Diputado Rubeo: «Sin la intervención del Estado, Vicentin hubiera colapsado»

El presidente de la Comisión legislativa de Seguimiento de la Empresa Vicentin, el diputado santafesino Luis Rubeo, aseguró que «si el Estado nacional no hubiera concurrido con la intervención», la firma agroindustrial «hubiera colapsado».

Rubeo realizó esas declaraciones al presentar en Rosario el primer informe de la comisión, que reunió información y mantuvo encuentros con los directivos de la empresa y con actores de la cadena agroalimentaria santafesina.

«Todavía no tenemos conclusiones definitivas porque estamos recopilando información, hemos hecho un trabajo muy intenso», dijo el diputado del Frente de Todos, y contó que los miembros de la comisión se reunieron con el juez del concurso de Vicentin, con los directivos de la empresa y con actores del sector productivo.

La comisión se puso en funcionamiento luego de que la empresa agroindustrial exportadora se declarara en cesación de pagos, en diciembre de 2019, y pidiera su propio concurso preventivo de acreedores en febrero último.

«La gran duda que nos queda a todos los miembros de la comisión es adónde fueron a parar los recursos», dijo el diputado Rubeo sobre los préstamos que el grupo recibió del Banco Nación Argentina (BNA), por $18.500 millones.

En esa línea, planteó que si el grupo Vicentin «es una empresa que tenía balance positivo, que creció en los últimos 4 años del puesto 25 al 7 (del ranking de mayores compañías), que ha tenido una actividad económica que nunca paró y un apoyo crediticio público y privado, entonces ¿por qué se concursa? Esta es la gran duda que tenemos».

Además, Rubeo reveló que «el representante de la empresa, Sergio Nardelli, nos dijo contundentemente en una reunión que para que este grupo siga operando necesitaba 300 millones de dólares más».

Para el diputado, «si el Estado nacional no hubiera concurrido con la intervención ¿qué hubiera pasado con esta firma? Hubiera colapsado».

Por su parte, el diputado del Frente Social y Popular, Carlos del Frade, también integrante de la Comisión de Seguimiento, sostuvo que lo ocurrido con Vicentin fue que «se dejó de lado la producción industrial y se sobreestimó la política impuesta por el gobierno nacional (de Mauricio Macri) de hacer de la Argentina un paraíso de lavado de dinero y fuga de capitales».

«Vicentin –continuó- se engancha en eso y por eso la empresa que terminó ganando 30 mil millones de pesos desde 2018, termina debiendo hoy 1.350 millones de dólares y ese dinero que ganó no está, fue a otro lugar».

Para Del Frade, «hay que profundizar la investigación, hacer la intervención y discutir el modelo de empresa».

Deja una respuesta