Campagnoli es Ciudadano Ilustre de la Ciudad

El Vicepresidente 1º de la Legislatura, Cristian Ritondo (Pro), junto al diputado Gustavo Vera (Verde Alameda), distinguieron al fiscal José María Campagnoli como Ciudadano Ilustre de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en el salón Montevideo del Palacio legislativo.
Al respecto, Ritondo manifestó: «a través de Change.org juntamos 100 mil firmas para honrarlo y dignificarlo. La solicitud rompió todos los muros y superó cualquier tipo de escollo, porque era justa y de,alguna forma, como representantes de los vecinos de la ciudad, le devolvemos lo que le sustrajeron».
Asimismo, el fiscal Campagnoli dijo: «ser distinguido así por la Ciudad de Buenos Aires donde viví, trabajé y pienso algún día morir, es muy emocionante. Estar aquí con mi equipo de trabajo, que tanto me costó recuperar y que sin ellos todos los casos no los llevaría adelante solo. Mis secretarios y los auxiliares de la fiscalía, son centrales en todas las investigaciones».
«Estoy emocionado. Me gusta trabajar, investigar, estoy de vuelta en mi oficina y poco a poco recompongo la fiscalía expectante de este Jury que todavía no termina, está empantanado y ansío que el juicio se retome. Estoy seguro de mi absolución y el poco sustento en las audiencias del debate del juicio político, pero pareciera ir camino hacia su caducidad»,expresó el fiscal restituido.
«Estas palabras son una fuerza muy importante para mi carrera, que gracias a Dios ahora sigo. Es central para el funcionamiento de una república una justicia independiente porque sin ella el equilibrio entre los poderes es imposible», dijo.
Así, agregó: «es bueno que la gente se acerque a la tarea de los fiscales. Mi caso puso la discusión al alcance de todos y generó la preocupación real sobre la importancia del Poder Judicial».
Campagnoli fue suspendido en sus funciones por mal desempeño por investigar las supuestas maniobras de lavado de dinero del empresario Lázaro Báez. El 17 de junio se inició el proceso de su enjuiciamiento promovido por la Procuradora Alejandra Gils Carbó, pero un mes más tarde fue restablecido, aunque sin su equipo de trabajo completo.
«Este diploma y medalla los tendré siempre cerca de mi corazón. En estos ocho meses estoy entero gracias al apoyo de todos», finalizó Campagnoli.
Participaron los diputados Jorge Garayalde, Raquel Herrero, Carmen Polledo, Cecilia de la Torre, Victoria Roldán Méndez y Héctor Huici (Pro), además de colegas y equipo de trabajo del fiscal Campagnoli, junto a familiares del homenajeado. Casos públicos de Campagnoli

En 1997, investigó y acusó al concejal porteño y presidente del Concejo Deliberante José Manuel Pico por delitos de corrupción, más precisamente por 542 estafas. Pico fue finalmente condenado a 14 años de prisión por defraudaciones, asociación ilícita y enriquecimiento ilícito.
En otra mega investigación de su fiscalía sobre prostíbulos, mandó a juicio oral a 15 oficiales jefes de la policía por amparar la prostitución. A fines de la década del ´90, investigó redes de tratantes y proxenetas vinculadas a Raúl Martins, ex agente de la SIDE, que huyó a México acorralado por sus investigaciones.
En 1999, se integra al grupo de fiscales que inician la prueba piloto de una oficina descentralizada en Saavedra. La experiencia exitosa impulsa la ley que institucionaliza las Fiscalías de Distrito, sancionada en 2003.
Como titular de la Fiscalía de Saavedra investigó la muerte de una madre e hija al incendiarse su auto luego de ser embestido en la parte trasera por Sebastián Cabello, cuando corría picadas en un auto especialmente preparado. Cabello fue condenado a 12 años y el fallo sentó un precedente: por primera vez se consideró como homicidio doloso correr picadas en la vía pública con un auto adaptado.
En 2003, es convocado por su colega Norberto Quantin, designado por el ministro de Justicia y Seguridad Gustavo Beliz como secretario de Seguridad Interior para ser Subsecretario de Seguridad y Protección Civil. Otorgada la licencia como fiscal, asume el cargo en junio del 2003 hasta su renuncia en julio de 2004.
Al frente de la Subsecretaría de Seguridad y Protección Civil afrontó diversos casos de relevancia. Tal vez la más notoria fue la toma de la comisaría en La Boca, cuando un grupo de dirigentes sociales indignados por la muerte de un compañero, bajo la sospecha de que la policía liberó la zona, protestaron y ocuparon la comisaría, tomando de rehenes a algunos de los policías presentes. Anoticiado del suceso, Campagnoli se presentó en carácter de Subsecretario y negoció con los ocupantes de la dependencia policial, principalmente con el dirigente piquetero Luis D’Elia.
Como logro destacado de su gestión, Campagnoli resalta que frente a la gran cantidad de robos de automóviles seguidos de muerte, se logró una disminución significativa de esos hechos, a partir de procedimientos coordinados sobre desarmaderos de la calle Warnes. El sistema implementado, denominado Plan de Vigencia de la Ley o Bloque de Legalidad, articulaba la actuación conjunta de diversas agencias gubernamentales como AFIP, Bromatología y la propia Subsecretaría. Estos procedimientos generaron numerosas causas judiciales y muchas terminaron con condenas.

Deja una respuesta