Casaretto sobre la prórroga de la moratoria para jubilados: «Cubre un vacío legal»

El diputado nacional, Marcelo Casaretto, del Frente de Todos por Entre Ríos, habló sobre las prórrogas moratorias y el FMI.

Al respecto, durante un diálogo en “Verdades Afiladas” de Somos Radio, AM 530, el legislador manifestó con tono pedagógico: “en términos claros, para acceder a un beneficio jubilatorio tenés que tener una edad y una cantidad de años aportados. Lo que ha ocurrido en la Argentina que, con la informalidad del mercado laboral hay mucha gente que llega a cumplir la edad jubilatoria pero no tiene los aportes en blanco para poder jubilatorio”.

En este marco explicó: “En 2003 cuando asume Néstor Kirchner nos encontramos con que el 65% de los adultos mayores pedía una jubilación y el 30 % no accedía ni iba a acceder nunca porque habían tenido en su vida laboral situaciones de empleo en negro, de empleo irregular, no por voluntad propia sino porque sus patrones no los habían inscripto debidamente con lo cual empezó la moratoria en 2005-2006, en la cual se le permitió a aquellos trabajadores y trabajadoras que regularizaran sus aportes faltantes y de esa manera accedieran al beneficio previsional” Y prosiguió: “Eso se amplió en 2014 pero como saldo el sistema previsional tenía 3 millones y medios e jubilados  y se permitió que ese número accediera a este beneficio adicionalmente por este mecanismo. Entonces hoy, básicamente, de 7 millones de jubilaciones la mitad no tendría estos beneficios si no hubiera habido las moratorias”.

Frente al problema del empleo informal asoció: “De ahí se partió de la base de que se iba a normalizar el mercado laboral e iba a desaparecer el empleo en negro”. Pero frente a la realidad que no se ajusta a ese deseo destacó: “El INDEC hoy marca que el 35% de la fuerza laboral está en negro hoy. Entonces, por estos días vence la moratoria vigente desde el 2014. Si vos no la prorrogas, la gente que empieza a cumplir la edad el mes que viene y no tiene la posibilidad de completar esos aportes, se quedaría de nuevo sin jubilación. Entonces aquel horizonte de 2003 que era 65% con beneficio se pasó al 97% y si ni prorrogamos la moratoria íbamos a empezar a retroceder”.

“Por eso nosotros lo impulsamos en el Congreso lo debatimos; la oposición no estuvo de acuerdo y ante esta decisión el presidente de la nación y la directora del Anses anunciaron la prórroga por decreto hasta tanto el Congreso trate el tema con lo cual cubre ese vacío legal y permite sobre todo que trabajadoras puedan acceder a este beneficio” enfatizó.

Frente al cuestionamiento de ¿por qué  tiene que la prórroga debe tener una decha de vencimiento y no ser una política de estado inclusiva permanente? el legislador entrerriano respondió: “ “Hasta el momento se ha hecho por leyes con plazo determinado porque siempre lo que estamos esperando es que normalice el mercado laboral. O sea, el objetivo viene a ser que alcancemos pleno empleo y en blanco, que todo trabajador tenga obra social y aportes jubilatorios. Por lo tanto lo pensás como una medida transitoria hasta que eso se alcance. Ahora si no se alcanza en el plazo de vencimiento, necesariamente tenés que prorrogarlo”

Y aclaró: “Tenemos que tratar el tema en el Congreso igual aunque haya salido por decreto. Además tiene que ver con la antigüedad del trabajo en negro. Hasta el momento la ley permite regularizar trabajo en negro anterior al 2003 pero falta adicionar el trabajo en negro desde esa fecha hasta ahora”.

El diputado oficialista destacó con precisión algunos fundamentos que sostienen el tema: “El rubro de la erogaciones en seguridad social con inversiones en seguridad social es el rubro más importante de seguridad social. No es una política lateral o menor” aseveró.

Y señaló: “En el 2017 Macri cambió la fórmula jubilatoria que generó un reclamo muy fuerte en el Congreso. En el 2020 me tocó ser presidente de la comisión bicameral que decidió volver a la fórmula que se había sancionado durante el gobierno de Cristina Fernández que era lo que le había hecho ganar a los jubilados en poder adquisitivo. Hoy la fórmula vuela pero con un piso muy bajo. Tenemos salarios bajos o salarios en la informalidad que además son bajos”.

Frente a la situación de supuesto crecimiento de la economía nacional, Casaretto apuntó a que “el año pasado Argentina creció 10% en el PBI y este año 6%. ¿Se generan empleos? Sí; un millón. Ahora ¿se generan empleos en blanco, de calidad y salarios altos? No en todos los casos. Entonces, si vos tenés trabajadores que ganan, 30, 40, 50 mil pesos, claramente no vas a tener jubilaciones que ganen más que eso».

Acerca de dónde provienen los fondos para el pago de jubilaciones, detalló: “Una parte con aportes y contribución del trabajador en actividad, otra parte con impuestos del conjunto de la sociedad y otra parte con aportes del tesoro si falta”. Y destacó: “Con la plata de los que aportaron todo el tiempo no alcanza ni para pagar a los que ahora están jubilados y que han aportado. Todo lo demás lo paga el conjunto de la sociedad cuando pagas el IVA una parte va ahí, una parte de ganancias va ahí, una parte de bienes personales. No sale el fondeo del Anses solo de aportantes en actividad”.

Consultado sobre las exigencias del FMI en tema previsional, relató: “Nosotros como concepto político tenemos dos referentes: uno que es Juan Domingo Perón que, cuando se formó el FMI decidió no adherir. Con el derrocamiento de Perón en el 55 con la revolución fusiladora, en el 56 firmó la adhesión. Y la referencia dos es Néstor Kirchner que cuando tenía una deuda con el FMI juntó la plata de reserva y pagó para sacarse de encima, sobre todo lo que es la cesión de la soberanía nacional”.

En este sentido afirmó: “Yo estoy de acuerdo en que nosotros no tenemos que ir nunca al Fondo” Y justificó: “La situación que cambió es que cuando asumió este gobierno no con la deuda de Néstor que tenía 10 mil millones sino una deuda de 45 mil millones y con vencimiento de corto plazo. En las circunstancias que nos tocó teníamos que avanzar en un acuerdo y yo voté a favor en el Congreso Nacional. Entonces hoy las dificultades que tiene la Argentina no son por el monitoreo del fondo. Se puede revisar el acuerdo, pero hoy no es el problema los de afuera sino los de adentro porque si querés ver los conceptos del gasto, hay que mirar cuales son los de los ingresos y nosotros podemos alcanzar el equilibrio fiscal”.

Sobre este tema detalló: “bajando el gasto como propondría una receta ortodoxa y aumentando los ingresos en aquellos sectores que tienen capacidad contributiva. Esto es lo que hemos hecho con el aporte extraordinario sobre las grandes fortunas, es lo que hemos hecho cambiando los impuestos en los bienes personales, en el impuesto a las ganancias y también hay un largo camino que recorrer en términos de fiscalización de la Afip y de la Aduana”

Frente al tema inflacionario acusó: “Si hoy tenemos inflación no es por el Fondo Monetario. Por un lado puede ser el déficit fiscal y la emisión monetaria, pero sobre todo por la conformación de los mercados. Cuando alguien te dice acá todo está mal, es mentira; es falso. A mucha gente le va muy bien y mucha gente está ganando mucho dinero. Si la Argentina está creciendo a 6% significa que hay renta adicional”.