Diputados recibieron al padre de Lebbos y se comprometieron a colaborar para esclarecer la causa

Fue recibido en la Cámara de Diputados el padre de Paulina Lebbos, la joven tucumana asesinada en 2006. Los legisladores se comprometieron a ayudar para que la causa prospere, en tanto que el padre de la joven solicitó que la presidenta Cristina Fernandez lo reciba para poder entregarle documentación “contundente” y “entienda que el gobernador (José Alperovich) y la senadora (Beatriz Rojkés, su esposa) pasaron el límite de la corrupción”.

Se trata de un caso que involucra al poder político tucumano y en el que son acusados del homicidio el hijo de Alperovich y el de su secretario personal. La causa no ha tenido mucho movimiento y cuenta con un escaso nivel de conocimiento público, lo que hace suponer a los familiares que fuerzas políticas están “entorpeciendo” el proceso.

La investigación, según pudo averiguar el medio tucumano La Gaceta, cuenta con un expediente de 12 mil fojas. El caso está a cargo del fiscal López Ávila. Paulina desapareció el 26 de febrero de 2006 y su cuerpo fue hallado a la vera de la ruta 341, a la altura de la localidad de Tapia. Los principales sospechosos son “hijos del poder”.

Alberto Lebbos declaró ante el fiscal de Instrucción Diego López Ávila y denunció a los “hijos del poder” como responsables del asesinato de su hija y aportó una lista de testigos e información para colaborar con el esclarecimiento del caso.

Ese mismo día, frente al periodismo, Lebbos acusó a un hijo de Alperovich y al de su secretario privado Juan Alberto Kaleñuk. Hoy, el padre de la víctima manifestó que la causa está “entorpecida” por el poder político y policial de la provincia, es por eso que acude a esferas nacionales y busca el auxilio de la jefa de Estado.

Con contundencia, destacñó que “el gobierno provincial armó una estructura de poder para encubrir a los asesinos”. Respecto al rol que el mandatario tucumano y su esposa, la senadora y vicepresidenta de la Cámara alta Beatriz Rojkés, Lebbos describió sus declaraciones como “falaces, hipócritas y cínicas”.

El matrimonio Alperovich había manifestado que se trataba de una “opereta política” para atacar al gobierno (en palabras de la legisladora). Rojkés también señaló que había que dejar descansar en paz a «esa mujercita». El diminutivo fue interpretado como una falta de respeto tanto por los sectores más cercanos a la familia, militantes de la causa como parte del periodismo.

Esta mañana, Lebbos solicitó a los diputados nacionales la conformación de un equipo de vedores para el proceso judicial y pidió una audiencia con la senadora Rojkés y la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, en este último caso, para aportarle “pruebas contundentes” de la corrupción en aquella provincia.

Entre los legisladores que se reunieron con Lebbos se encontraban la jefa de Unión por Todos, Patricia Bullrich, el presidente del bloque del Frente Peronista, Enrique Thomas, la representante de UDESO Graciela Ocaña, la radical Silvana Giudici, Ramona Pucheta (MIJD) y Laura Alonso (PRO).

 

Deja una respuesta