Boleta Única: Una discusión presente en el último año legislativo

Durante el periodo ordinario de 2015 legisladores nacionales de la por entonces oposición dieron a conocer sus proyectos para modificar el mecanismo electoral y establecer una boleta única electrónica. A su vez, exhortaron al bloque oficialista y al gobierno nacional para implementarlo en las presidenciales. En este 2016, sin el consentimiento del Frente Para la Victoria, no cuentan con los números para sancionar las iniciativas.

Los proyectos que presentaron en conferencia de prensa fueron manifestados de cara a las denuncias de irregularidades en el escrutinio provincial tucumano previo a las elecciones generales a presidente, aunque también se hicieron eco de algunos reclamos en la PASO nacionales.

Desde el edificio anexo de Diputados, destacaron la importancia de la acordada de la Cámara Nacional Electoral que instaba a modificar el actual sistema de boleta tradicional e informaron que han solicitado, de conformidad con el artículo 109 del Reglamento de la Cámara de Diputados, la incorporación al temario de la próxima reunión de la Comisión Asuntos Constitucionales los proyectos relativos a la implementación de la «boleta única electrónica».

Iniciando la conferencia Pablo Tonelli (Unión PRO) afirmó que “desde el 2006 bregamos por la aprobación de un nuevo sistema de votación. Hemos llegado a una situación límite y el sistema de votación tradicional no puede usarse más en la Argentina. El Estado no le garantiza al elector que cuando entre al cuarto oscuro encuentre la boleta de su elección y tampoco le garantiza la adecuada contabilización de su voto”.

“El Estado no puede abandonar sus obligaciones y traspasarlas a los partidos políticos. Estamos todos de acuerdo en que debemos salir de este sistema anacrónico y arcaico” finalizó Tonelli.

Luego, Adrián Pérez (Frente Renovador) sostuvo que «hay voluntad de las distintas fuerzas políticas de cambiar el sistema actual que es viejo y permeable a la trampa por uno que garantice que el ciudadano pueda elegir al candidato de su preferencia. Casi todos los países de la región han pasado del sistema de multiplicidad de boletas a uno de boleta única y aquí todavía no puede hacerse por capricho e interés del oficialismo»

Por su parte, Omar Duclós (Progresistas) dijo que “es importante que los ciudadanos sepan que hay formas de que las elecciones se lleven a cabo de manera más transparente y segura.

A su turno, Gabriela Michetti (Unión PRO) sostuvo que “hace mucho tiempo se viene trabajando desde distintos lugares desde la oposición para cuidar el voto del ciudadano. Es evidente que el gobierno utiliza este sistema en beneficio propio. Vamos a trabajar para que la próxima elección ya podamos utilizar un nuevo sistema electoral”.

Patricia Bullrich (Unión PRO) afirmó que “El kirchnerismo propone el voto como una mercancía y no como una expresión en un espacio de libertad. Nosotros planteamos tomar la propuesta de la red ser fiscal que ha formalizado la propuesta en la cámara y en la dirección nacional electoral”

Por otro lado, Gilberto Alegre (Frente Renovador) se sumó a los reclamos dado que “Nunca vamos a poder garantizar que una elección ha sido transparente con este sistema. Lo que tenemos que tener control es también sobre los telegramas que se llevan a la justicia electoral. Nunca va a haber tranquilidad social con este sistema electoral”.

Finalmente, los diputados de la UCR, quienes impulsan la boleta única y coinciden con los planteos efectuados por el resto de los legisladores para transparentar los comicios, en voz de Jorge D´Agostino afirmaron que “el FPV no quiere acompañar los proyectos de boleta única porque insiste en sostener que la boleta es un instrumento de militancia. No solamente en Tucumán sino en otras provincias usan la boleta como un herramienta de tergiversación de la voluntad popular».

En sintonía, argumentaron que «la manera de terminar con esta manipulación es unificar a través de esta boleta única, en nuestro caso creemos que debe ser de papel, el modelo que tiene la totalidad de las categorías, como al que tiene la provincia de Córdoba”.

Por su parte, Patricia De Ferrari concluyó que “el Estado debiera ser garante último de ese derecho a elegir que tenemos todos los ciudadanos, pero en los últimos tiempos esto no está cumplido. Todo lo que ha pasado en la elección de Tucumán y hemos visto en estos días ameritan un debate profundo, no solamente del sistema de boletas, que ha demostrado acabadamente ser muy vulnerable, sino de toda la cadena que incluye el sistema electoral vigente, desde que el ciudadano emite el voto hasta que concluye el escrutinio definitivo. Porque evidentemente está viciado en todas las partes”.

Con la oposición oficiando de oficialismo, el debate ahora es impulsado desde el ejecutivo. Quedará en la voluntad del kirchnerismo de conceder los avales para que la medida pueda avanzar por ambas Cámaras.

Deja una respuesta