Desde el PRO cuestionaron el mecanismo de subrogancias

En el marco de la sesión extraordinaria de Diputados, en la que se debaten una serie de iniciativas para instrumentar el Código Procesal Penal, Pablo Tonelli (CABA) ofició de miembro informante del bloque macrista.

Sobre el proyecto que propone modificar el sistema de subrogancias para cubrir las vacantes transitorias en los tribunales inferiores a la Corte Suprema afirmó que “este proyecto pretende resolver el caos normativo en la materia, pero resulta inadmisible ya que no respeta los lineamientos de los fallos de la Corte Suprema de Justicia ni los principios constitucionales de división de poderes”.

“Le atribuye al Consejo de la Magistratura la potestad de designar jueces, atribución no prevista en la Constitución Nacional, se viola la exigencia de selección mediante concurso público y se habilita la designación de jueces con la sola intervención del Consejo de la Magistratura, sin participación alguna del Poder Ejecutivo y del Senado de la Nación”, continuó Tonelli.

“En definitiva, el propósito de este proyecto es que el Consejo de la Magistratura, usando estas atribuciones discrecionales, cubra a su antojo las vacantes de jueces subrogantes de acá a fin de año para favorecer al partido de Gobierno”.

En referencia al proyecto sobre la implementación del Código Procesal Penal Tonelli sostuvo que “viola la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires, dado que la Justicia Nacional en lo Penal de la Capital Federal está destinada a ser traspasada a la Ciudad y el Congreso Nacional carece de atribuciones para ordenarla”.

“Hubiera sido más razonable disponer la trasferencia y diseñar un código procesal penal para la justicia federal poniendo el acento en la investigación de los delitos complejos, que son los que investiga la justicia federal” agregó el diputado del PRO.

Por último, en relación al proyecto del Ministerio Público Fiscal, el legislador macrista dijo que “es inadmisible que se aprueben las excesivas atribuciones para el titular, habilitando una actuación discrecional pocas veces vista para un funcionario judicial: podría llevar a cabo la designación de magistrados y empleados en forma unilateral y sin concurso público; podrá cubrir cargos vacantes de forma interina de modo arbitrario; podrá manipular la competencia territorial y funcional de los fiscales, a fin de intervenir indebidamente en el curso de las investigaciones que sean de su interés; podrá realizar un manejo antojadizo del presupuesto, entre otras atribuciones que implican concentración de poder sin que exista ningún mecanismo institucional de supervisión”.

“Si sumamos el cúmulo de atribuciones al titular del Ministerio Público fiscal y la designación arbitraria de jueces y fiscales, da la impresión que el oficialismo está preocupado por las causas que tramita la justicia penal y busca jueces y fiscales que le respondan. El resultado de la imposición de estos proyectos por parte del Kirchnerismo será buscar la impunidad de la Presidenta, sus funcionarios y su familia”, concluyó Tonelli.