Ciudad: Larreta pone todas las fichas en Carrió y ya no piensa en Santilli

Cree que no necesita más refuerzos para frenar a Lousteau. Y porteños plebiscitarán a Macri.

Ciudad: Larreta le pone todas las fichas a Carrió y ya no piensa en Santilli

 

Horacio Rodríguez Larreta y su esposa Bárbara Diez en la cena del Cippec, en el Hotel Hilton de Puerto Madero, el 24 de abril.

Horacio Rodríguez Larreta siempre parte de un principio. Cree que acciones en política se rigen por razones. El jefe de Gobierno, sin embargo, desde el 3 de abril sigue sin comprender la renuncia de Martín Lousteau a la embajada estadounidense. Supone que el precio que pagó fue demasiado grande. “En el medio se peleó con el Presidente”, dice en la intimidad de su despacho. De ese detalle también tomó nota Lousteau, que se esforzó en aclarar que disidencias que mantiene son mayoritariamente con el oficialismo porteño y no, nacional.

El jefe de Gobierno duerme más tranquilo desde que Elisa Carrió confirmó que competirá en Ciudad y sacudió al ex embajador. Considera que con la jefa de la Coalición Cívica será suficiente para frenar aspiraciones del referente de ECO. No será necesario que Diego Santilli sacrifique la vicejefatura. En Casa Rosada alguno se ilusionó, sin embargo, con una fórmula potente con ambos candidatos. No sucederá. Forzar esa candidatura violaría el gran ordenador de Cambiemos para elecciones intermedias que reza que en cada distrito el jefe territorial lidera estrategia y lapicera.

Con ese panorama, el gran interrogante se tradujo en quién acompañará a Carrió en la lista de diputados nacionales. ¿Será una figura emparentada con el PRO? Al jefe de Gobierno esa discusión no lo obsesiona. Imagina candidatos y referentes cercanos a Cambiemos y sus valores, aunque la UCR esté afuera en Capital. Eso sin contar con que algunos radicales PRO como Silvana Giudici podrían volver al Congreso.

En Casa Rosada, con voz y voto, sí descuentan la presencia de candidatos amarillos para acompañar a la aliada del Gobierno. La legisladora Carmen Polledo, vice primera de la Legislatura, probablemente sea diputada nacional. También suenan otras mujeres para secundar a Carrió, como Paula Bertol. La secretaria de Relaciones Parlamentarias responde a Marcos Peña y quedó afuera en 2015, cuando su lugar fue de Cornelia Schmidt Liermann. Ahora Bertol no estaría del todo interesada en volver al Congreso.

Nadie se hace demasiado problema por el lugar en listas. El PRO renueva cinco bancas y la Coalición, dos. En la sintonía fina, Carrió ganará un lugar. Fernando Sánchez renovará su banca. Todo un símbolo. Fue candidato a vicejefe de Lousteau y hasta asistió a la cena de ECO del año pasado. También tendrá lugar privilegiado Mariana Zuvic.

En la Legislatura, el PRO deberá renovar 12 bancas y la CC solo una. Larreta considera que en elecciones para cargos ejecutivos, porteños valoran la gestión. Sin embargo, asume entre sus íntimos que en una elección nacional de medio término inevitablemente se plebiscitará la gestión de Macri, aunque candidatos sean “locales”. Carrió, de todos modos, mantendrá discurso “nacional”, aunque en la sede oficial de Parque Patricios confían en que bajará el tono de sus acusaciones contra el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti.

Al calcular, en el oficialismo -con proyección optimista- creen que obtendrán 36% de votos, promedio de sus performances en elecciones intermedias. En el escenario más pesimista estarían más cerca del “magro” 31% que consiguió Gabriela Michetti, cuando sacrificó la vicejefatura en 2009. En cualquier caso, siguen con detenimiento movimientos del resto del arco político. “El kirchnerismo (abierto) y en su mejor versión sólo conseguiría 20%”, destacan. No ignoran que Lousteau cosecha votos que irían al PRO, suma entre el “progresismo” y antimacristas. Así, miran con lupa movimientos de Sergio Massa, amigo de Larreta. Descuentan que presentará candidato para restarles votos al peronismo y Lousteau.

 

Deja una respuesta