Bullrich: “Lorenzetti parecería chocar prácticamente con todos los artículos vinculados con la independencia de poderes

La diputada nacional Patricia Bullrich (Unión por Todos – CABA), se sumó a los pedidos para convocar al presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación Ricardo Lorenzetti a la Comisión de Juicio Político de la Cámara baja para que detalle e informe respecto a las reuniones que indicó haber tenido con la presidenta Cristina Fernandez y el secretario Legal y Técnico Carlos Zannini.

En ese sentido, indicó que “Lorenzetti parecería chocar prácticamente con todos los artículos vinculados con la independencia de poderes. ¿Qué hace un juez de la Corte Suprema hablando con el Poder Ejecutivo sobre la ley de medios?, ¿Se trató de un acuerdo en las sombras por el que se ha canjeado la declaración de constitucionalidad de la totalidad de dicha ley por algún favor a futuro (o pasado) y que desconocemos?, ¿Qué objetividad puede tener ese juez para decidir un asunto sensible a la Presidenta, si está en semejantes componendas con ella y con sus acólitos? El asunto es realmente vergonzoso”.

La legisladora estimó que “un juez está obligado a brindar a los ciudadanos la seguridad de que serán juzgados por un tribunal imparcial, sin embargo, por lo ocurrido dudamos de la objetividad y neutralidad de la Corte. Tememos que con los hechos denunciados estemos ante una violación de reglas éticas internacionales”.

La intención del juicio político se debe a que un sector de la oposición indicó que el fallo del máximo tribunal de la Argentina declarando constitucionalidad la totalidad de la Ley de Servicios Audiovisuales se debió a un pacto espurio entre los representantes del Poder Ejecutivo y el Judicial.

Bullrich destacó que las reuniones del magistrado con miembros del Gabinete nacional «constituye una falta a los deberes de imparcialidad y prudencia que deben regir el comportamiento de un juez de la Corte Suprema de la Nación».

Asimismo, la jefa del monobloque Unión por Todos subrayó que este «el tribunal debe carecer, de una manera subjetiva, de prejuicio personal. Además, el mismo debe ser imparcial desde un punto de vista objetivo, es decir, debe ofrecer garantías suficientes para que no haya duda legítima al respecto. Bajo el análisis objetivo, se debe determinar si, aparte del comportamiento personal de los jueces, hay hechos averiguables que podrán suscitar dudas respecto de su imparcialidad. En este sentido, hasta las apariencias podrán tener cierta importancia. Lo que está en juego es la confianza que deben inspirar los tribunales a los ciudadanos en una sociedad democrática y, sobre todo, en las partes del caso”.

Deja una respuesta