La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, confirmó que el Gobierno enviará al Congreso, para debatir posiblemente en extraordinarias, un proyecto para crear un nuevo sistema de responsabilidad penal juvenil, que bajaría de 16 a 15 años la edad de imputabilidad para delitos graves.

La idea es, según dijo, que no importe la edad del menor que comete un delito: “inmediatamente entra a un régimen socioeducativo terapéutico y se lo va a tratar para que no siga en las conductas disvaliosas que lo llevan a matar o morir”.

En paralelo, el Gobierno avanza con la compra de 300 pistolas Taser, armas no letales.

“Será un régimen muy estricto compuesto de imputabilidad y tratamiento para impedir que el joven avance en la carrera delictiva”, sostuvo Bullrich.

Compartinos: