De Marchi y Zamarbide solicitan que el Ejecutivo restrinja la importación de duraznos industrializados

Los diputados nacionales por Mendoza, Federico Zamarbide y Omar De Marchi, presentaron un proyecto para que se restrinja la importación de duraznos industrializados. La iniciativa plantea que tal restricción se mantenga hasta que se constituya una mesa de diálogo en la que estén representados todos los actores de la cadena productiva. El objetivo es elaborar un plan consistente y sustentable relativo a la política de comercio exterior del sector.

Luego de que la semana pasada trascendiera que el gobierno Nacional autorizó la importación de duraznos enlatados de China a nuestro país, se encendió la alerta por una larga cadena de razones que fundamentan lo insólito y amenazante de la situación. Así es que para no quedarse simplemente en el reclamo público, los legisladores de Juntos por el Cambio decidieron tomar cartas en el asunto.

Así, entre los fundamentos que exponen los diputados nacionales en el proyecto de resolución presentado el lunes 14 y que acompañan también Alfredo Cornejo, Claudia Najul y Luis Petri, señalan el perjuicio para las economías regionales que genera que una empresa mendocina importe estos productos de otro país, siendo que Mendoza se caracteriza por la fortaleza de su producción de durazno de industria.

Seguidamente, los legisladores de JxC plantean lo absurdo de la política económica que hace muy complicado importar maquinaria para la producción, como bienes de capital, pero sí facilita las gestiones para que se puedan importar productos finales que en muchos casos son fomentados mediante prácticas de dumping.

Además, señalan que la industria conservera argentina tiene una fuerte presencia en el mundo, y en el caso de los duraznos en mitades comunes, se producen en su totalidad en Mendoza, con una calidad reconocida internacionalmente por su sabor, tamaño y consistencia.

La cadena productiva de duraznos mendocinos abarca tanto al sector primario como al industrial, y alcanza a 7 mil hectáreas de frutales con una producción anual que oscila entre 100.000 y 150.000 toneladas anuales. Más aún, esta industria genera puestos de trabajo en 27 plantas industriales y casi mil productores en toda la provincia, a los que se suman entre 1.515 y 3.536 familias en empleo temporario para tareas de poda, raleo y cosecha, entre otras”, enumeran.

Finalmente, los diputados remarcan que los duraznos argentinos no sólo son un alimento de consumo masivo en el país (que incluso están en el programa Precios Cuidados), sino que además se exportan a los países limítrofes con una cadena competitiva y una producción agroindustrial que muchas empresas locales se han esforzado por mantener y crecer, sobreviviendo a las diversas crisis macroeconómicas que atraviesa Argentina.

Deja una respuesta