Diferencias kirchneristas por el desalojo en Villa Lugano

La Cámpora, Movimiento Evita y Nuevo encuentro criticaron el accionar de la Metropolitana y algunos referentes cuestionaron a la Gendarmería. Pablo Ferreyra disparó duro contra Sergio Berni.

La unidad del kirchnerismo porteño se puso a prueba en los últimos días, luego de que el desalojo del asentamiento «Papa Francisco» -con la participación activa del secretario de seguridad Sergio Berni– desatara las críticas de dirigentes dentro del kirchnerismo. 

El interbloque del Frente para la Victoria de la Legislatura porteña convocó para esta semana a una sesión especial para tratar dos declaraciones de su autoría para repudiar al «accionar violento» de la Policía Metropolitana durante el operativo del sábado en Lugano. 

La tensión se reflejó entre organizaciones como La Cámpora, Movimiento Evita y Nuevo Encuentro, contra el sector más pragmático del Gobierno, personificado en Berni y su recientes declaraciones conservadoras.

El diputado nacional y referente de La Cámpora, Andrés «Cuervo» Larroque, se presentó en el lugar y sostuvo no estar de acuerdo con el desalojo, además de recordar que ahora allí «hay cientos de familia en la calle porque el gobierno porteño no pensó cómo asistirlos». Su apadrinada en la Legislatura, Paula Penacca, y los legisladores María Rachid (Movimiento Evita) y José Cruz Campagnoli (Nuevo Encuentro), también rechazaron el accionar de la Metropolitana.

«Nos da vergüenza que la Gendarmería se preste a esa política de Macri de desalojo y represión», manifestó Leonardo Grosso, diputado referente del Movimiento Evita, que se opuso el mismo sábado al operativo y organizó la resistencia de un grupo de ocupantes que aún protestan a metros del predio.

Igualmente se manifestó el legislador porteño Pablo Ferreyra y expuso las contradicciones ideológicas dentro del kirchnerismo al señalar: «no se puede disociar el hecho represivo de la Metropolitana del operativo de Gendarmería y Ministerio de Seguridad».

Ferreyra consideró: «hubo una estrategia del Ministerio de Seguridad y Berni, Montenegro, Vidal y Kravetz estigmatizante de un sector social para desalojar, buscando argumentos en la muerte de Melina López», la adolescente muerta frente al asentamiento en un intento de robarle la cartera.

«Berni hace eje en la inseguridad y no nos permite dar este debate sobre el tema de fondo: el déficit habitacional de la Ciudad», enfatizó Ferreyra, que considera que el lugar «es una zona liberada, por políticas de seguridad que impulsa Berni».

Asimismo, consideró que la liberación de la zona «generó el caldo de cultivo para tener un caso testigo y avanzar con el allanamiento, que fue de la mano del desalojo», y que con sus argumentos, Berni «estigmatizó a un sector social como delincuente». 

«Lo mismo ocurre con las declaraciones de los inmigrantes, hay una escalada por instalar a un sector social como responsable de delincuencia en Lugano», señaló.  

Los matices derivarían en fracturas dentro del kirchnerismo porteño: sobre cómo reaccionaría ante una eventual candidatura de Berni para la Ciudad, Ferreyra consideró que en materia de seguridad «competirá con el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, el líder del Frente Renovador Sergio Massa, el jefe de gobierno porteño Mauricio Macri o el jefe de Gabinete porteño Horacio Rodríguez Larreta, porque sería un candidato de derecha«.  

«Sus declaraciones perjudican una política del kirchnerismo de la no represión y respeto a los Derechos Humanos que discute en base a un acuerdo de seguridad democrática. Berni lastima una cronología política de pensar primero en la integridad física y derechos de las personas», concluyó Ferreyra. 

Deja una respuesta