BS.AS. – Lordén buscar reducir los plásticos de un solo uso

Mediante un proyecto de Ley ingresado en la Cámara Baja Bonaerense, la Diputada Provincial Alejandra Lordén, pretende reducir los plásticos de un solo uso, prohibiendo paulatinamente los mismos.

Se trata de un proyecto espejo del presentado por la Diputada Nacional Brenda Austin y que Lordén busca convertir en Ley en la provincia de Buenos Aires.

Los plásticos y envases de un solo uso son aquellos que son basura inmediatamente después que se utilizan o inmediatamente después que se consumió el producto que envasan. “Éstos representan el 62% de todos los plásticos que producimos y consumimos. Es la categoría que más impacta en la corriente de residuos y, por ende, la más urgente a tratar.” aseguró la diputada de Juntos por el Cambio.

Por su corta vida útil son los de mayor impacto ambiental. Se calcula que los productos plásticos de un solo uso como recipientes de bebidas (vasos) y comida (envases de polietileno, poliestireno y poliestireno expandido), agitadores de bebidas, cubiertos y vajilla descartables, tienen un promedio de uso de 20 minutos. Una vez que son desechados tienen mayor resistencia, estimándose que tardan entre 150 y 500 años en degradarse.

Se sostiene que la contaminación plástica en el océano y el ambiente se debe a un error de diseño. Es lo que se conoce como el ´boomerang del plástico´: desde el momento en que se piensa el producto plástico descartable se está generando el residuo del mismo” explicó Lordén.

En Argentina, el consumo de plástico por habitante se ha incrementado de forma continua en los últimos 15 años: en 2004 un argentino promedio consumía 35 kg de plástico por año y en 2008 el consumo se incrementó a 40 kg. Actualmente se calcula que un argentino consume 43 kg de este material por año.

Por último, la diputada aseguró que “Frente a este escenario no quedan dudas de que nos debemos replantear nuestra relación con el descartable en sí y, en particular, con aquellos que son de plástico. No hay dudas de que existe una necesidad imperiosa de virar hacia una matriz de crecimiento basada en el desarrollo sostenible, lo cual nos lleva a que tomemos medidas, en aras de proteger y preservar nuestro hábitat para las generaciones presentes y futuras”.

Deja una respuesta