadas de Ucrania] en la región de Járkov es un ataque directo de Occidente a Rusia. Todo el mundo sabe que esta ofensiva fue organizada, preparada y equipada por el mando militar de Estados Unidos y de la OTAN y tuvo lugar bajo su supervisión directa. No se trata sólo de la utilización de material militar de la OTAN, sino también de la participación directa de la inteligencia aeroespacial, los mercenarios y los instructores occidentales. A los ojos de Occidente, este es el principio de “nuestro fin”. Una vez que hayamos debilitado la defensa de los territorios bajo nuestro control en la región de Járkov, podremos seguir siendo derrotados. Esto no es un pequeño éxito de la contraofensiva de Kiev, sino el primer éxito tangible del Drang nach Osten de las fuerzas de la OTAN.

Por supuesto, se puede intentar atribuir esto a “dificultades técnicas” temporales y posponer el análisis de fondo de la situación para más adelante. Pero esto sólo retrasaría la realización de los hechos consumados y, por tanto, sólo nos deprimiría y desmoralizaría.

Por lo tanto, vale la pena admitir fríamente que Occidente nos ha declarado la guerra y ya la está librando. No hemos elegido esta guerra, no la hemos querido. Incluso en 1941, no queríamos la guerra con la Alemania nazi y nos negamos a creer en ella hasta el final. Pero en la situación actual, cuando la guerra se libra contra nosotros de facto, esto no es decisivo. Lo único que importa ahora es ganarla defendiendo el derecho de Rusia a existir.

El fin de la OMS

La OMS como operación limitada para liberar el Donbass y algunos territorios de Novorossia ha llegado a su fin. Ha degenerado gradualmente en una guerra en toda regla con Occidente, en la que, de hecho, el propio régimen terrorista nazi de Kiev solo desempeña un papel instrumental. El intento de asediarlo y liberar algunos territorios ucranianos controlados por los nazis en Novorossia, manteniendo el equilibrio geopolítico existente en el mundo como una operación técnica, ha fracasado, y pretender que simplemente continuemos la OMS –en algún lugar de la periferia de la atención pública– es simplemente inútil.

Más allá de nuestra voluntad, ahora estamos en guerra y esto afecta a todos los ciudadanos rusos: cada uno de nosotros está en el punto de mira del enemigo, el terrorista, el francotirador, el DRG.

Dicho esto, la situación es tal que, teniendo en cuenta todas las cosas, es imposible devolver todo a sus condiciones iniciales – antes del 24 de febrero de 2022. Lo que ha ocurrido es irreversible y no debemos temer ninguna concesión o compromiso por nuestra parte. El enemigo sólo aceptará nuestra total rendición, sumisión, desmembramiento y ocupación. Así que simplemente no tenemos otra opción.

El fin de la OMS significa la necesidad de una profunda transformación de todo el sistema político y social de la Rusia moderna –poner al país en pie de guerra– en la política, la economía, la cultura y la esfera informativa. La OMS puede seguir siendo un contenido importante, pero no el único, de la vida social rusa. La guerra con Occidente lo somete todo.

El frente ideológico

Rusia se encuentra en un estado de guerra ideológica. Los valores defendidos por el Occidente globalista – LGBT, legalización de la perversión, drogas, fusión del hombre y la máquina, mezcla total a través de la migración incontrolada, etc., están inextricablemente ligados a su frente ideológico, y están inextricablemente ligados a su hegemonía político-militar y a su sistema unipolar. El liberalismo occidental y el dominio político-militar y económico mundial de EEUU y la OTAN son la misma cosa. Es absurdo luchar contra Occidente y aceptar (aunque sea parcialmente) sus valores, en nombre de los cuales está librando una guerra contra nosotros, una guerra de aniquilación.

Una ideología propia no sólo nos sería “útil” hoy; si no la tenemos, perderemos. Occidente seguirá atacándonos tanto desde fuera, con nazis ucranianos armados y entrenados, como desde dentro, con la siempre liberal quinta columna que corrompe hábilmente las mentes y las almas de las generaciones más jóvenes. Sin una ideología propia, que defina claramente quién es amigo y quién es enemigo, nos encontraríamos en una situación casi impotente.

La ideología debe ser declarada inmediatamente y su esencia debe ser un rechazo total y directo a la ideología occidental, al globalismo y al liberalismo totalitario, con todas sus subespecies instrumentales – incluyendo el neonazismo, el racismo y el extremismo.

Movilización

La movilización es inevitable. La guerra afecta a todos y a todo, pero la movilización no significa el envío forzoso de reclutas al frente, esto se puede evitar, por ejemplo, formando un movimiento de voluntarios de pleno derecho, con las prestaciones necesarias y el apoyo del Estado.

Debemos centrarnos en los veteranos y en el apoyo especial a los guerreros de Novorossia. En Rusia hay algunos, y en el extranjero también hay partidarios. No debemos tener reparo en formar interbrigadas antinazis y antiglobalización con gente honesta del Este y del Oeste.

Sobre todo, no debemos subestimar a los rusos. Somos una nación de héroes. Con un gran coste, ante terribles enemigos a los que hemos derrotado no una ni dos veces en nuestra gloriosa historia. También esta vez saldremos victoriosos, aunque sea en la guerra contra Occidente, y esta vez será una guerra popular. Ganamos las guerras populares, guerras en las que el pueblo gigante ha despertado para luchar.

La movilización implica un cambio completo de la política de información. Deben ser abolidas las normas de tiempo de paz (que son esencialmente la copia ciega de los programas occidentales y las estrategias de entretenimiento que no hacen más que corromper a la sociedad). La televisión y los medios de comunicación en general deben convertirse en instrumentos de movilización patriótica en tiempos de guerra. Todos los esfuerzos en el frente, y también en el frente interno. Ya ha empezado poco a poco, pero por ahora sólo afecta a una pequeña parte de los canales. Pero debería estar en todas partes.

La cultura, la información, la educación, la ilustración, la política, la esfera social: todo debe funcionar unánimemente para la guerra, es decir, para la victoria.

Economía

Todo Estado soberano puede emitir toda la moneda nacional que necesite. Si es verdaderamente soberano. La guerra con Occidente hace que no tenga sentido seguir jugando a la economía según sus propias reglas. Una economía de guerra sólo puede ser soberana. La victoria debe emplearse tanto como sea necesario. Sólo es necesario asegurar que la cuestión se concentre en un circuito especial con fines estratégicos. La corrupción en tales circunstancias debería equipararse a un crimen de guerra.

La guerra y la comodidad son incompatibles. La comodidad como objetivo, como punto de referencia en la vida, debe ser abandonada; sólo las naciones preparadas para las dificultades son capaces de ganar verdaderas guerras.

En estas situaciones siempre hay una nueva raza de economistas cuyo objetivo es salvar el Estado, especialmente éste. Los dogmas, las escuelas, los métodos y los enfoques son secundarios.

Podemos llamar a tal economía como una economía de movilización o simplemente una economía de guerra.

Nuestros aliados

En toda guerra, el papel de los aliados es extremadamente importante. Hoy Rusia no tiene tantos, pero existen. En primer lugar, se trata de los países que rechazan el orden liberal unipolar occidental. Son los partidarios del multipolarismo, como China, Irán, Corea del Norte, Serbia, Siria, la República Centroafricana, Malí, pero también, en cierta medida, India, Turquía, algunos países islámicos, africanos y latinoamericanos (especialmente Cuba, Nicaragua y Venezuela).

Para hacerles frente, hay que movilizar todos los recursos disponibles, no sólo la diplomacia profesional, sino también la popular, y para ello se necesita de nuevo la ideología. Debemos convencer a nuestros aliados de que hemos decidido romper de forma irreversible con el globalismo y la hegemonía occidental y que estamos dispuestos a llegar hasta el final en la construcción de un mundo multipolar. En este sentido, debemos ser coherentes y decididos. El tiempo de las medias tintas y los compromisos se ha acabado. La guerra de Occidente contra Rusia está dividiendo a la humanidad en diferentes lados de las barricadas.

Factor espiritual

En el centro de la confrontación global que ha comenzado está el aspecto espiritual, religioso. Rusia está en guerra con una civilización antirreligiosa que lucha contra Dios y derriba los fundamentos mismos de los valores espirituales y morales: Dios, la Iglesia, la familia, el género, el hombre. Con todas las diferencias entre la ortodoxia, el islam tradicional, el judaísmo, el hinduismo o el budismo, todas las religiones y las culturas construidas sobre ellas reconocen la verdad divina, la alta dignidad espiritual y moral del hombre, honrando las tradiciones y las instituciones: el Estado, la familia, la comunidad. El Occidente moderno ha abolido todo esto, sustituyéndolo por la realidad virtual, el individualismo extremo, la destrucción del género, la vigilancia universal, una “cultura de la abolición” totalitaria, una sociedad de la posverdad.

En Ucrania florecen el satanismo abierto y el racismo descarado, y Occidente sólo los apoya. Nos enfrentamos a lo que los ancianos ortodoxos llaman la “civilización del Anticristo”. El papel de Rusia es, por tanto, el de unir a los creyentes de diferentes confesiones en esta batalla decisiva.

No debes esperar a que el enemigo mundial destruya tu casa, mate a tu marido, hijo o hija… En algún momento será demasiado tarde. Dios no quiera que vivamos para ver ese momento. La ofensiva del enemigo en la región de Járkov es sólo eso: el comienzo de una verdadera guerra de Occidente contra nosotros.

Occidente demuestra su intención de iniciar una guerra de aniquilación contra nosotros: la tercera guerra mundial. Debemos reunir todo nuestro más profundo potencial nacional para repeler este ataque. Con todos los medios: el pensamiento, la fuerza militar, la economía, la cultura, el arte, la movilización interna de todas las estructuras estatales y de cada uno de nosotros.