Los comicios electorales en Nequén terminaron sin sorpresas, era de esperarse el triunfo de Omar Gutierrez (39,84%) del Movimiento Popular Neuquino (MPN) que se impuso sobre la grieta del macrismo y kirchnerismo. Ahora, con “la marea en calma”, rebrotan los errores (imperdonables) del peronismo/kirchnerismo, que sin duda, protagonizaron una derrota que hasta sirvió de burla para la embajada estadounidense. Además, no sólo perdió el candidato del diputado Darío Martínez (FPV), sino que también perdieron las encuestadoras que se equivocaron en todos sus pronósticos. Mientras tanto, Mauricio Macri observa de lejos los errores que posiblemente, lo acercan cada vez más a su tan anhelada reelección.

_____________________________

Las votaciones celebradas el fin de semana en Neuquén inauguraron lo que será un largo y polémico año electoral. Omar Gutiérrez resultó el ganador con el 39,84% de los votos en los comicios provinciales, resultados que siguen consagrando al Movimiento Popular Neuquino, (MPN) que tiene en su haber más de 50 años de Gobierno.

Los perdedores fueron muchos, en primer lugar el candidato de la Casa Rosada y Cambiemos, Horacio “Pechi” Quiroga, quien sacó el 15,17% y quedó tercero en la contienda electoral.

Ramón Rioseco de Unidad Ciudadana, que iba en formula con el diputado nacional Darío Martínez, recolectó el 26,07% de los votos y sin duda fue uno de los grandes perdedores en la contienda provincial. Incluso, insólitamente, hasta la embajada de los Estados Unidos se burló de la derrota y a través de sus redes sociales escribió “perdió Cristina”, en referencia a la derrota del kirchnerismo en Neuquén.

La bronca está desatada en el Instituto Patria de esta provincia, que fantaseó con la idea de destronar a un partido político que lleva décadas mandando. Y es que desde el círculo de Rioseco se mostraban muy confiados de la victoria e incluso, la ex presidente Cristina Fernández se metió en la campaña electoral. Ahora, el candidato del diputado Martínez trata de desligar a CFK del “bochorno” electoral.

Y es que no solo desde el kirchnerismo intentaron instalar la victoria de Rioseco como una probabilidad, sino también las encuestas pre electorales, que daban como favorito al candidato del Frente para la Victoria. Todas se equivocaron. Un ejemplo, la consultora Synopsis, que daba como ganador a Rioseco con 26.1%, seguido de Gutiérrez con 24.6%.

Desde las encuestadoras se defendieron, y alegan que, debido a la derrota temprana del candidato de Cambiemos Horacio “Pechi” Quiroga, dentro de las mismas filas llamaron a votar por Gutiérrez con tal de que no lograra la victoria el candidato K. Razón por la cual, los consultores atribuyen el error de cálculo.

La decepción es tanta dentro de UC en Neuquén, que han tildado de “toxico” a Rionegro y le dan la responsabilidad totalmente individual a él por la derrota, y además, no le perdonan haber “embarrado la cancha” a la senadora Cristina Fernández, que suena como candidata presidencial para darle la batalla a Mauricio Macri en octubre de este año. Otro grupo no es tan radical, y responsabilizan no solo a Rioseco, sino a Oscar Parilli (Director General de la Agencia Federal de Inteligencia) de la derrota neuquina, debido a que “es el encargado de hacer política en la provincia de Neuquén”.

El parlamentario del Mercosur, Ramón Rioseco, aseguró que seguirá volcado al trabajo para mantener el espacio político que integra el Unidad Ciudadana – Frente Neuquino, y por supuesto, despejó de responsabilidad a la figura de CFK, de quien dijo “aportó mucho” para la campaña. “Cristina sumó claramente. La expresidenta mide 41 puntos en Neuquén”, sentenció.

“Estamos muy conformes con el trabajo de unidad que realizamos con el Peronismo. Vamos a seguir profundizando esa unidad y a convocar a más sectores para que se genere mayoría para la provincia, las intendencias y la Argentina”, refirió Rioseco en declaraciones a medios locales.

Y agregó: “A pesar de que andamos mucho, es muy difícil por más que haya un buen candidato a gobernador, si desde abajo no te sostienen”, dejando ver la susceptible interna que generó la derrota.

En ese contexto, Mauricio Macri mira de lejos la interna y errores del peronismo (y los celebra), porque a pesar de que el candidato que tenía el visto bueno de la Rosada salió tercero, la figura de CFK se sigue debilitando y el kirchnerismo no logra recuperar la popularidad y espacios políticos que alguna vez tuvo.

Compartinos: