El exministro de Trabajo de la Nación durante las presidencias de Néstor Kirchner y los dos mandatos de Cristina Fernández, Carlos Tomada, visitó la ciudad de Concepción del Uruguay y se refirió al hambre y el sector laboral.

Tomada se desempeña actualmente como jefe de bancada del Frente para la Victoria en la legislatura porteña. Este lunes 7 encabezó un acto en la sede de Apinta junto a la candidata a diputada por el Frente de Todos, Blanca Osuna, el intendente electo Martín Oliva y el diputado provincial Marcelo Bisogni.

Palabras de Tomada “La de la reforma laboral es una discusión vieja, una agenda que debemos dejar atrás. Creo que hoy no es tiempo de reformas laborales y nadie puede decir que la inmensa cantidad de problemas que tiene el país se solucionan con una reforma de esa naturaleza. Ha dicho Alberto Fernández que los dos objetivos fundamentales son resolver el endeudamiento al que se ha sometido a la Argentina y a su pueblo y afrontar la deuda social de hambre que padece. Estas son las prioridades que debemos atender desde ahora. Las cuestiones laborales las charlaremos luego, pero primero debemos resolver la urgencia.

A fines de 2017 se impulsó una reforma jubilatoria y tributaria que fue impedida por la unión de todas las fuerzas en el Congreso. Eso generó una pérdida de credibilidad que derivó en un costo político del cual este gobierno no volvió a recuperarse. En el país existe una resistencia de todos los sectores cada vez que se intenta avanzar sobre los derechos de los trabajadores activos y pasivos. No obstante el gobierno nacional ha hecho perder a los jubilados, en algunos sectores, más del 20 por ciento de su poder adquisitivo. Para los trabajadores activos el proceso fue similar: se ha desarticulado la paritaria nacional docente y se ha trabado el funcionamiento del Consejo del Salario Mínimo. En paritarias los dirigentes sindicales han tratado de conseguir lo más que han podido y, así y todo, la inflación se ha comido los incrementos. El gobierno se irá en diciembre habiéndoles quitado a los trabajadores un cuarto de la capacidad adquisitiva de su salario”.

Respecto a los despidos, el ex ministro dijo que “en Argentina se han producido más de 250 mil despidos en los últimos cuatro años. Pero ese no es el principal problema, sino que en ese mismo período no se han producido incorporaciones de nuevos trabajadores al mundo del empleo. Cada vez que hay una vacante no se cubren esos puestos. Los indicadores socioeconómicos son tremendos; volvió a crecer el trabajo no registrado, que habíamos dejado en 32 por ciento, lo ha elevado por encima del 50, con enormes porciones de trabajadores precarizados. La tarea que nos demandará mucho tiempo resolver en los próximos años es la desocupación pero, fundamentalmente, cómo hacemos para recuperar trabajo con derechos”, sintetizó.

Compartinos: