CORRIENTES – Vaz Torres: “La Justicia no observó la ley de administración financiera”

El senador provincial y exministro de Hacienda. Enrique Vaz Torres, habló sobre la situación del Poder Judicial y el reclamo de recomposición salarial de empleados. En el programa televisivo “Final abierto” aseguró que había “una serie de desconocimiento de ciertas cosas por parte de los jueces”.

En una entrevista con Gabriela Bissaro, Eduardo Ledesma y Carlos Simón, respondió a todo.

—¿Cómo ve el panorama a nivel nacional de la economía y como eso condiciona los ámbitos provinciales?

—La verdad es que con mucha preocupación como la mayoría de la ciudadanía. Más allá de lo que se escucha en los medios, donde repercute más fuertemente es en la gente que la pasa muy mal.

La situación que agregada la pandemia complica mucho las cosas, porque se está retrasando muchísimo ese rebote que todos pensamos que iba a existir en la economía en esta nueva situación pospandemia que parece que nuevamente se comienza a consolidar esa tentativa y no se nota lo mismo en la actividad económica y esto es producto de la administración nacional, no le encuentran la vuelta y la verdad es que es muy pesimista el panorama que vemos hacia adelante. Aunque en realidad, en este país este pesimismo resulta ser de la propia incapacidad del Gobierno para generar expectativas positivas.

Porque el país tiene todo para salir adelante y hemos resuelto muchas crisis, y hasta parece que nos entrenamos para ver cómo hacemos cada vez peor las cosas.

—Usted manejó mucho tiempo las finanzas provinciales. Si fuera ministro de Economía a nivel nacional, ¿qué haría? ¿Cómo se podría salir de este momento?

—Primero tener coraje. Identificar claramente los aliados que tiene el Gobierno. Se requiere de gobernabilidad, que es la capacidad que tienen los estados para interactuar con la sociedad intermedia, todos los sectores, ya sean empresarial, gremial y los distintos representantes de la sociedad intermedia.

Si no se tiene relación con todos los sectores, es muy difícil articular un programa, porque un programa económico funciona si hay cobertura política, y eso la tiene quien tiene diálogo con la sociedad. Porque desde ese diálogo se destaca algo importante que es la confianza. Si no se restablece la confianza entre los actores de la sociedad y quien conduce, es muy difícil que se puedan articular políticas creíbles.

Para eso hay que tener mucha responsabilidad y sensatez porque todo esto no se hace de un día para otro, se hace un trazado serio. Lo peor o más difícil de conseguir es restablecer la confianza.

—¿Hay plan económico?

—Ahora no hay un plan económico, sí conozco que se está trabajando en un plan de estabilización, pero cuando alguien habla de eso a uno ya le empiezan a dar escalofríos. Porque se agotaron todas las alternativas de recursos y la situación social es muy complicada.

—¿Usted es pesimista?

—Yo soy optimista en lo personal en cuanto a que los resultados van a venir de la política. Me parece que el éxito que tenga en este momento la oposición al Gobierno nacional y en las legislativas pueden marcar un rumbo distinto en el comportamiento.

—¿Usted cree que puede hacer torcer la política económica del Gobierno nacional?

—Es que no les queda otro remedio. Si son incendiarios, por supuesto que van a agarrar un balde de nafta pero si son sensatos…

—¿Y qué le hace ser optimista?

—A mí lo que me hace ser optimista es la democracia y el coraje que por ahí pueden tener algunas personas y no son todos malos. Hay gente valiosa dentro del Gobierno y que puede llegar a establecer sus directrices a resultas de lo que diga la gente.

—¿Este mes que falta para las elecciones va a ser un mes a la deriva y un resultado adverso puede ser un ordenador para el Gobierno?

—Yo confío en que esto debe ser así. Y vamos a tener que tomar las cosas en serio y no con el ángulo absolutamente electoral.

Obviamente que se discute todo y la sociedad ha advertido que el poder que pretende este momento, particularmente CFK, es para evitar consecuencias personales. Y esto es un discurso que es un animé en todos lados y yo no conozco ni un medio, salvo oficial del Gobierno que piense otras cosas.

—¿Cuáles son las medidas que hay que tomar en lo inmediato y mediato o futuro?

—Usted tiene tres planos siempre en la política y en la política económica y esta se subordina a la cobertura política y no existe programa económico que funcione si no tiene soporte y estructura política medianos, por eso los acuerdos que faltan consolidar con los sectores y otras fuerzas políticas.

Los acuerdos tienen programas a corto plazo y es lo que hay que hacer de inmediato, seguramente políticas de shock y en el mediano plazo es lo que si se dan algunos resultados del corto plazo con el fin de instrumentar cosas más importantes y profundas de cambio. Lo más difícil es generar cambios.

Yo haría dos o tres cosas inmediatas. ¿Dónde está la visión del Gobierno?

—¿Cómo ve el contexto de la provincia? ¿Puede llegar a tener problemas?

—Corrientes tiene dos etapas, desde el endeudamiento profundo crónico y sideral al equilibrio fiscal.

Ahora tenemos una etapa del equilibrio fiscal al crecimiento autogenerado. Esto significa crear condiciones con el sector privado para que puedan absorber y generar empleo, que hace falta satisfacer por la demanda que existe en nuestra ciudadanía.

—¿Puede haber problemas económicos?

—Siempre vamos a tener problemas porque somos parte de este sistema, y lo que no vamos a tener problemas es en la responsabilidad de Gobierno. El Gobierno sabe destacar muy bien las prioridades que hay que tener y las responsabilidades con las cuentas públicas.

Dependemos absolutamente de la recaudación nacional y de nuestras propias fuerzas.

—¿Hay que cuidar el gasto provincial de la situación a nivel nacional?

—Por supuesto. Como siempre se ha hecho y se está haciendo.

El Gobierno provincial está acotado a los recursos, nosotros no tenemos fábricas de hacer dinero, eliminamos esa cuasi moneda que tanto mal nos hizo, pero por suerte la administración del Estado es correcta y equilibrada y funciona con lo que se tiene.

—¿Cómo observa la situación que se dio con el incremento salarial con el Poder Judicial y la decisión del Gobernador? ¿Ve conflicto ahí?

—Lo veo como una serie de desconocimiento de ciertas cosas.

—¿Desconocimiento de quién?

—De los actores. Sobre todo los jueces.

—¿Desconocimiento o mala intención?

—No sé. Yo creo que desconocimiento.

Debe entenderse que se gasta lo que le dan los recursos.

—¿Usted dice que la Justicia está desoyendo las normas?

—Me parece que no observó la ley de administración financiera. Esto rige para todos.

Creo que hay desconocimiento de las reglas. Yo tengo buena fe.

—Barrionuevo dijo que estaba preocupado por la situación…

—Siempre se preocupa Martín. Es muy hábil para meter la cuchara.

—¿Cómo se llega a una solución con la situación del Poder Judicial?

—Intercambio de conocimiento. Si hay dudas, se pone el Poder Judicial con el Ejecutivo, que seguramente ya están trabajando en ese sentido.

Tenemos coraje. Creo que en administrar justicia uno hace lo que puede con los recursos que se cuenta y el Ejecutivo lo hizo siempre.

—Pese con contar con la mayoría en las cámaras, el Ejecutivo no hizo lo que quiso

—Para qué correr el riesgo de someter esta cuestión en la Legislatura. En 20 años siempre pasó lo mismo.

—¿Hay una cuestión electoral?

—Yo no sé.

 

Fuente El Litoral