La senadora y vicepresidenta electa Cristina Fernández de Kirchner ingresó este lunes 02/12 al edificio de los tribunales federales, en Comodoro Py, para asistir a la audiencia a la que fue convocada a declaración indagatoria como acusada en la causa por el supuesto direccionamiento de la obra pública vial en Santa Cruz. Sin embargo, horas antes de prestar declaración, la expresidente denunció que el poder Judicial en sintonía con los medios, buscan «demonizar los líderes».  Además, en la entrada de los tribunales aprovechó para ironizar sobre su caso: «Voy a comprar números de lotería porque tengo una suerte…siempre me tocan Bonadio y Ercolini».

La senadora y vicepresidenta electa Cristina Fernández de Kirchner ya se encuentra en el edificio de los tribunales federales de Comodoro Py para prestar declaración ante la justicia. Ella pidió que su declaración fuera televisada pero su solicitud fue negada. No obstante, esta mañana, su abogado volvió a pedir al Tribunal Oral Federal 2 la televisación en vivo de la audiencia a la que fue convocada a declaración indagatoria.

Beraldi planteó un «recurso de reposición» contra la decisión que el viernes último rechazó la televisación en vivo del debate.

La expresidenta llegó a las 9.30 en un auto gris, e ingresó por un acceso lateral en la calle Letonia, para entrar de manera directa a la sala de audiencias, donde se realiza el juicio.

En el juicio se debaten supuestos delitos en la adjudicación de obra pública vial en Santa Cruz a la empresa Austral Construcciones, de Lázaro Báez, y el presunto pago de sobreprecios e incumplimientos en la construcción.

Fernández de Kirchner, que viste un conjunto negro de pantalón con un saco largo blanco, llegó en medio de un fuerte operativo de seguridad que se implementó desde muy temprano en los alrededores de los tribunales de Comodoro Py, en la zona de Retiro.

Cristina arrancó cuestionando la no televisación. «Esta causa que se conoce como corrupción tuvo una difusión mediática inédita. Fue transmitida por todos los medios» . Y luego comenzó a desarrollar su argumento de la persecución judicial de la que ella dice ser víctima.

«Voy a comprar números de lotería porque tengo una suerte…siempre me tocan Bonadio y Ercolini…No soy una especialista en derecho penal pero nunca había escuchado un guión como esta acusación fiscal», sentenció la senadora.

Con la indagatoria de la ex presidenta se cerrará la ronda de declaraciones de los 13 procesados y comenzará la etapa de declaraciones de testigos, que se extenderá hasta mediados del 2020.

En vez del caso «obra pública» CFK le llama «caso paradigmático de Lawfare en la Argentina», y anoche 01/12, a solo horas de hacer su presentación oficial ante la justicia hizo su descargo en las redes sociales.

«Mañana, en Comodoro Py, tendrá lugar una audiencia oral del caso paradigmático de Lawfare en la Argentina: la causa conocida mediáticamente como de la “Obra pública”…», comenzó la publicación de CFK en su cuenta de Twitter.

Además, la senadora aseguró que su causa está llena de mentiras, difamaciones y descalificaciones contra su persona, y es víctima de una justicia politizada y mediática: «fueron planificadamente publicadas y televisadas en vivo y en directo…», agregó.

Entre las «mentiras y difamaciones» que se volvieron mediáticas según la expresidente están «desde las denuncias de diputados y dirigentes opositores, pasando por la filtración anticipada de las resoluciones de Julián Ercolini» a quien calificó como el «juez mutante» de instrucción.

Y finalizó su descarga diciendo que en Argentina, «como en el resto de América Latina, la articulación de los medios de comunicación hegemónicos y el aparato judicial con el objetivo de demonizar y destruir a los líderes de los gobiernos populares y democráticos, se ha transformado en un plan sistemático», sentenció.

Compartinos: