La oposición en la Cámara de Diputados se unió infructuosamente en una sesión especial por la “emergencia en el sistema escolar y universitario”. Con presencia de diputados del Frente para la Victoria, del Bloque Justicialista, del Frente Renovador y la izquierda llegaron a 122 bancas ocupadas quedando a 7 de las 129 necesarias.

A pesar de la ausencia de todo el bloque oficialsita, el arco opositor también cosechó algunas inasistencias que lo imposibilitaron de lograr el quórum, 11 diputados de Argentina Federal, 2 del Frente Renovador, 2 del PJ de San Luis y todo el bloque del Frente Cívico de Santiago.

Solo uno de los temas incluidos en la sesión tenia despacho de comisión, un pedido de informes, el resto de los proyectos debían conseguir los dos tercios de los presentes para que se habilite su tratamiento. Por lo que, de conseguir quórum, el oficialismo esperaba en la antesala del recinto para bajar e impedir que la oposición pueda avalar alguno de las propuestas.

El pedido de la oposición tuvo varios proyectos entre los que figuran la declaración de la Emergencia Nacional en la Educación Universitaria. De conseguir un acuerdo, el arco opositor puede lograr habilitar una sesión tal cual lo hizo a principio de año con el proyecto de la rebaja de tarifas en los servicios.

Con la sesión caída, los diputados se quedaron solo con manifestaciones en minoría. Los más encendidos fueron los representantes del gremio docente Hugo Yasky (FpV) y Romina del Pla (FIT).

Las expresiones en el recinto se desarrollaron bajo la conducción del presidente de la Cámara, Emilio Monzó. La convocatoria incluía más de más de 60 proyectos de ley, resolución y declaración con el objetivo de debatir sobre el estado de la educación pública y la ciencia y tecnología.

La primera intervención estuvo a cargo del diputado del Frente para la Victoria Hugo Yasky, quien se refirió a la falta de quórum y expresó: “Teníamos la oportunidad de discutir la crisis en las universidades y un fondo que garantice la educación”.

Desde el mismo bloque, su par Daniel Filmus resaltó: “Sin educación no hay igualdad ni democracia”.

Desde el Frente Renovador cuestionaron la falta de quórum para sesionar. “Otra jornada parlamentaria que fracasa”, declaró la jefa del bloque, Graciela Camaño, al tiempo que sostuvo: “La educación está colapsada”.

El diputado justicialista Sergio Ziliotto afirmó: “Queremos instar al Poder Ejecutivo a solucionar la situación del sistema educativo, en defensa de la Educación Pública”.

Desde el Peronismo para la Victoria, el presidente del bloque, Leonardo Grosso, apoyó las marchas docentes y añadió: “No es posible que en el año 2018 nuestras docentes tengan que reclamar que paren con las torturas”, en referencia a lo ocurrido en Moreno, donde una docente denunció haber sido “secuestrada y torturada”.

En nombre del Frente de Izquierda, Nathalia González Seligra y Romina Del Plá solicitaron al Gobierno “un cambio en la política educativa” que se está llevando a cabo.

A su turno, Luis Gustavo Contigiani, del Frente Progresista Cívico y Social, señaló que “la educación tiene que ser una política de Estado” y resaltó -además- que “el conocimiento es un factor fundamental para nuestros países en términos de desarrollo y soberanía”.

Desde el monobloque Primero Argentina, Alejandro Ramos indicó que “la educación pública tiene un rol insoslayable” y propuso repensar en la posibilidad de lograr “la obligatoriedad de que nuestros hijos vayan -únicamente- a las escuelas públicas”.

A su turno, el diputado Pablo Yedlin (Justicialista) afirmó: “Debemos garantizar un futuro mejor, ya que la educación es el camino a la inclusión y el progreso”. Además, se refirió a la situación actual del sistema de salud y rechazó “la decisión del Gobierno de desjerarquizar el Ministerio y transformarlo en Secretaría”.

En el pedido de sesión especial figuraban, entre otras, las siguientes iniciativas: creación de un plan nacional de becas para formación, capacitación y educación en el tratamiento y prevención sobre las adicciones y el consumo indebido de drogas; creación de un “Fondo Federal de Mantenimiento y Mejora de la Infraestructura Escolar”; declarar nulo el DNU 52/18 que modificó varios artículos de la Ley de Financiamiento Educativo; y expresar el pesar por las muertes de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez, las dos víctimas de la explosión en una escuela del partido de Moreno, entre otros.

La intervenciones duraron poco y los legisladores abandonaron sus bancas rápidamente, incluso, muchos de ellos se movilizaron hasta la puerta del propio palacio del Congreso donde se desarrollaba la marcha nacional docente convocada por CTERA.

Compartinos: