La Legislatura porteña aprobó por unanimidad la creación de un Sistema de Vigilancia del Desarrollo Infantil para la Detección temprana de condiciones relacionadas con el Trastorno del Espectro Autista (TEA).

La Organización Mundial de la Salud -OMS– considera TEA a un grupo de afecciones caracterizadas por algún grado de alteración del comportamiento social, la comunicación y el lenguaje, y por un repertorio de intereses y actividades restringido, estereotipado y repetitivo.

Las pruebas de pesquisa son aquellas que identifican individuos presuntamente enfermos en una población, en apariencia sana, mediante la aplicación de procedimientos rápidos, sencillos y costo-efectivos. Por definición, no hacen diagnóstico. Los individuos detectados como positivos deben ser sometidos a una evaluación para confirmar o rechazar la sospecha.

Compartinos: