El senador nacional Julio Cobos solicita a obras sociales y empresas de Medicina Prepagas que cubran las prestaciones médicas necesarias que se realicen en forma virtual o remota, y que se habilite la recepción de recetas virtuales en las farmacias de todo el país.

Al respecto, el senador Julio Cobos señaló que “Sabemos que la situación que atravesamos producto de la pandemia del coronavirus ha trastocado y modificado la vida cotidiana de millones de personas alrededor del mundo, provocando una fuerte y necesaria restricción de desplazamiento de las personas fuera de sus domicilios. Es por eso que organismos gubernamentales, instituciones académicas, empresas, etc.; se están adaptando a nuevas formas de prestación de servicios para darles continuidad. Lo mismo sucede con muchos profesionales de la salud y en este punto, las obras sociales y prepagas también deben hacerlo. Además, requerimos que se adapten los sistemas para que las farmacias contemplen las recetas digitales, algo que existe en algunos casos, pero no está masificado su uso. Esto es fundamental para evitar la concentración y el traslado de personas”.

El legislador mendocino explicó que pedimos que se garanticen las prestaciones a todas las personas que deban cumplirlas mediante medios electrónicos de comunicación o virtuales, reemplazando las consultas ambulatorias que implican un traslado. A modo enunciativo, pueden ser consultas de psicología, medicina clínica, pediatría, deportología, y todas aquellas que crea necesaria y defina la autoridad competente” y agregó, se deberá garantizar el pago de honorarios a los profesionales de atención,  cualquiera sea el vínculo contractual con las obras sociales y las empresas de Medicina Prepaga, en caso de reemplazar prestaciones de atención presencial por modalidades virtuales o telefónicas, mientras dure el periodo de aislamiento social preventivo y obligatorio dispuesto por el gobierno Nacional”.

Un claro ejemplo es el de las consultas psicológicas, al respecto Cobos señaló que “queremos que se aseguren las prestaciones psicológicas que no se pueden cumplir en forma presencial debido a la imposibilidad de trasladarse, pero que se realicen a través de medios electrónicos y video conferencias como Skype u otros sistemas existentes, y que sean cubiertas por los prestadores, asegurando la atención al paciente y el honorario correspondiente al profesional de la salud”.

Compartinos: