El actual Gobernador,  está dispuesto a negociar e intentar un acuerdo  para  avanzar en el tratamiento del proyecto que prevé la suba de los impuestos. La sesión en la Cámara de Diputados será el próximo miércoles.

Luego de la reunión con los intendentes de Juntos por el Cambio, se redujo la tensión y se observó un acercamiento de las posiciones: tanto gestos conciliadores, como diálogos informales ayudaron a acercar posiciones y lograr avanzar en el tratamiento del proyecto que prevé la suba de impuestos en la provincia.

Después  de los desencuentros entre  oficialismo y oposición, se ve a un Kicillof  que pretende dialogar mostrando que existe buena predisposición de su parte para llegar al  consenso político, en un momento de negociaciones de gran impacto para las cuentas bonaerenses.

 

Hoy lunes, se están gestando negociaciones para poder llegar a un acuerdo con la oposición antes del miércoles, el «gran día» en el que en el Congreso, se llevará a cabo la sesión.

De los encuentros participarán la presidenta del Senado Verónica Magario, y el jefe de bloque de Juntos por el Cambio Roberto Costa. Por otro lado en simultáneo el presidente de la Cámara de Diputados Federico Otermin y el jefe del bloque de la oposición, Maximiliano Abad.

En horas de la tarde, tendrá lugar una reunión o mesa ampliada, para poder así finalmente llegar a un acuerdo. En representación del Gobierno asistirán:  el jefe de Gabinete Carlos Bianco,  Otermin, y el actual ministro de economía Pablo López y Magario.

La representación  de  Juntos por el Cambio en la mesa sería más amplia. Estarían presentes los dos jefes de bloque en la Legislatura: Costa y Abad; y un representante por cada sector interno de la coalición. Esa lista incluye al intendente de Lanús, Néstor Grindetti -uno de los principales interlocutores en la negociación, el intendente de San Nicolás, Manuel Passaglia, en representación del PJ y el interior; Andrés De Leo por la Coalición Cívica y Emiliano Reparaz por la UCR.

 

El punto de conflicto en la negociación sigue siendo el mismo: el aumento del 75 % al impuesto inmobiliario rural y urbano. Para la oposición es imposible avalar la ley con ese porcentaje y en el Gobierno están dispuestos a defender ese número hasta el final.

Juntos por el Cambio pide que el porcentaje sea equivalente a la inflación del último año. Es decir, que ronde el 55%. Sin embargo, hay un impuesto que es más “negociable” que el otro. “El aumento del 75% al inmobiliario urbano es inviable. Si no se modifica, no la vamos a aprobar. El impuesto al sector rural se puede discutir”, advirtió uno de los dirigentes que está inmerso en la negociación. Según el gobierno provincial ese 75% solo alcanzaría a 200 productores que son dueños de más de 2000 hectáreas de campo. Es un punto más flexible para acordar.

El oficialismo mantiene su defensa férrea al 75% para ambos sectores y rechaza la posibilidad de que un posible acuerdo se cierre en el 55%. “Queremos llegar a un consenso, pero no es justo que modifiquemos toda la ley. Si no que la hagan ellos. El gobierno de Vidal terminó”, sentenció un dirigente de peso en la Legislatura. La solución posible es encontrar una postura común, un camino del medio, para evitar que la ley se vuelva a caer.

Ese camino sería acordar un porcentaje intermedio. Por ejemplo, el 65%. Y lograr que ese número sea el punto de equilibrio, unidad y consenso  para que el oficialismo y la oposición converjan detrás de un solo proyecto. “Estamos dispuestos a aceptar modificaciones. Lo que no podemos es quedarnos sin ley. La provincia necesita una ley impositiva. Hay que gobernar”, dejaron en claro  desde el kicillofismo. Se supone e intuye  habrá más flexibilidad a la hora de negociar

En La Plata barajan dos opciones posibles con las que quedaría diseñado el escenario legislativo después de esta jornada de negociaciones. la primera: lograr una ley de consenso y aprobarla por unanimidad en ambas cámaras de la Legislatura.  Esto significaría  llegar al recinto con un acuerdo previo que posibilite que la ley tenga el acompañamiento de todo el arco político.

La segunda:  en caso de no  acordar un porcentaje en el aumento, sería aprobar el proyecto original en la Cámara de Diputados  (donde el Frente de Todos tiene mayoría), que Cambiemos haga sus modificaciones en el Senado (donde tiene mayoría la oposición) y esperar que el proyecto vuelva a diputados para aprobarlo definitivamente, pero marcando las diferencias.

En la negociación también se pondrán sobre la mesa,  tres propuestas de la oposición que el gobernador,  no tendría problemas en convalidar. La baja de los ingresos brutos a los medicamentos, la TV por cable y los servicios de terminales portuarias. Ninguno de los tres puntos es tan fundamental para posibilitar un acuerdo como el aumento del 75%. 

El gobierno provincial está dispuesto a mostrar vocación de diálogo en las reuniones de hoy. Kicillof quiere avanzar en las negociaciones para garantizar la ley. Sabe que Juntos por el Cambio tiene el puntapié inicial  por tener la mayoría en la Cámara alta, y entiende que si vuelve a fallar el tratamiento del proyecto, el problema y costo político será suyo. Necesita una ley impositiva. Y no puede dilatarse más.

Compartinos: