El proyecto que comienza a debatirse en Diputados obtuvo dictamen hace un año pero nunca llegó al recinto. El texto establece que los condenados en segunda instancia por delitos de corrupción no puedan ser candidatos.

______________________________

Cuando fue propuesto el debate en el Congreso generó tensión, pero es que la ley de ficha limpia se convirtió en el principal objetivo del Gobierno en el recinto durante este mes de elecciones: tratar una ley que aparte a los corruptos de la política siempre da una buena imagen. Entonces, después de casi dos años sin debatir el tema, las comisiones de Asuntos Constitucionales y de Justicia de la Cámara de Diputados podrían aprobar hoy una iniciativa que impide que cualquier persona con condena firme por delitos de corrupción pueda postularse a un cargo electivo.

Cambiemos recibió ayer 05/08 255 mil firmas de ciudadanos interesados en dictaminar la ley este martes. La convocatoria logró tensionar a las distintas vertientes del peronismo, ahora unidas en el Frente Todos, y esta tarde evaluaban firmar un dictamen conjunto para contraatacar: propondrían prohibir candidatos con cuentas offshore, como muchos funcionarios de este Gobierno.

Respecto a ‘ficha limpia’ en Argentina, era que a través de la recolección de firmas rigiera para las elecciones de este año, pero finalmente el tema quedó para ser debatido después del cierre de listas de candidatos.

La intención del proyecto es modificar la ley orgánica de partidos políticos e incorporar un inciso en el artículo 33 de la norma con el fin de establecer la prohibición a aquellos condenados en segunda instancia por los delitos de cohecho y tráfico de influencias; malversación de caudales públicos; y negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas.

La prohibición también alcanza a los delitos de enriquecimiento ilícito de funcionarios y empleados; encubrimiento; fraude en perjuicio de la administración pública; traición y delitos que comprometan la paz y dignidad de la Nación.

El proyecto estipula que la prohibición “se extenderá desde que exista sentencia condenatoria confirmada en segunda instancia del proceso hasta su eventual revocación posterior o bien hasta el cumplimiento de la pena correspondiente”.

El oficialismo busca darle volumen político a un tema de poco peso electoral con el fin disputar una pequeña porción de la agenda informativa a tan sólo cinco días de que se desarrollen las PASO. En ese contexto los legisladores de Cambiemos buscarán darle dictamen al proyecto esta misma semana con la intención de llevarlo al recinto antes de las elecciones generales de octubre.

El borrador fue escrito la semana pasada por el radical Diego Mestre y el macrista Pablo Tonelli, a cargo de las comsiones de Justicia y de Asuntos Constitucionales que tendrán a cargo el plenario.

La recolección de firmas estuvo a cargo de Gustavo Segré, un economista argentino que vive en Sao Pablo y vivió de cerca la aplicación de la ley de ficha limpia que impidió la candidatura de Lula Ignacio Da Silva.

Silvia Lospennato, diputada del PRO y una de las primeras promotoras de esta ley, anticipó que de lograr dictamen intentarán tratarlo en la próxima sesión de la Cámara de Diputados, que nadie sabe bien cuando será y, sobre todo, si tendrá quórum.

«Esta vez es diferente porque no estamos solos para exigir que los dirigentes representen a la mayoría, y la mayoría no es corrupta», celebró la diputada.

«Si una persona no puede ingresar a un cargo por estar sometida a un proceso penal, menos puede acceder a un cargo público teniendo una condena», completó Petri.

Compartinos: