La historia de las naciones se construye entre todos, entre los pueblos que las conforman, progresivamente y tiene como objetivo cohesionar las realidades individuales de esos pueblos en torno a valores, hechos, personas y cosmovisiones. A partir de ahí, de ese pasado compartido es que vamos construyendo nuestra identidad. Muchas veces esta historia está marcada por hechos tan importantes y trascendentes que quedan grabados en el imaginario colectivo para siempre.

Estoy convencido de que la llegada de Raúl Alfonsín a la historia política argentina, fue como un hito fundacional de la nueva política y, a partir de su muerte el 31 de marzo de 2009, como dice esa frase que tanto conocemos, vimos nacer un mito nacional. Es así como empezó a construirse la historia de la nueva Argentina. Ya no quiero recordar de dónde veníamos cuando asume como Presidente, lo sabemos y acabamos de conmemorarlo este último 24 de marzo. No, hoy quiero recordar a ese hombre político que conocí, que elegí como líder y que gracias a su fuerza, a su lucha, a su credibilidad recuperó para todo el pueblo argentino: la república, las instituciones. Todo ello en un marco de igualdad y libertad. Devolver a los argentinos la Democracia perdida, devolvernos a los jóvenes las ganas de participar activamente en política desde la línea interna que funda Alfonsín: el Movimiento de Renovación y Cambio a fines de 1972 y que nos representaba como militancia joven, con ansias de luchar por nuestros ideales, desde un lugar más protagónico.

Todo eso lo consiguió Raúl Alfonsín. Cómo no seguir sus ideas si representan lo que nosotros queremos para nuestro país! No podemos hablar de justicia social, de defensa irrestricta de los derechos humanos, de libertad de expresión, de educación pública, de defensa de la soberanía nacional en el mundo sin hablar de Raúl Alfonsín. Lo escuchamos tantas veces en esos discursos encendidos, hablando de libertad, de ética, de «democracia para los tiempos» que se nos grabó a fuego su pensamiento y su accionar.

Nos dejó como consigna, también, no pelearnos entre hermanos porque eso nos debilita y tendremos que seguir luchando para eso, será una asignatura pendiente todavía que tenemos los argentinos… Porque podemos pensar distinto pero para eso están las urnas, ahí se da la pelea. Cuánto legado, cuántas banderas que nos dejó y que trataremos de seguir fortaleciendo, como el respeto a las instituciones, el respeto a los tres poderes del estado. Tantas frases que quisiera repetir, aquí, para que juntos recordemos a este gran hombre que se convirtió para todos, en el Padre de la democracia! Por eso hoy, rindamos este homenaje, con sentimiento y pasión para no claudicar jamás!

Esta democracia que supimos conseguir de su mano, es la única forma de gobierno que aceptamos, la vamos a seguir consolidando día a día, con grandes luchas si es necesario, pero sabiendo que es la única forma de vida que quiere el pueblo argentino. Gracias Dr. Raúl Alfonsín! Ud. no se murió nunca, vive en el corazón de cada argentino para siempre!

*PRESIDENTE DE LA CONVENCIÓN PROVINCIAL DE LA UCR.-

Compartinos: