Aprobaron Ley de Evaluación del Sistema Educativo

Con votos de PRO, UNEN y Confianza Pública crearon un Ente descentralizado del Ministerio de Educación que evaluará a docentes y alumnos. Los gremios se oponen.

Esta tarde se sancionó -en una acalorada sesión- por 36 votos positivos y 20 negativos la Ley de la Evaluación Integral del Sistema Educativo girada por el Ejecutivo. Mientras los legisladores aclaraban sus posiciones, sus discursos fueron seguidos atentamente en el recinto por representantes gremiales y docentes que no se privaron de abuchear a varios diputados.

El proyecto enviado el año pasado por el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, incluyó numerosas modificaciones para contar con el apoyo del bloque Unen y Confianza Pública (Graciela Ocaña y Cristina García). Los cambios fueron realizados horas antes de que el expediente se tratara, originando la protesta de bloques opositores que decían no tener el tiempo suficiente para analizar las modificaciones.

Los legisladores del Frente para la Victoria, Partido Obrero, MST, Verde Alameda, Frente Nuevo Encuentro y Frente Progresista Popular se opusieron.

La primera en intervenir fue Victoria Morales Gorleri, presidente de la Comisión de Educación. La diputada del PRO explicó: “la nueva ley es una herramienta para generar proyectos a largo plazo” y dijo “estar convencida de que necesitamos una evaluación del sistema educativo”. Puntualizó que la Unidad será “un ente descentralizado dependiente del Ministerio de Educación. Manejará su propio presupuesto, designará sus funcionarios y rendirá cuentas sólo a la Auditoría de la Ciudad”.

Morales Gorleri aseguró: “la descentralización del ente diseñará las evaluaciones y publicará sus resultados sin importar qué digan las autoridades del Gobierno de turno”. Y dijo que el proyecto sigue el ejemplo de los sistemas educativos de Ecuador, Chile, México y Uruguay, que tienen institutos de evaluación descentralizados.

Desde la oposición, Marcelo Ramal, diputado por el Partido Obrero, señaló: “el Estado desfinancia la educación pública, empuja al derrumbe edilicio, falta de vacantes y caída de los salarios, será “evaluador” y colocará en el banquillo a los docentes”. Y agregó: “el proyecto del PRO liquidará el Estatuto del Docente y golpeará las conquistas laborales de los maestros”. Su discurso fue aplaudido por muchos legisladores.

Aníbal Ibarra, legislador por el Frente Progresista Popular, felicitó sarcásticamente al PRO por el apoyo de Unen. “Dicen que cambiaron ente autárquico por descentralizado cuando es exactamente lo mismo porque tiene personería jurídica y manejará sus fondos a discreción”. El organismo recibirá dinero de empresas privadas y eso definirá sus políticas, aseguró el diputado. Ibarra destacó: “esta nueva ley tiene como eje la disputa de poder con los gremios docentes. Es un gran error aprobar el proyecto sin el consenso de la comunidad educativa porque habrá mucha confrontación”, concluyó.

Asimismo, el jefe del bloque Unen, Maximiliano Ferraro explicó que él y sus compañeros votaban a favor por los cambios que introdujeron en la propuesta del oficialismo. “Incorporamos el artículo 9 que explica que ‘la Unidad evaluará sistemática y periódica el impacto de las políticas educativas del Ministerio de Educación, funcionamiento institucional del sistema educativo, instituciones superiores de formación docente, práctica docente y aprendizajes de alumnos’”.

La diputada por el Frente para la Victoria  Lorena Pokoik manifestó su sorpresa por el apoyo de Unen al PRO, cuando hasta hace una semana Unen se oponía al proyecto de Macri. “Los cambios son puro maquillaje para ocultar la verdadera intención del Ministerio de Educación que es la evaluación externa de los docentes, tercerizar funciones y recibir subvenciones de empresas y organismos internacionales”. Y opinó: “este nuevo ente disciplinará a los docentes como herramienta de control para que el gobierno discipline a los gremios”.

Desde la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), calificaron como  “un mamarracho» a la ley. «No es más que otro ataque a la educación pública bajo el maquillaje de un supuesto interés por la evaluación”, dijeron. Eduardo López, secretario general de UTE, expresó: “al PRO no le interesa en lo más mínimo la evaluación ni la educación, lo que hoy aprueban demostrará pronto su absoluto fracaso en términos educativos como ocurrió con la ley de juntas que a cuatro años de sancionada sigue sin aplicarse o la inscripción on line también destinada al papelón”.

 

Deja una respuesta