Del Caño: “Si sigue el ajuste habrá una respuesta en las calles por parte de los trabajadores»

Solamente uno de los candidatos a presidente rechazó la invitación de Mauricio Macri para dialogar con él apenas horas después de asumir en la Casa Rosada: Nicolás del Caño.

¿Por qué? “Lo único que buscaban era una foto de complicidad, la verdadera intención se demostró en los últimos días, mucho más rápido de lo que nosotros hubiésemos pensado”, respondió ante Noticias Urbanas el expostulante del Frente de Izquierda. Para el dirigente del PTS, la convocatoria del jefe de Estado fue “una farsa” porque, a su criterio, la verdadera intención del flamante presidente se reveló en una serie de medidas que tomó el nuevo gobierno: nombramiento de los jueces de la Corte por decreto, devaluación del peso, eliminación de las retenciones y entrega de solamente 400 pesos para jubilados y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo “cuando los patrones agrarios se van a llevar 129 mil millones”. La entrevista se realizó luego de que Gendarmería desalojara por la fuerza a trabajadores de la empresa avícola Cresta Roja que cortaban la autopista Riccheri en reclamo del mantenimiento de sus puestos de trabajo. Al cierre de esta edición, ya habían alcanzado un acuerdo con el Gobierno y se retiraban del lugar.

Crítico por igual del ahora oficialismo, del kirchnerismo y de “la patronal y la burocracia sindical”, Del Caño defendió la postura del FIT –que logró 812 mil votos en octubre– y lanzó una dura advertencia al Gobierno el mismo día en que varias organizaciones de izquierda realizaban en Plaza de Mayo su primera marcha contra del macrismo: “Si sigue el ajuste habrá una respuesta en las calles por parte de los trabajadores”.

–¿Por qué reclaman contra Macri a apenas dos semanas de iniciado su gobierno?
–Los trabajadores no se van a ir a sus casas sin resistencia ante los despidos, la devaluación y el aumento de precios que augura el gobierno de Macri. Habrá muchos conflictos y reclamos que van a ser generados por esta política.

–¿Quién tiene más culpa, Macri o Cristina Kirchner?
–La herencia kirchnerista tiene una enorme responsabilidad en la crisis actual, pero, ante eso, el macrismo resuelve en contra de los trabajadores.

–¿El accionar de la Gendarmería en la protesta de Cresta Roja en la autopista Riccheri es un signo de cómo va a actuar este gobierno?
–Las medidas de los últimos días del Gobierno se cierran con la represión que hubo. Esto se corresponde con las políticas que se anunciaron, como la quita de las retenciones, lo que significa un millonario beneficio para los grandes agroexportadores mientras que a los jubilados solamente les dan un bono de 400 pesos.

–¿Rechazan esta ayuda extra que anunció Macri?
–Es que esa cantidad de dinero es solamente un paliativo, cuando los patrones agrarios se van a llevar 129 mil millones. Por eso marchamos por Cresta Roja y por eso fuimos a la Plaza de Mayo.

–Hubo organizaciones sociales, algunas kirchneristas, que desactivaron la protesta a la Plaza.
–Se bajaron y creemos que es un error importante. Hay muchos reclamos por hacer. El solo pensar que 400 pesos no solucionan nada es un motivo para manifestarse. Esperábamos que con la represión a Cresta Roja emitieran un comunicado en solidaridad, pero tampoco lo hicieron.

–¿Ya hay divisiones entre las organizaciones? ¿Por qué no se sumaron las centrales obreras de Moyano o Barrionuevo, que pidieron un bono también?
–Hasta el momento, la dirigencia sindical solamente tomó palabras frías. Incluso Moyano dijo que esto tenía aroma a los 90, pero no llevó a la práctica ninguna acción. Un puntapié inicial hubiera sido sumarse a la marcha de hoy. Pero el Gobierno anunció la ayuda para los beneficiaros de la AUH, consiguió dividirnos y que varias organizaciones se bajen. También anunció la quita de Ganancias del medio aguinaldo, algo que nosotros reclamamos que despareciera.

–Varios funcionarios, entre ellos la vicepresidenta Michetti, anunció que se está trabajando en un protocolo de seguridad frente a los piquetes. ¿Les preocupa esa potencial medida?
–Lo del protocolo y la represión no es muy distinto con lo que pasaba en la época de Berni, en Lear por ejemplo. O lo que hizo la Policía Metropolitana en el barrio Papa Francisco. Así reaccionan ellos contra los pobres y los trabajadores. Insisto, si sigue el ajuste del gobierno de Macri habrá una respuesta en las calles por parte de los trabajadores.

–¿No era importante para ustedes hacerle a Macri sus reclamos cara a cara?
–En la cara le dijimos muchas cosas durante el debate presidencial. Incluso le dijimos que seguía procesado por las escuchas. Acá no se trata de hablar o no cara a cara, sino de que ellos buscaban una foto que avalara ese falso diálogo. Más allá de lo que nosotros dijéramos, lo que iba a quedar era la foto.

–Pero el resto de los candidatos fue y planteó problemáticas.
–Esa convocatoria al diálogo era una farsa y eso quedó demostrado a los pocos días. Cuando al lunes siguiente firmó los decretos para designar a los jueces de la Corte, algo que no se veía hace 150 años o que solamente hacían los militares, hasta los candidatos que fueron a la reunión con Macri lo criticaron. Nosotros no queríamos esa foto. Y la represión a los trabajadores de Cresta Roja confirma el combo que nosotros planteábamos durante la campaña.

–¿Quién lo llamó para invitarlo a la reunión?
-Un funcionario del Ministerio del Interior. Me dijo que el día de la reunión iba a contactarme el propio ministro Frigerio para invitarme. Pero yo ahí ya le planteé mi posición, que no tenía nada que ver con lo personal, sino que era algo meramente político. Fue una convocatoria que solamente servía para colaborar con el Gobierno.

–¿Qué opina del gabinete de Macri?
–Es un personal político muy particular porque está lleno de gerentes y CEO de multinacionales que, si se quiere, gobiernan con menos tapujos para el gran capital que como lo hizo el gobierno kirchnerista. En este sentido, se hace más evidente aún que es la clase capitalista la que gobierna en el país y que son ellos los responsables de la situación de hoy de la Argentina.

–En 2016 la discusión política se centrará en el Congreso, ¿cuál será la postura de la Izquierda?
–Vamos a plantear la eliminación del impuesto al salario, un fondo de emergencia por 24 meses y el establecimiento de un bono de fin de año. Insistiremos con proyectos para despenalizar a los trabajadores procesados por sus reclamos y estaremos en contra de esta agenda del protocolo si es que la quieren hacer pasar por el Congreso. Además, insistiremos con demandas de la mujer, como el derecho al aborto.

Deja una respuesta