Cristina Fernández expuso en la causa «Dólar Futuro»: «Hagan lo que tengan que hacer»

La vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, declaró durante cerca de 50 minutos ante la sala I de la Cámara Federal de Casación Penal, en el marco de la denominada Causa “Dólar Futuro”.

Cerca de las 10.30 horas, inició su exposición con la convicción de mostrar que la causa por supuestas irregularidades en la compraventa de dólar futuro al final de su mandato fue en realidad un armado electoral para allanar la llegada de Mauricio Macri al poder.

A tal punto está convencida CFK de este inciso que lo dejó en claro ante los jueces: «Ustedes, el Poder Judicial, contribuyeron a que ese Gobierno ganara las elecciones».

En una audiencia que se pudo ver a través de la web, Cristina se conectó de manera remota desde su oficina en el Senado, A lo largo de su exposición detalló que la denuncia que dio origen a la causa fue presentada por los jefes de bloques legislativos de Cambiemos, Federico Pinedo (PRO) y Mario Negri (UCR), entre la primera vuelta electoral y el balotaje en el que la población tuvo que decidir entre Macri y el exgobernador bonaerense Daniel Scioli.

Entre las frases más resonantes le espeto a sus interlocutores que no pedirá su “sobreseimiento, les voy a pedir que apliquen la Constitución. Está todo escrito, tienen que aplicar la ley. Hagan lo que tengan que hacer».

En otro de los puntos que destacó, la presidenta de la Cámara Alta, refirió que no hubo entre los suscriptores de contratos de dólar futuro «ningún amigo» de su Gobierno, sino que los que se beneficiaron con esos contratos y con la posterior devaluación provocada por la gestión de Macri fueron amigos del exmandatario y exfuncionarios, como Mario Quintana, ex vicejefe de Gabinete de Marcos Peña.

«Cuando llegaron al Gobierno pactaron la tasa de interés que iban a pagarse a sí mismos cuando devaluaran, sabiendo que iban a devaluar. (…) Llegaron al Gobierno, devaluaron, usufructuaron la devaluación en los contratos de dólar futuro y los que estamos acusados somos nosotros, que desendeudamos el país y pagamos la deuda al FMI», enfatizó.

«Lo que hizo Macri con el préstamo del FMI violó todas las normas internas de la administración pública» sostuvo.

Luego, notablemente acongojada a juzgar por su voz quebrada renació que «realmente me da mucha bronca, porque la que sufre es la gente. No podemos aumentarles a los jubilados porque estamos endeudados hasta acá».

Durante su exposición, Fernández de Kirchner también aprovechó para hacer pública su sorpresa con el tratamiento mediático y judicial que se le dio a las reveladas visitas del titular de la Cámara Federal de Casación Penal al expresidente Mauricio Macri cuando todavía encabezaba el Poder Ejecutivo y lo compró con las supuestas visitas –que se comprobaron falsas- a la Quinta de Olivos que algunos medios le atribuyeron al juez Sebastián Casanello.

«Estamos en un contexto en el que el presidente de Casación Gustavo Hornos iba a reunirse con Macri en la Casa Rosada. A mi secretario Mariano Cabral, Martín Irurzun lo citó para que dijera si Sebastián Casanello había ido a Olivos. Era mentira. Pero si hubiera sido cierto era una conducta reprochable. ¿Qué van a hacer con Hornos, que fue 6 veces a ver a Macri? ¿Va a seguir siendo miembro de la Casación? Pero mirá vos. ¿Y nos quieren convencer de que son imparciales?», reprochó.

La vicepresidenta, como los demás imputados que expusieron después, invocó durante su intervención el peritaje que ordenó el Tribunal Oral Federal (TOF) 1 y que el juez Bonadío se había negado a hacer durante la causa, en el cual los peritos Carlos Campodónico, Alejandro Del Acebo y Stella Maris Castaño constataron que en aquella operatoria no había existido un perjuicio para el Estado nacional.

«Está comprobado que no hubo perjuicio. Hubo ganancias en el balance del BCRA», sostuvo la exmandataria y luego señaló que los indicadores económicos y el valor del dólar se fueron «al demonio» con la gestión de Alfonso Prat Gay en Hacienda (Cambiemos).

«Ustedes también son los responsables, el Poder Judicial. No miren para otro lado, porque ustedes son responsables. Hoy Prat Gay da clases en Columbia y el que nos endeudó (Macri) va a ver partidos de fútbol en Qatar. Y Axel Kicillof y yo estamos aquí», sostuvo mientras le hablaba, particularmente, a los jueces Daniel Petrone y Diego Barroetaveña, a los que dijo no conocerles la cara.

En esta línea y sobre “dar la cara” Fernández afirmó que «Yo siempre di la cara y la voy a seguir dando» y agregó que «Sería bueno que no solo apareciera mi cara».

La ex presidenta también tuvo tiempo para remarcar que “el lawfare sigue en pleno apogeo» en la Argentina, consideró que el Poder Judicial es quien está detrás de la «estigmatización” de su persona y anunció que no pedirá el sobreseimiento.

Al respecto opinó que la parece “preocupante que fijen una audiencia para el 1 de marzo para alguien que es vicepresidenta, cuando se sabe que ese día, en ese horario, debe convocar a la Asamblea Legislativa, esperar al Presidente y sentarse a su lado para dirigir la asamblea. Si fue un error, es muy preocupante que se desconozca la situación”.

“Todo estas cuestiones que parecen menores van abonando un leading case en la intromisión y manipulación del poder judicial en los procesos electorales y la política en general en la República Argentina. El lawfare es esta corriente regional que, a través de los poderes judiciales, ha estigmatizado a los dirigentes populares y que los persiguen” sentenció.

Deja una respuesta