Carlos Heller: «es todo un problema de cómo funciona la economía»

El diputado del FdT, Carlos Heller, afirmó este jueves por la mañana en una entrevista radial que “el sistema financiero tiene récord de depósitos, y este mes en particular -y lo digo desde la experiencia, de los datos que manejo todos los días-, los depósitos no han dejado de subir desde el primer día del mes”.

El fundador del Banco Credicoop  y presidente de la Comisión de Preupuesto y Hacienda habló con Jorge Lanata en Radio Mitre refiriéndose enfáticamente al mercado de las finanzas. Al respecto destacó que “el problema del sistema financiero es el exceso de liquidez que tiene, porque la demanda de créditos no está a la altura de los depósitos que hoy tiene el sistema”. Y subrayó sobre esa dificultada nada tiene que ver con la emisión sino “es todo un problema de cómo funciona la economía”.

En este marco enfatizó: “El sistema financiero tiene los niveles de mora más bajos de la historia. No solo tiene el nivel más bajo de la historia, sino que también tiene el nivel de cheques rechazados más bajos de la historia”. El legislador oficialista se manifestó luego de que los titulares de los diarios marcaran que Argentina tiene una deuda pública récord. Así fue que explicó: “La deuda total pública de la Argentina pasó del 89,8% del PBI en diciembre de 2019, al 80,1% en marzo de 2022; pero además, en diciembre de 2019, el 70% era en moneda extranjera y en marzo de 2022, 55%. Además no hay vencimientos de deuda hasta el segundo semestre de 2025”.

Asimismo, apuntó a lo que manifestó recientemente el presidente de la Cámara de Exportadores de Granos y Oleaginosas: “que la Argentina tiene 25 millones de toneladas de soja no comercializadas: 15 mil millones de dólares. Por dicha importación le ingresarían al Estado 3.675 millones de dólares, por retenciones; convertidas a pesos. 475.500 millones de pesos, algo así como el 6% de la recaudación total del primer semestre de 2022”. En este marco puntualizó “que la diferencia entre las importaciones de combustibles entre el primer semestre de 2022 y 2021 asciende a 4.329 millones de pesos”.

Resaltó entonces que “cualquier integrante de la cadena agrícola puede constituir un plazo fijo con un seguro contra devaluación. Por lo tanto, ese chacarero o acopiador que hoy tiene soja guardada, para mí está haciendo un mal negocio. El Estado le está diciendo: ‘Liquide y yo le garantizo que al vencimiento del plazo fijo se lo liquido al valor que existe en ese momento del dólar’”. No obstante tuvo que admitir que el “sistema no está funcionando ya que hay muy pocos plazos fijos de ese tipo, porque hay una apuesta a la devaluación”. Y acusó: “no se conforman con un seguro de que no se devalúa porque apuestan a la devaluación”.

“El Estado apunta a que no va a devaluar; es como cuando se hacen contratos de dólar futuro: el Banco Central le dice a alguien que es un importador que el tipo de cambio va a estar a tanto, y si está a más, le pago más, y si está a menos, usted me paga. Y funciona” destacó con tono positivo.

Algo a destacar de la entrevista es que al ser consultado sobre la cantidad de granos que tendrían los productores, el político bancario afirmó que no tenía el detalle y se justificó con que “pareciera que el negocio no está mal, porque tenemos récord de venta de maquinaria agrícola”.

Al ser consultado sobre por qué la vicepresidente no respalda a la ministro de economía, él respondió: “Hace 15 días el problema era que no dialogaban, y ahora que ella no explica… El sistema de gobierno de la Argentina es unipersonal, no nos engañemos”. Sin embargo manifestó que “no se puede dejar de reconocer el peso que tiene Cristina en las decisiones que se toman en todos los órdenes”. En este sentido confesó que “es una buena noticia que no trascienda lo que hablan el presidente y su vice”.

Acerca del discurso encendido de Juan Grabois en el día de ayer, admitió no estar de acuerdo pero que entiende “la presión que debe tener de los que él representa, que son los que peor la están pasando”. En este contexto sostuvo que “efectivamente el Frente de Todos es una coalición que está llena de matices y que no van a dejar de existir nunca, porque cuando dejan de existir, deja de ser una coalición”.

Al tocar el tema de la brecha en el tipo de cambio, el diputado contestó: “hay un indicador que históricamente lleva el Banco Central, denominado tipo de cambio real competitivo, el cual está en un nivel estable hace mucho tiempo. Es decir que la Argentina no necesita devaluar para que sus productos sean competitivos en ámbitos internacionales”.

Sobre el maridaje dólar-inflación el economista oficialista expresó en modo pedagógico: “Históricamente en la Argentina cuando se explicaba por qué subían los precios, nos decían que era por los salarios. Ahora sabemos que se van recomponiendo atrás de los precios; decían que era por el tipo de cambio, está atrasado; nos decían que era por las tarifas, están atrasadas; nos decían que era por la emisión, y en el último año la base monetaria está por debajo de la inflación. En todos los casos la inflación parece tener un comportamiento autónomo de los factores que siempre explicaron el fenómeno de la inflación”.

Sobre el acuerdo con el fondo aseveró: “Con el Fondo lo que no hay que tener es deuda. Primero, no habría que haber tomado el crédito con el Fondo; segundo, los acuerdos nunca son buenos; tercero, este acuerdo es el acuerdo menos malo posible, no tiene exigencia de ajuste. Es perfectamente cumplible sin tener que ajustar”. Y destacó: “si tenés más gastos que ingresos, tenés cuatro posibilidades: aumentar ingresos, tomar deuda, emitir, o achicar gastos”. En ese sentido aseguró que «la oposición quiere achicar el déficit, bajar ingresos recortando impuestos, no emitir… Entonces quiere que lo haya en la otra punta es un gran ajuste del gasto”.

Sobre el Salario Básico Universal, se manifestó en desacuerdo: “una visión de fondo, de que como solución de fondo, el SBU es una mala solución. Tiende a estratificar la división de ricos y pobres en el mundo. Está pasando en el mundo lo que pasó en la Revolución Industrial; de entrada rompían las máquinas hasta que cambió y empezó a pelear por la jornada de 8 horas” declaró.

En este hilo, remarcó su posición sobre el horario laboral: “Creo que hoy la enorme influencia de la tecnología en todos los procesos hace imprescindible discutir la jornada de trabajo sin reducción del trabajo y crear nuevos puestos para que la gente tenga trabajo. Mientras tanto, crear mecanismos de contención social es imprescindible para el Estado, que debe controlar, porque son recursos públicos”.