Dialogamos con uno de los candidatos a las «Defensoría de Lanus»: «Es momento de devolver a la sociedad todo lo que me dio»

El pasado 20 de Octubre, la Ciudad de Lanús cumplió 132 años. Ubicado al sur de la Provincia de Buenos Aires cuenta con casi medio millón de habitantes. Se trata de unos de los pocos Municipios que cuenta con una Defensoría del Pueblo.

Fundada en 2016, tiene como premisa proteger y defender los derechos humanos, individuales y sociales de los vecinos de Lanús, frente a actos, hechos u omisiones, de la Administración Pública Municipal, entes descentralizados o empresas del Estado que impliquen el ejercicio ilegítimo, defectuoso, irregular, abusivo, arbitrario o negligente de sus funciones.

En agosto de este año finalizó el mandato del Ombudsman, pero por un acuerdo del Concejo Deliberante fue prorrogado hasta Diciembre. Desde entonces la Municipalidad abrió las inscripciones para que los vecinos del distrito realizaran, por sí o a través de terceros, sus propuestas respecto de los postulantes, con antecedentes curriculares que las fundamentaran y algunos requisitos mínimos que han sido establecidos.

Son en total dieciocho postulantes que deberán obtener mayoría simple en el Concejo Deliberante, lo que representa 13 votos o 12 y el voto de presidente del Cuerpo.

En NCN (Noticias Congreso Nacional) dialogamos en exclusiva con Antonio Lopreiato, un reconocido abogado local y uno de los candidatos a ocupar el puesto que nos cuenta cómo surge la idea de ser “Defensor del Pueblo de Lanús” al tiempo que nos revela como fue la decisión de abandonar su carrera para ayudar al prójimo.

“Desde los veinte años trabajé en la docencia” inicia su relato “me recibí de abogado y desde 1995 fui adjunto en la Cátedra de Derecho Internacional Privado en la Universidad de Lomas. Repartí mi vida entre enseñar en Colegios Secundarios y Universidades, con mi carrea de Abogado. Hasta que en 2017 me jubile y comencé a pensar la posibilidad de ser útil a la sociedad” detalla.

Lopreiato es oriundo de la Ciudad desde “toda la vida” cuenta y añade “acaso eso me motiva a cambiar a ésta nueva etapa, devolver a la sociedad un poco de lo que me dio. Yo siempre dije que mis clientes me dieron todo, tengo un pasar por suerte satisfactorio y eso es gracias a ellos en parte, por eso ahora es momento de devolver  un poco de lo que la vida me dio”.

Cuando uno indaga sobre porque apuntar a ser Defensor de Lanús, Lopreiato, entiende que le permitiría “tratar de luchar ante un montón de cosas que uno, a veces, ve  y que no condice con lo que uno quiere” y sostiene que “la intención es intentar encontrar solución a esos problemas que tienen los vecinos”.

Siempre con la premisa de que sea el dialogo y la vía pacífica el canal por el cual se puedan evacuar esos conflictos, y teniendo como última instancia las vías legales, dice que su actuar será aplicando “el raciocinio, l hablar, el ponerse de acuerdo, evitar la confrontación siempre”.

Respecto a la tarea específica que atañe al Ente, detalla que la idea general es que “todas aquellas personas que tenga problemas o vean violentados sus derechos, como los Derechos Humanos, los Derechos violados por la Municipalidad, Empresas Privadas o bien Empresas públicas, sepan que tienen esta herramienta para poder denunciar. Que puedan presentarse ante la Defensoría y que ésta este a disposición de la gente a los efectos de que, de manera judicial o extrajudicialmente, se pueda encontrar solución a esos problemas”.

Sobre una mirada a futuro entiende que “resaltar errores de otros como virtudes propias no es mi estilo” confiesa y reconoce que “el trabajo por caso del primer (y actual) Defensor que tuvo Lanús, el Dr. Alejandro Gorrini, fue muy bueno en varios aspectos.  Entendemos que como todo es necesario una modernización, seguir trabajando en algunos puntos que necesitan ser reforzados y afirmar aquellos que se hicieron bien”.

En lo particular su intención es “tratar de que en la medida que trascurra el tiempo y ajustado al presupuesto que tenemos, debemos ir sumando otros trabajos, otras actividades. Poder incluso sumar gente que nos ayude a expandirnos, Lanús es un municipio grande y muchas veces por un tema de logística queda parte de la ciudadanía fuera del sistema, entonces la premisa es ir a buscar a la gente y no esperar que ellos vengan.  Poder difundir en barrios vulnerables de la tarea de la Defensoría y sobre todo de los Derechos que tiene cada ciudadano, los cuales muchas veces se desconocen”.

Si bien cuenta con el apoyo del arco político oficialista, Lopreiato, refiere que una de sus virtudes será poder “evitar todo tipo de política en el manejo del Ente” explica que “si bien yo tengo mis ideales y mi inclinación, no milito por ningún partido.  Si me toca ser Defensor no dejaré que los colores de ningún partido interferían con la tarea, como así tampoco permitiré que la gente utilice la Defensoría con intenciones políticas”.

Sobre el cierre, repasa como fue el proceso que lo llevó a madurar la idea de intentar convertirse en el próximo Ombudsman lanusense y define que “El proceso fue muy lindo”.

“La concientización personal la comencé con amigos – rememora – cuando le planteaba mi idea me decían “¿vos estás loco?” porque entendían que me iba muy bien en el estudio como para dejarlo por un Ente que, si bien esta bueno y es importante, amerita dejar mi matricula como abogado. Yo siempre quise sentirme útil para la sociedad y creo que es el momento”.

Describe que tiene “la ventaja” de poder legar a su hijo el mando de su Estudio Jurídico lo que “hace que la emoción” también llegue por esa vía. Cuando planteó la decisión a la familia “fue como que lo esperaban” asegura.

Lopreiato siempre tuvo en su horizonte el dedicarse a ayudar a la comunidad, varios proyectos quedaron truncos en el camino pero entiende que “la llegada de ésta oportunidad es el camino que tengo para poder cumplir, en parte, esa meta de ayudar y ser útil en ésta etapa de mi vida a la sociedad”.

En las palabras finales elige dejar un mensaje de “gratitud” para aquellas personas  que “me apoyaron para poder cumplir este proyecto, esta  sueño que tengo y ojala se pueda dar, porque también detrás tengo un grupo de gente, una estructura que también está dispuesta a dejar todo y trabajar para la gente”.

“Ojala pueda lograrlo porque lo pienso hacer de la mejor manera posible, y si no se da espero que la persona elegida sea la más idónea para dar solución a la gente de Lanús” sentencia.

 

 

 

 Para NCN, por Juan José Postararo

Deja una respuesta