Desde la oposición consideraron que la quita de subsidios es «un tarifazo» y «un castigo»

Legisladores nacionales de un amplio espectro político, pero encuadrados en la oposición, criticaron la quita de subsidios a los servicios de gas y agua que ayer anunció la presidenta Cristina Fernandez.

Al respecto,  el diputado Julio Martínez (UCR – La Rioja) consideró que «aunque el Gobierno lo quiera disfrazar con eufemismos» es «un tarifazo que superará holgadamente el 20%, ya que se hará en tres partes». Y agregó: «Cuando devaluaron el peso, dijeron que era una adecuación en la política de cambio y ahora presentan este ajuste como un rebalanceo o una reasignación en las tarifas de los servicios, un sistema de premios y castigos, pero este ajuste lo va sufrir gran parte de la población, incluso las empresas, aunque oficialmente sostengan lo contrario y va a generar más inflación».

En tanto que la diputada Patricia Bullrich (Unión PRO – CABA) estimó que con esa iniciativa se «castiga» a la clase media y cuestionó la oportunidad de la medida. Indicó que se llevó a la práctica «en el peor momento de inflación».

Asimismo, el referente de la centro izquierda Claudio Lozano (Unidad Popular – CABA) detalló que tras la aplicación de la medida «el ministro (de Economía Axel Kicillof) vuelve a hacer gala de su escasa imaginación».

A su vez, Lozano subrayó que el titular de la cartera económica «puso a salvo de la reducción de subsidios a los grupos industriales más concentrados y por lo tanto del aumento de tarifas. Con la excusa de que no caiga la industria, que hace meses que viene cayendo, y con el supuesto objetivo de no afectar el crecimiento cuando hay en curso un programa recesivo».

 

Deja una respuesta