Un usuario de un distrito del conurbano, como José C. Paz o Malvinas Argentinas, con igual consumo que un usuario de Puerto Madero, paga 25,87 pesos más por cargo variable por el solo hecho de vivir en la Provincia.

Legisladores de los bloques del Frente Renovador y Frente Amplio Justicialista de la provincia de Buenos Aires rechazaron públicamente la decisión de la gobernadora María Eugenia Vidal de autorizar a las empresas de gas a aumentar las tarifas un 35 por ciento. “Con la crisis que viven los bonaerenses, es la gobernadora Vidal y las empresas de gas quienes deben hacer el esfuerzo”, dijeron.

En conferencia de prensa, los legisladores provinciales Rubén Eslaiman, José Luis Pallares, Rocío Giaccone, Juan Manuel Cheppi, Ramiro Gutiérrez, Jorge D’Onofrio, Javier Faroni, Fernando Carballo, Ricardo Lissalde, Blanca Cantero, la diputada nacional y presidenta de la Comisión de Defensa al Consumidor del Usuario y la Competencia, Marcela Passo, le pidieron a la Gobernadora que el esfuerzo lo haga la empresa y el Estado para no recaer siempre en el consumidor que paga en su factura de gas, casi un 30 por ciento de impuestos que van para el Gobierno.

El presidente del bloque del Frente Renovador, Ruben Eslaiman, aseguró: “Hoy más que nunca, ante la crisis económica que vive todo el país, creemos que el esfuerzo no debe ser sólo de los consumidores, sino también de las empresas el esfuerzo debe estar puesto en todas las dependencias que poseen los medios para eliminar otros costos que se cobran en la factura, principalmente el Estado. Se trata de montos que no están relacionados al consumo pero que se suman en la factura. Es necesario explicarle al ciudadano, que los impuestos que se gravan en las facturas de gas representan un 50% adicional a costo de lo que se cobra por consumir el servicio, entre ellos el Impuesto a las Transferencias Financieras conocido como ‘Impuesto al Cheque’, entre otros impuestos”.

Alrededor del 29% de lo que los usuarios pagan de gas corresponden a impuestos nacionales, provinciales y tasas municipales que las empresas transfieren a sus clientes, amparadas en el marco normativo de las privatizaciones realizadas en los años 90.

Por su parte, la diputada Rocío Giaccone, explicó: “Estamos discutiendo en Audiencia Pública un aumento semestral del 30% cuando el aumento en realidad es del 60% anual. El Gobierno se caracteriza por contarnos las cosas por la mitad. La Audiencia Pública termina convalidando lo que el presidente Macri dice que tienen que ser los aumentos. Si la tarifa se midiera por costos reales, el mayor costo de las empresas es salario (que aumentó un 28%), ¿por qué entonces la tarifa aumenta un 60%? Porque los costos que aducen las empresas están inflados, no son reales y el gobierno garantiza así a las empresas ganancias del 80%, que la pagan los trabajadores, los comerciantes y las PyMES”.

“Nuestra propuesta es crear un marco regulatorio de acuerdo a los costos reales de las empresas y establecer una tasa máxima de ganancia para que las tarifas se puedan pagar. Y además vemos necesario que las provincias puedan plantear y discutir, a través del Consejo Federal de Energía, que tiene que haber un Fondo Compensador de tasas a nivel nacional”, completó.

Previo a la rueda de prensa e invitado por los bloques de FR y FAJ, el director Adjunto de la Defensoría del Pueblo bonaerense, Walter Martello, brindó un informe sobre el aumento en la tarifa de gas que será a partir de abril del 2019 y lo acontecido en la Audiencia para definir la suba.

A su turno, Marcela Passo, diputada nacional y presidenta de la Comisión de Defensa al Consumidor del Usuario y la Competencia, expresó: “Los aumentos tarifarios que nos ha traído este Gobierno son insostenibles, y no van de la mano de los incrementos salariales de los trabajadores, y mucho menos de los más vulnerables y jubilados. Las tarifas no pueden incrementarse por encima del coeficiente de variación salarial”.

Finalmente, el senador y titular de la bancada massista, José Luís Pallares, dijo: “En momentos en que todo sube, menos los sueldos, es necesario que el Gobierno tenga un gesto hacia los millones de bonaerenses a los que cada día se les complica llegar a fin de mes y pagar sus servicios. El Gobierno debería reducir la cantidad de impuestos que aparecen en las facturas, de esa manera ayudamos de una manera ante tanto ajuste y tarifazos a los que nos sometieron”.

Compartinos: