Códigos personales para historias clínicas

El diputado porteño del Pro Roberto Quattromano y su compañero de bancada y vicepresidente 1° del Cuerpo Legislativo, Cristian Ritondo, presentaron un proyecto para la utilización de códigos QR para alojar la información de historias clínicas para que sea más rápida la respuesta del profesional médico ante emergencias en la vía pública.
“Con esta aplicación, los profesionales de la salud ganarán tiempo al asistir a accidentados. Funciona exitosamente en Francia y España”, señaló Quattromano.
Un código QR, o “código de respuesta rápida”, es un módulo útil para almacenar información en una matriz de puntos o código de barras bidimensional. Es como un código de barras, sólo que la información se encuentra codificada dentro de un cuadrado.
El objetivo de la iniciativa de los diputados macristas es que cada persona porte consigo un código QR para almacenar la información de su historia clínica para que, en el caso de una emergencia en la vía pública, el trabajador de la salud que tenga los datos del paciente instantáneamente.
“Los usuarios cargan la información necesaria en la base de datos de una página web específica y el software imprime el código QR para portarlo en un lugar de fácil acceso en caso de accidente”, explica el proyecto.
Una vez escaneando el código, el médico encontrará en forma instantánea los datos personales y clínicos más importantes del paciente, como medicamentos, alergias, enfermedades, recomendaciones y contactos.
Así, las personas podrán llevar el código QR en cascos, teléfonos celulares, lunetas – parabrisas o cualquier otro lugar que el usuario considere necesario, que podrá ser leído fácilmente por un teléfono celular.
Según se indica, por medio de este sistema, el SAME podrá acceder, “mediante personal autorizado, a un sistema digital de historias clínicas seguro, portable y flexible, disponible al momento de la emergencia”.
“La asistencia temprana y de calidad es fundamental para disminuir la mortalidad”, advierte el proyecto de Ritondo y Quattromano.

Deja una respuesta