La diputada de la CC-ARI Elisa Carrió llamó a “cambiar Cambiemos desde adentro” y lanzó durísimas críticas al interior de la alianza oficialista.

“Nosotros somos Cambiemos pero no somos corruptos, que también hay en Cambiemos”, lanzó la dirigente durante la actividad realizada en Ezeiza en la que el legislador porteño Maximiliano Ferraro fue elegido como nuevo secretario general de la fuerza política, en reemplazo de la diputada provincial bonaerense Maricel Etchecoin.

«Nosotros no somos cómplices ni tenemos que ver con la mafia del fútbol, estamos en contra del financiamiento de empresas a partidos, defendemos los derechos humanos y nunca vamos a ser fascistas», dijo sobre el protocolo de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, dándole más flexibilidad a las fuerzas federales a la hora de actuar contra delincuentes.

La diputada, además, volvió a amagar con renunciar a su banca. «Un señor reivindicó el Congreso como lugar de la rosca. Eso me abrió la puerta de salida, que será cuando presente la jubilación, dentro quedarán los dirigentes de mi partido que nunca fueron ni serán parte de la rosca», aseguró en respuesta al presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó.

Compartinos: