La diputada nacional Elisa Carrió (Cambiemos-CABA) sorprendió este miércoles al renunciar a la presidencia de la comisión de Relaciones Exteriores para «dedicarse a la campaña». La legisladora consideró que por su estado de salud «no puede realizar las dos tareas».

Además, la referente de la coalición gobernante aseguró que su apartamiento de la conducción del cuerpo no tiene nada que ver con el nombramiento de un nuevo canciller sino con su candidatura.

Carrió propuso como reemplazo a la diputada del PRO, Cornelia Schmidt-Liermann (CABA), «por el consenso que genera» su figura. La diputada de la Coalición Cívica destacó «que no propone a alguien de su bloque para generar consenso en el contexto de las discusiones por Venezuela».

 

Compartinos: