Carta abierta al gobernador de la provincia de La Pampa, Sergio Ziliotto. Por Agustina García

Las últimas restricciones impuestas por el Gobierno Nacional son sumamente necesarias para descomprimir el sistema de salud, agobiado y desbordado. Sin embargo llegan en el peor momento económico y social y como consecuencia de éstas medidas muchas pampeanas y pampeanos se ven imposibilitados de llevar un plato de comida a su mesa.
En 2020 en Argentina cerraron 90.700 locales comerciales y 41.200 pymes. Fueron afectados 185.300 trabajadores/as, según una proyección difundida hoy por la CAME – Confederación Argentina de la Mediana Empresa La Pampa no es ajena a éste problema: Se estima que cerraron más de 400 comercios y pymes en la capital Santa Rosa.
Por otro lado, los indicadores de pobreza e indigencia son realmente preocupantes. Los datos informados por el INDEC Argentina señalan que un 10,2% de la población se encuentra en condiciones de indigencia, un 30,1% en situación de pobreza y un 19,6% adicional en condición de fragilidad social, es decir, con ingresos apenas por encima de la línea de pobreza y con altas posibilidades de caer en un nivel inferior. En nuestra provincia, los datos muestran al conurbano Santa Rosa-Toay con un índice de pobreza del 33,5% y una indigencia del 7% al término del año 2020. La cantidad de pampeanos/as pobres resultó menor a la registrada a finales de 2019 (33,9%) aunque ocurrió lo contrario con la indigencia que creció 1,5%.
Por el nuevo confinamiento obligatorio, muchos comercios y pymes tienen ingresos mínimos que los podrían llevar al cierre. Esto significa más desempleo, pobreza e indigencia.
Por ello, creemos necesario llevar adelante ACCIONES CONCRETAS que ayuden a mitigar ésta situación.
En abril de 2020, la Cámara de Diputados de la Provincia de La Pampa creó el Fondo Solidario para la Emergencia Sanitaria (Ley N° 3218). Dicho fondo se compone del aporte de todos los funcionarios y funcionarias de los tres poderes del Estado y entes descentralizados. El monto que se obtuvo de allí se destinó a mejorar las condiciones de nuestros hospitales y postas sanitarias.
Hoy, con un sistema de salud mejorado y la mayor parte de su personal vacunado, consideramos pertinente realizar un nuevo aporte a éste fondo y que su función sea acompañar y asistir a aquellas personas dedicadas a actividades consideradas no esenciales y que necesitan más que nunca de la presencia del Estado.
Es por eso que le solicito al Gobierno que congele el sueldo de funcionarias y funcionarios por 6 meses. El aporte del 20% de la remuneración de éstos trabajadores/as durante ese lapso de tiempo será útil para ayudar a las personas perjudicadas, comercios, pymes etc, por las restricciones. Y por último, eximir de impuestos provinciales a este último grupo de personas, entre los que se encuentran comerciantes, dueños de gimnasios y otros.
Agustina García – Diputada Provincial por la Unión Cívica Radical de La Pampa

Deja una respuesta