Con Nicaragua como protagonista, la oposición en el Congreso salió a condenar a Alberto Fernández

La oposición en el Congreso Nacional reaccionó con duras críticas sobre la postura de Argentina en la OEA, tras la abstención del Gobierno de Alberto Fernández en la votación de una resolución que condenó la violación de derechos humanos en Nicaragua. Tras la decisión del Ejecutivo, los principales líderes de la coalición Juntos por el Cambio salieron al cruce y condenaron la polémica decisión.

Luego de que la Argentina se abstuviera de condenar las violaciones a los derechos humanos cometidos por el Gobierno sandinista durante el tratamiento de un proyecto de resolución en la Organización de Estados Americanos (OEA), quienes salieron rápidamente a condenar la postura del país fueron los dirigentes de la oposición.

En síntesis, la Argentina se abstuvo en la votación, decisión que fue aprobada por una amplia mayoría de 26 países, y solo tuvo tres votos en contra: Bolivia, San Vicente y Granadinas. Mientras tanto, Argentina, México, Honduras, Belice y Dominica se abstuvieron.

En ese sentido, la Argentina sostuvo en un comunicado conjunto con México que “no estamos de acuerdo con los países que, lejos de apoyar el normal desarrollo de las instituciones democráticas, dejan de lado el principio de no intervención en asuntos internos, tan caro a nuestra historia. Tampoco con la pretensión de imponer pautas desde afuera o de prejuzgar indebidamente el desarrollo de procesos electorales”.

Y además, agregó: “En este contexto, no nos fue posible acompañar el proyecto de resolución puesto a consideración hoy en el Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA)”.

Luego de que se conociera la decisión de Argentina, los dirigentes de la oposición no dudaron en expresar su repudio. El primero: el expresidente Mauricio Macri, quien no se quedó callado y a través de sus redes sociales se despachó contra el Gobierno.

“Otra vez Argentina guarda silencio frente a violaciones a los DDHH. En este caso absteniéndose de votar en la OEA la condena al régimen de Ortega que arrestó, entre otros, a cuatro aspirantes a la presidencia anticipando que las próximas elecciones carecerán de toda legitimidad”, publicó el exmandatario en su perfil de Twitter.

Y añadió: “26 países condenaron los abusos del gobierno de Nicaragua”, pero “Argentina miró para otro lado”.

Luego, las principales figuras del Congreso de la Nación que integran la coalición Juntos por el Cambio también salieron de a poco a mostrar su descontento.

Por un lado, el diputado nacional y jefe del interbloque de Juntos por el Cambio, Mario Negri, aseguró que la política internacional del Gobierno “lleva a la Argentina al peor de los mundos”.

“Primero decidieron hacer de cuenta que Maduro no violó los DDHH de miles de venezolanos. Hoy en la OEA evitaron condenar la persecución del régimen de Ortega a opositores en Nicaragua. Alarmante”, disparó sin filtro el radical cordobés.

También compartió un mensaje el diputado nacional Luis Petri (UCR), que tras la decisión del Gobierno planteó que “las violaciones a los derechos humanos o se condenan o se encubren: la abstención es encubrimiento”.

Además señaló que con su abstención ante la OEA, el Gobierno “confirma su alineación a Cuba, Venezuela, Irán y el resto de los regímenes dictatoriales o autocracias del mundo”.

Otro diputado mediático que salió al cruce fue el legislador Fernando Iglesias, quien señaló tras la abstención de Argentina:

“Empezás diciendo que el golpe de 1943 no fue un golpe y terminás apoyando dictaduras. Está científicamente probado”, ironizó.

En la misma línea, el diputado del PRO, Waldo Wolff, también se despachó contra el Gobierno de Alberto Fernández por su decisión.

“Dice que repudiaríamos persecución de opositores y violación DDHH en Nicaragua pero nos oponemos a opinar al respecto. Que se arreglen solos. Qué triste ser lo mismo que dicen combatir, Embajador”, agregó Wolff acompañado de un video del embajador argentino ante la OEA, Carlos Raimundi en el que se contradice.

Por último, otro que mostró su rechazo fue el titular del bloque opositor en el Senado, Luis Naidenoff, quien planteó que la decisión del Gobierno es “un retroceso más en materia de DDHH”.