CATAMARCA – Diputados distinguió a Petrona Santos Alaniz por su aporte cultural a la provincia

La Cámara de Diputados homenajeó a la docente Petrona Santos Alanìz Acosta en el marco de la distinción “Aldacira Flores de Andrada”, iniciativa en reconocimiento a los adultos mayores por su actividad y aportes significativos y destacados al quehacer cultural, social, educativo y ético de Catamarca.

La iniciativa fue instaurada en mayo de este año por votación del cuerpo en base a un proyecto de Decreto presentado por la diputada Adriana Díaz y ratificado por la presidenta Cecilia Guerrero.

En la ocasión, la titular del cuerpo y la diputada Díaz, quienes estuvieron acompañadas de sus pares Natalia Ponferrada y Analía Brizuela, hicieron entrega de la distinción a Isabel y Adriana Ruiz Alaníz quienes estuvieron en representación de Petrona.

Durante el emotivo acto Isabel leyó un escrito enviado por su madre valorando la distinción. “Agradezco a los miembros de la honorable Cámara de Diputados, al técnico de Desarrollo social, Eduardo Soria, que trabajó por los adultos mayores y muy especialmente agradezco a la diputada Adriana Díaz porque a través de la Ley de Prevención y Protección de Adultos Mayores nos hizo visibles al considerarnos sujetos de derechos y valorar nuestras potencialidades” comunica el escrito. .

“Es una alegría enorme que me hayan considerado merecedora de esta distinción que rinde homenaje a la señora Adalcira Flores de Andrada, símbolo del arte textil de nuestra provincia. Al igual que ella me siento una artesana de las palabras, las elijo, busco sus colores y sonidos, las hilo hasta lograr la trama de un poema. Gracias, porque todavía tenemos algo por decir, algo por hacer, algo por ofrecer” destacó Petrona en el documento.

Petrona, que a sus 83 años sigue siendo una lectora apasionada y hace de la escritura un ejercicio diario, nació en Londres (Belén) y de muy chica tuvo que emigrar a la Capital para completar sus estudios secundarios en la escuela Clara J. Armstrong. En esa institución, en 1954, se recibió de Maestra Normal Nacional y en 1955 trabajó como maestra en su lugar natal. A través del Instituto Bernasconi había fortalecido su formación como maestra rural, saberes que le permitieron desempeñar su tarea. Se jubiló en 1989, tras 33 años de antigüedad.

Su amor por la literatura y la escritura, principalmente de poesía, le valieron el ofrecimiento de enseñar en la recién inaugurada escuela secundaria José Hernández, donde, con sus alumnos, crea y edita la revista Sendero, de carácter institucional, literario y cultural. En 2018 pública “Buscándote Señor”, donde hace un compilado de poemas de índole religiosa y en 2003 salió publicado su primer libro “Sin rastros del dolor”. Colabora en revistas literarias y, sobre todo, publica sus poemas a través de Facebook, actividad que le permitió reencontrarse con sus exalumnos, muchos de los cuales están diseminados por el país, especialmente en la Patagonia y Buenos Aires.

Deja una respuesta