La diputada de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, pidió liberar a Julio De Vido por su enfermedad «aunque sea el mayor ladrón de la Argentina». Fue en la presentación de su libro, donde la diputada reiteró que los derechos humanos tienen que ser para los enfermos y para «los militares de más de 80 años».

La líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, volvió a generar polémica con sus declaraciones, esta vez durante una gira por el lanzamiento de su libro “Vida”.

En su paso por Posadas (Misiones), la diputada afirmó que considera que Julio De Vido debería recuperar la libertad por estar enfermo y tener más de 70 años, «aunque sea el mayor ladrón de la Argentina».

Las declaraciones de Carrió fueron en el marco de un reclamo que la diputada plantea desde hace varios años en relación con los militares condenados por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico-militar.

«Pelean por los derechos pero los derechos humanos están para que las personas ancianas no mueran en las cárceles. Y también los derechos humanos tienen que estar para los militares de 80 años que se están muriendo en las cárceles», comenzó Carrió.

Y agregó: “También quiero la libertad para De Vido si es que está enfermo y porque tiene 70 años, aunque sea el mayor ladrón de la Argentina y pese a que yo lo he perseguido”.

Respecto de su vínculo con el ex ministro de Planificación, sostuvo que «yo con De Vido tengo una persecución de más de 20 años». En ese marco, además, Carrió señaló que el ex funcionario «por robar cometió traición a la patria».

Cabe recordar que hace menos de dos semanas, la Cámara Federal porteña rechazó el pedido de prisión domiciliaria presentado por el ex ministro de Planificación Federal, quien había solicitado el beneficio en función de su edad – atento a que cumple 70 años en diciembre- y por problemas de salud. A su vez, el tribunal le ordenó al juez Claudio Bonadio que practique estudios médicos a cargo del Cuerpo Forense de la Corte Suprema para determinar el estado de salud del ex ministro de Planificación Federal.

La defensa de De Vido había justificado su petición por ser insulinodependiente, tener hipertensión arterial y enfermedad vascular coronaria, además de úlceras y un nódulo en el pulmón.

Compartinos: