Bastardos sin gloria – Aniversario del Golpe del 55 contra el Gobierno Nacional del Gral Perón

Por Federico Gastón Addisi* Addisi-Federico-Gastón-1-400x200

 

 

 


 

A 60 años del Golpe Militar de la revolución fusiladora contra el Gobierno Constitucional del General Perón ha recrudecido en algunos sectores un odio visceral hacia el peronismo que francamente desconcierta.
Esbirros del sistema glorifican a Lonardi, Aramburu y Rojas; los bastardos sin gloria. Insignificantes en la historia Argentina sino fuere por el mal que hicieron al conjunto de los argentinos. Ya no al peronismo. Sin embargo ahí están los escribas Márquez, Iglesias, Mercado, Reato, Bufano, entre otros; y sus aplaudidores; ignotos pichones de historiadores que pululan por las redes sociales.
Nada han hecho ni harán por el país. Lo más lúcido que se les ocurre  decir es que “habría que haber matado a Perón”. ¡Semejante odio a 60 años!
Para todos ellos va este pequeño “ayuda memoria” en la creencia que la filosofía peronista es netamente cristiana, y esto nos obliga a mostrar caridad y responder a su odio con la contundencia que siempre expresa la verdad.
Sea también, un homenaje a todos nuestros mártires y héroes.

A MODO DE SINTESIS.

Aramburu y Rojas: – Derrocaron al General Perón, sumiendo a la Argentina en un proceso de desestabilización política, producto del exilio del líder y las proscripciones; que duraría 17 años.  – Robaron y vejaron el cadáver de Eva Perón. – Asociaron a la Argentina al FMI. – Destruyeron gran parte del aparato productivo creado por el peronismo. – Iniciaron un proceso de endeudamiento y dependencia. – Intervinieron la CGT. – Encarcelaron y torturaron a miles de trabajadores y dirigentes peronistas. – Fusilaron sin ley que lo ampare a Valle, Cogorno y tantos más. – Siguieron fusilando en los basureros de José León Suárez. – Dictaron el infame decreto 4161 por el que se prohibía hasta pronunciar el nombre de Perón. – Derogaron por un bando militar la Constitución de 1949. – Abrieron la puerta al Proceso de 1976.

¿Para quién trabajaban?:

  • Dijo Winston Churchill “La caída de Perón es la mejor noticia que he recibido después de nuestro triunfo en la guerra mundial». (Grand Contemporaries, Londres).
  • Churchill: “El derrocamiento de Perón es el hecho más importante para Gran Bretaña, después de la 2º Guerra Mundial”. (Cámara de los comunes, 1956)
  • “No dejen que Perón lleve a cabo su Obra de Gobierno porque va a arrastrar toda América detrás de sí”. (Winston Churchill).
    • Winston Churchill, dijo en 1955: “’La caída del tirano Perón en Argentina es la mejor reparación al orgullo del Imperio y tiene para mí tanta importancia como la victoria de la Segunda Guerra Mundial, y las fuerzas del Imperio Inglés no le darán tregua, cuartel ni descanso en vida, ni tampoco después de muerto” (Cámara de los Comunes 09-1955).
    • El 16 de septiembre de 1955, tuvo, en el Río de la Plata, un incidente gravísimo y canallescamente silenciado. El único que efectuó la denuncia sobre lo ocurrido fue el ex fundador del PI Oscar Alende. Y Scalabrini Ortiz, ese patriota insigne lo menciona en su obra “Bases para la Reconstrucción Nacional”. El hecho de marras fue el siguiente: Se denunció ante la Cámara de  Diputados, que una escuadra inglesa, proveniente de Malvinas, se encontraba anclada en la zona de balizas a unos 110 Km al este de la Ciudad de Buenos Aires: casualmente frente a la base Naval de Punta Indio (60 Km) y de la ciudad de Montevideo (40 Km), cuyas luces, desde el pontón, se divisan perfectamente: “ Hay una versión fotoeléctrica   captada en Puerto Belgrano y en la misma ciudad de Buenos Aires, que pudo escucharse durante tres días; y transmisiones radiales que fueron grabadas y elevadas a la superioridad en el Ministerio de Marina. Según el doctor Alende, las emisiones empezaron el lunes 25 y fueron grabadas el miércoles 27 de julio. Se trataba de una fuente emisora que no puede estar –aseguró-, a más de 200 millas (320 Km) de la costa”.  La denuncia amplía que la Marina Inglesa reabasteció en aguas de la Patagonia a la buques de la Armada argentina que luego participarían en la rebelión del 16 de septiembre de 1955. Concretamente, en la Cámara de Diputados se logró establecer con precisión que el encuentro tuvo lugar cerca de Puerto Madryn entre finales de julio y principios de agosto.
  • Raúl Scalabrini Ortiz sostuvo sobre el tema en la revista Qué, del martes 18 de junio de 1957 que el lunes 14 de noviembre de 1955, el interventor del diario El Líder, que era el Capitán de Navío Patrón Laplacette, doctor de la masonería  y gorila de fuste, recibió la visita de dos periodistas extranjeros: uno representaba a la revista Time y el otro a Life. Prevenido el marino dispuso que estuviesen presentes en el despacho el señor Aldo Paciello, Jefe de Redacción, el señor Víctor Álvarez, Secretario de Redacción, y el Redactor Enrique Portillo.  Allí se produjo el siguiente diálogo: “Dígame, capitán -preguntó uno de ellos-, ¿usted es masón o francmasón?”, fue la pregunta con que abrió el fuego la yunta brava. Y como Laplacette, más turbado que de costumbre, les respondiera farfullando que él era Católico, le respondieron: “¡Oh, no tiene importancia! Mañana preguntaremos a Washington. Allí están todos afiliados”. Siguió esta charla, hasta que a al marino “argentino” se le ocurrió decir que: “Esta es la rebelión del pueblo argentino”, en referencia a la “Libertadora” y, los norteamericanos se le adelantaron con un: “Para nosotros la cosa es más simple –dijo uno de ellos-. Este es un desembarco británico. Ellos proporcionaron las espoletas y el petróleo y se los van a hacer pagar muy caro. Las bombas que cayeron en Plaza de Mayo eran de fabricación británica”. Al finalizar la entrevista, los estadounidenses le preguntaron a Patrón Laplacette, por qué los revolucionarios de septiembre de 1955 no habían publicado las tres declaraciones del doctos Oscar Alende que les enviaran desde Washington. Y como el Capitán les respondiera que se habían perdido, dijeron ellos: “No importa. Podemos enviarles otras copias, si lo desean. Los originales de esos alambres están en Washington. Ellos forman parte – una parte importante-, de la prueba de la intervención de Gran Bretaña en los asuntos argentinos”.
  • Como última prueba, reproducimos los comentarios de Julio Irazusta, gran historiador  revisionista especialista en el  siglo XIX y nefasto en sus estudios de  la historia Argentina contemporánea, desenmascarado por Jauretche en “Los Profetas del Odio”, que aquí desnuda una contradicción terrible entre su prédica y su obra. Decía Irazusta: “Una deuda de dos mil millones de dólares –que fue el precio de nuestra miseria-, sería lo que le estaba costando al país hasta ese momento el pago de la ayuda prestada por Gran Bretaña. Si admitimos que los gestores de la revolución libertadora se han comprometido a mantener la situación de dependencia económica de nuestro país con respecto a Gran Bretaña, creada por Rivadavia, afianzada por el régimen y robustecida por Perón, debemos considerar en este caso que la revolución no era legitima. Pero semejante enormidad es inadmisible desde todo punto de vista y no creemos que existiera en ningún momento”. (La Nación del 15 de junio de 1957).

A confesión de partes, relevo de pruebas suelen decir los abogados…y de ser certeros en el análisis no cabe duda, que de no haber mediado septiembre, nunca hubiera existido el   golpe de 1976.

 

*FEDERICO GASTON ADDISI es dirigente justicialista (historiador y escritor), director de Cultura de la Fundación Rucci en CGT, miembro del Instituto de Revisionismo Historico J. M. de Rosas, miembro del Instituto de Filosofía INFIP, diplomado en Antropología Cristiana (FASTA) y diplomado en Relaciones Internaciones (UAI).

Deja una respuesta