Cuestionan maniobra para proteger el memorándum con Irán a partir de la Ley de Subrogancias

En el marco de la Ley de Subrogancias, el titular de la bancada radical de la cámara baja Mario Negri (Córdoba) hizo alusión a la decisión de la Sala II de la Cámara Federal de Casación Penal de aceptar la excusación de Ana María Figueroa y la recusación de Juan Carlos Gemignani, miembros de la Sala I de la misma Cámara. Consideró que se trata e un intento por evitar la declaración de inconstitucionalidad del Memorándum con Irán.

Negri explicó que la decisión de la Sala II es el corolario de una maniobra oficialista para desarmar la sala que iba a fallar en contra del acuerdo internacional. Para ello fueron fundamental los votos de Frontini y Boico, dos conjueces que fueron designados a partir de la nueva ley de subrogancias. Para el diputado nacional, además, son dos funcionarios «alineados al gobierno”.

“Desde el primer momento, dijimos que la nueva ley de subrogancias fue la herramienta que el gobierno diseñó para hacer uso y abuso de la discrecionalidad, y designar en consecuencia conjueces afines. Afortunadamente, la Corte ya ha comenzado a tratar el tema sobre la constitucionalidad de la actual ley de subrogancias”, expresó el legislador cordobés.

A su vez, Negri destacó que “los tiempos electorales no pueden hacernos perder de vista el camino que se ha seguido, ni olvidar las distintas estrategias pergeñadas desde el oficialismo para evitar que se declare inconstitucional el Memorándum. Primero, en su calidad de Presidenta de esta Sala I, Figueroa postergó la decisión sobre el Memorándum diciendo que la Sala aún no había llegado una decisión; esto posibilitó que tres días después el Consejo de la Magistratura, usando la mentada nueva ley de subrogancias y por mayoría simple, desplazara a Cabral. Este actuar de Figueroa fue denunciado por Gemignani, quien sostuvo que él ya se había expedido mediante un voto que está reservado en una caja fuerte. En reacción, Figueroa solicitó ser excusada alegando ‘violencia moral’, y el gobierno solicitó la recusación de Gemignani”.

“Todo lo anterior demuestra un complejo laberinto con un solo objetivo: terminar por completo con la integración original de la Sala I, que iba a fallar por la inconstitucionalidad del memorándum”, apuntó Negri.

En ese sentido, el referente de la UCR subrayó: “Esperamos que la Corte declare definitivamente inconstitucional la ley de subrogancias, y se torne nulo lo actuado en su consecuencia. Se encuentra en juego la decisión sobre un hecho trágico de nuestra historia. A lo largo de estos años existieron demasiados sucesos que obstruyeron el esclarecimiento del atentado a la AMIA. El oficialismo tiene que contribuir a la transparencia y no seguir embarrando la cancha”.

Deja una respuesta