Ausentes con aviso

Ayer, lunes a la 18, fue el segundo capítulo de la modernización de la reforma de la justicia que impulsó el Poder Ejecutivo Nacional. La presidenta Cristina Fernandez organizó un acto político en el que presentó, con mayor detalle que en la Asamblea Legislativa 131º, el combo de medidas que buscan democratizar al sistema judicial. La nota la dieron los legisladores opositores que declinaron la invitación.

El primero de marzo, en la sesión inaugural del año legislativo, la jefa de Estado había anunciado un paquete de proyectos de ley que buscan reformar el sistema judicial. Desde ese momento no se habían generado más novedades que las anunciadas por la mandataria, pero tanto legisladores opositores como oficialistas se fueron manifestando a favor o en contra de la denominada ‘democratización’.

Por el lado de la Unión Cívica Radical, diputado José Cano, el jefe de esa bancada, relató que la ausencia de su bloque se debió a que se trataba de un acto en el que “las decisiones ya estaban tomadas y solo para aplaudir, porque con nuestra presencia pensaban que íbamos a convalidar las medidas que no pudimos debatir, a fin de profundizar la independencia de la Justicia».

Manuel Garrido (UCR) manifestó su interés en una reforma: «Estamos perdiendo una oportunidad histórica para mejorar el Poder Judicial en la Argentina. Una reforma judicial hecha a la medida del Poder Ejecutivo es un retroceso para la Justicia».

Los diputados Elisa Carrió y Fernando ‘Pino’ Solanas afirmaron que la intención del oficialismo “es tener los dos tercios del Consejo de la Magistratura para nombrar, acusar y destituir jueces», aunque destacaron la presentación conjunta de proyectos de ley que promuevan mayor eficiencia en la labor judicial, puesto que «la impunidad de la que gozan los funcionarios y empresarios, amigos del poder se encuentra garantizada por la ineficiencia judicial y los agentes corruptos que operan en la Justicia».

Por su parte, el camarista del Frente Peronista Francisco de Narváez se diferenció indicando que «la independencia de la Justicia que quiere la presidente no es la misma convicción que tenemos nosotros. En simultáneo, su compañero de bloque Gustavo Ferrari, después de criticar que se hiciera el acto de ayer cuando no están todavía resueltos los problemas de los damnificados por las inundaciones, manifestó que “una verdadera democratización hubiera sido que se mejore el acceso a la Justicia de la gente antes que proteger al Estado contra las medidas cautelares».

Otro de los ausentes, fue el legislador Alfredo Atanasof (Frente Peronista) quien advirtió que «la modificación para elegir a los miembros del Consejo de la Magistratura obliga a los jueces a hacer campaña política”. Esa contienda electoral fue es un tema importante, debido a que para competir, los miembros del cuerpo, deberán financiar sus campañas seguramente con dinero aportados por terceros. Atanasof clasificó la medida como “inconstitucional».

El jefe de bloque del PRO Federico pinedo declaró que el kirchnerismo pretende “poner jueces adictos para que fallen a su favor. La propuesta del Gobierno viola groseramente la Constitución Nacional». En sintonía, Paula Bertol (PRO) remarcó que las reformas “es un capítulo más del ‘vamos por todo’. Es someter a la Corte Suprema y todo el Poder Judicial para habilitar el camino a la reelección indefinida y a la impunidad que oculte todos los casos de corrupción».

El diputado del Frente Amplio Progresista Roy Cortina disintió con la presidenta y aclaró que “no hay nada que contribuya a agilizar los procesos y favorecer el acceso a la Justicia de los sectores más vulnerables”. Por su parte Omar Duclos (GEN-FAP) manifestó que «la verdadera democratización de la Justicia no pasa por la elección popular de los miembros del Consejo de la Magistratura, sino por un conjunto de acciones tendientes a lograr que todos los ciudadanos, sin ninguna distinción, tengan la posibilidad de acceder al servicio de justicia y obtener sentencias justas y oportunas surgidas de un Poder Judicial independiente y eficaz».

Patricia Bullrich (del monobloque Unión por Todos) remarcó que «el kirchnerismo busca el camino de modelar el Estado en sus tres poderes, cambiar la esencia de un modelo de organización con controles, balances, contrapoderes, para absorber todo el poder en un esquema coercitivo sobre la sociedad y las instituciones que deviene de una autoproclama de representación de la patria».

La diputada Claudia Rucci (Frente Peronista) señaló que en su bloque la decisión de no participar del acto presidencial fue “porque pretenden a partir del título de la democratización de la Justicia, en realidad, controlar a la Justicia y que ese poder que es independiente termine haciendo lo que el Gobierno quiere».

El senador nacional Jaime Linares (FAP) indicó que el combo de medidas «busca disciplinar a la Justicia. Es un gobierno que dice que quiere democratizar la Justicia pero hace lo contrario».

 

Deja una respuesta