Cristina Kirchner recibió a Xiomara Castro en el Senado

La vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, recibió este lunes a la presidenta de Honduras, Xiomara Castro, quien participará esta jornada de la cumbre de la CELAC que se desarrollará en Buenos Aires. La titular del Senado compartió en sus redes sociales un video en donde destacó el rol que tuvo la Argentina, cuando ella era presidenta, cuando hubo un golpe de estado en Honduras en 2009.

La vicepresidenta se encontró con la mandataria de Honduras y concentró su actividad política en su oficina del Senado.

Trece años después Xiomara llegó a la presidencia. La perseverancia, la resiliencia y las convicciones no tienen tiempo para ser cumplidas, lo importante es llevarla adelante”, manifestó. Cristina Kirchner mantiene una serie de reuniones en el Senado, en paralelo a la agenda oficial que se lleva adelante en la Casa Rosada y que tiene al presidente Alberto Fernández y al ministro de Economía, Sergio Massa, en el centro de la escena.

Por su parte, este martes podría generarse un encuentro entre la ex mandataria y el actual presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva. Todavía hay dudas al respecto debido a que la agenda de la VII cumbre de la CELAC mantendrá a los presidentes ocupados hasta cerca de las 17.

En tanto, ayer al mediodía, Lula da Silva remarcó el liderazgo de Néstor y Cristina Kirchner en los años en donde cumplió sus dos primeros mandatos como presidente del país vecino. También habló sobre el año electoral que la Argentina tiene por delante y le pidió a los argentinos que no voten a las opciones políticas de derecha: “No sé si Alberto será candidato a la reelección. Lo único que espero es que Argentina no permita que la extrema derecha gane las elecciones. Es lo que deseo. Porque no funcionó en ningún país que gobernó”, dijo.

Asimismo, en lo que fue un guiño hacia la vicepresidenta, tanto Lula como Alberto Fernández suscribieron una declaración conjunta en la que reclaman la independencia judicial y en el que piden combatir la desinformación, la radicalización política y las amenazas al estado de derecho.