Diputado ruralista consideró un error los cambios en el Instituto de Promoción de Carne Vacuna Argentina

El diputado nacional Ricardo Buryaile (UCR-Formosa) remarcó que «el gobierno considera que el IPCVA es una cueva de las cuatro entidades. Entonces lo que tienen que hacer es destruir esto porque no tiene que quedar nada que parezca de las cuatro entidades del campo».

El  radical consideró un «error» los cambios en el Instituto de Promoción de Carne Vacuna Argentina (IPCVA) impulsados por el gobierno nacional a través de un proyecto de ley que minimizará la presencia de la Mesa de Enlace en la cúpula del organismo y donde la Casa Rosada podrá nombrar a sus autoridades.

Buryaile también remarcó que «el kichnerismo tiene un sentimiento visceral de odio al productor agropecuario».

El proyecto oficial anunciado el jueves reemplaza al IPCVA por un nuevo Instituto de la Promoción de la Carne Argentina (IPCA), que aglutinará a todo el sector cárnico y busca reducir al mínimo la presencia de las entidades de la Mesa de Enlace en el organismo.

A diferencia del actual IPCVA, el gobierno propone al Congreso que el director del nuevo instituto (cuyo voto contará como doble) deberá ser designado por el Ministerio de Agricultura y que incluirá no solo a la actividad vinculada a la carne vacuna, sino también a la aviar, porcina y de pescado.

El diputado expresó que cuando lleguen los proyectos a la Cámara Baja tratará de «analizar» con sus pares «la conveniencia de destruir un instituto que funcionó, que pese a que se creó para exportar carnes, y promocionar las carnes en el exterior tuvo que cambiar su rol, porque es el propio gobierno el que cerró las exportaciones de carne, entonces empezó a fomentar algunas actividades dentro del sector agropecuario».

«Trataré de llevar a la reflexión a mis pares, pero quiero ser absolutamente sincero, el gobierno ha llevado adelante proyectos durísimos, por ejemplo la ley de Abastecimiento y no le movieron una coma», admitió.

En ese marco, opinó que «lo que creo que hay que hacer es dialogar con ellos y no cabar trincheras para hacer una guerra, porque nadie va a ir a una guerra por este proyecto de ley», concluyó.

 

Deja una respuesta